Los clubs de compra privada en su momento. Apostando por Privalia

Los clubs de compra privada han sido el mayor fenómeno del comercio electrónico de los últimos años si excluimos el mundo de las apuestas online y a un nivel muy similar al de los juegos y bienes virtuales. Vente-Priveé, Privalia y BuyVip son las tres compañías que se reparten la mayor parte del mercado en España, a la vez que existe una dura competencia por la expansión internacional. Carlos Blanco hace un análisis del estado del mercado, con datos aproximados de facturación y tráfico, que refleja un cuadro en el que BuyVip seguiría de líder en España, pero en el que Privalia cada vez es más fuerte y Vente-Priveé sigue creciendo, a la vez que un «tapado» como Ofertix.

Partiendo de que en comercio electrónico el único dato de tráfico relevante es el de número de impresiones de la página de final de compra y tras las entrevistas que hemos hecho por aquí tanto a Jacques Antoine Granjon de Vente Privée como a Lucas Carné de Privalia, no acabo de compartir el pronóstico de Carlos que vaticina el liderato de Vente-Privée para España a medio plazo. Su estrategia ha sido de extremada confianza en su capacidad logística y de establecer relaciones con las marcas y han permitido una ventana de oportunidad para otros actores en el resto de Europa. Ahí hemos tenido dos estrategias diferenciadas en Privalia – consolidación de un mercado para saltar a otros, prioridad estratégica en mercados con más futuro que presente como Brasil y Mexico donde acaban de aterrizar – y BuyVip que se ha posicionado directamente como un proveedor multinacional con menos foco en cada acción. En general me gusta más la aproximación de los primeros, creo que Privalia va camino de convertirse en el comercio electrónico español más interesante de los últimos años si logran salvar algunas de las amenazas que se ciernen sobre los clubs de compra privada: la presión de otros canales de distribución que querrán tener el mismo trato de las marcas y pueden presionar sobre ellas y el propio miedo de las marcas a canibalizar sus colecciones con más margen potenciando hábitos de consumo con los que sólo liquidan stock. Al igual que hoy vemos marcas que anuncian que «no hacen marca blanca», no me extrañaría ver a medio plazo alguna que afirme que «no vende en outlets por internet».

Relacionado: Vente-Privée y ¿BuyVip? en el punto de mira de Amazon y eBay

Los comentarios están cerrados.