Las agencias de viajes en internet en alarma roja: American Airlines fuera de Expedia

Un movimiento a anotar el de American Airlines en Estados Unidos respecto a dos de las más importantes agencias de viajes por internet, Expedia y Orbitz. Hace unas semanas el contrato de la aerolínea con Orbitz expiraba y aprovecharon para forzar una salida no negociada: su idea es la venta directa al usuario desde su propia web, desintermediando a las agencias de viaje. Expedia ante este movimiento se puso la venda antes de la herida y comenzó a penalizar a American Airlines en los resultados de las búsquedas en su sitio, y tras negociar, los han sacado del todo. Ya no es posible comprar billetes de la aerolínea desde la web de Expedia.

El equilibrio en todo el ecosistema que se ha formado alrededor del sector viajes parecía perfecto: las nuevas agencias (Expedia es un ejemplo, en España podríamos pensar en Atrápalo o eDreams) aportan el acceso a una amplia base de aerolíneas, hoteles, proveedores de alquiler y otros medios de transporte. Ese rol de agregador de la oferta junto a la especialización en el canal las ha convertido en uno de los grandes negocios online y en el que probablemente es el sector con más penetración de comercio electrónico. Pero a estas agencias les salieron otros intermediarios, los comparadores de precio entre agencias, que además suman la indexación de la oferta en la web del último eslabón de la cadena (el hotel, la aerolínea). En Estados Unidos causa furor Kayak con este modelo, que por estas latitudes no ha funcionado tan bien aunque hay buenos ejemplos como Trabber.

A la aerolínea, una vez superado la fase de adaptación al canal online, le interesa la compra directa en su web tres razones: un intermediario menos que comisiona, posibilidad de vender servicios complementarios (por ejemplo, alquiler de coches) y salen de la comparación de precios de las agencias. Claro que a corto tienen mucho que perder: el usuario está acostumbrado a ir a Atrápalo, no a la página de Iberia, porque quiere varios precios y el servicio que recibe allí es bueno. El movimiento de AA es interesante porque sale de la agencia, pero parece que no luchan por salir del comparador de precios puro (Kayak), por lo que cabe deducir que es un movimiento para forzar la compra final en su web en todo caso o para apretar con las comisiones y negociar desde una posición de fuerza. En todo caso, un mensaje directo a todo el sector de las agencias de viaje por internet.

Más información: Airfare Watch Dog

Los comentarios están cerrados.