Kinect frente al síndrome de la «consola en el armario»

Kinect Microsoft

Javier Penalva en Xataka recoge un tema que hemos discutido varias veces, el síndrome de la Wii en el que puede caer Kinect, que no es otro que el la consola que acaba en el armario. Se trata de conseguir una tecnología innovadora y espectacular – Kinect sin duda lo es – pero que con la que a medio plazo no se acaba de conseguir el nivel de jugabilidad de los mecanismos tradicionales y queda relegado a momentos muy puntuales, cuando se quiere «enseñar» jugando en grupo.

Como apunta Javier, creo que Microsoft está intentando evitar este síndrome de la consola en el armario, partiendo de la ventaja de que Xbox ahora tiene una triple vertiente: juegos para el usuario «hardcore», juegos casuales e integrador televisión / internet con Kinect como interfaz. Uno de los esfuerzos más interesantes es la integración de la detección de movimientos no como protagonista del juego sino como complemento, como hacen en Forza Motorsport 4 (que, por cierto, para mi ha sido el juego del año). A eso suman su uso como interfaz para el dashboard, pero de nuevo se cae en algo más efectista que práctico, con el mando de siempre se pasa de una opción a otra de una manera mucho más eficiente.

En cualquier caso mi impresión es que están lejos de conseguirlo, Kinect es espectacular pero faltan juegos y buenas aplicaciones que le saquen partido. Tal vez el ofrecer un SDK para que terceros desarrollen sobre él les ayude a ponerlo en valor, pero en 2012 va a ser una asignatura clave para Microsoft si quiere que XBox sigue creciendo como tercera pata económica de la compañía junto a Windows y Office.