Jaime Thomas condenada

Triste final para la historia de Jaime Thomas. Esta joven madre soltera del Estado de Minesota decidió no dejarse intimidar por las discográficas asegurando que ella no había puesto música en internet, siendo la primera demanda por la descarga de música en la Red que la industria discográfica lleva efectivamente a juicio. El resto de demandas anteriores (532, 762, 744 y muchas más) se habían resuelto con acuerdos por el que los demandados pagaban fuertes sumas.

Jaime Thomas ha sido condenada a pagar 9250 dólares por canción (6.600 euros), lo que sumando las 24 canciones hacen un total de 158.400 euros (Noticias TIC, El Mundo). Con el salario que percibe, según su abogado, deberá reservar un cuarto de su salario para pagar esta multa de por vida.

Esta es la apuesta de la «industria oficial de la música», por la que dan la cara numerosos «artistas», más polícia y menos diversión. En España todavía no se han atrevido a presentar demandas contra usuarios, pero a muchos ganas no le faltan. En los tiempos en que millones de grupos cuelgan sus canciones MySpace, en los que el InRainbows de Radiohead se oferta gratis o «a la voluntad» y en los que empieza a desaparecer el DRM, todavía quedan algunos para los que «salvar la música» (entendido como salvar su modelo de negocio sobre la música) se va a conseguir a través de acciones como esta.

Los comentarios están cerrados.