Internet en el coche, tendencia 2010 y….

Internet en el coche

Internet en el coche es una de las «tendencias tecnológicas» más interesantes que se está produciendo y al que las páginas de tecnología están prestando más atención, quizás por esa disociación que se produce entre los públicos amantes del motor y los enganchados a la electrónica de consumo. El hecho de que las novedades en automoción se producen de forma mucho más gradual puede haber camuflado los fenomenales cambios que va a producir la conexión a internet en el coche. Sobre el tema, algunos apuntes y enlaces que he ido recopilando:

  • Quien más atención debería prestar en primer lugar son los fabricantes de navegadores. Ya castigados por la integración de sistemas en el automóvil y por el empuje de los nuevos servicios gratuitos desde el móvil (Nokia, Google), un coche conectado constituye un nuevo problema. ¿Por qué? Porque añade un valor adicional al navegador integrado, que servirá para muchas más cosas, en detrimento de comprar el dispositivo especializado.
  • En segundo lugar, la industria del entretenimiento y los medios de comunicación. Con internet en el automóvil el acceso a contenidos que se disfrutan desde él va a cambiar notablemente: las radiofórmulas tendrán un duro contendiente en la música bajo demanda de sistemas como Spotify, Last.fm, Yes.fm y compañía; por otro lado se podrá pasar del DVD en los asientos de atrás al acceso a cualquier sistema de vídeos de internet.
  • Todo esto en teoría porque no está muy claro que experiencia van a ofrecer los fabricantes de automóviles. Obviamente, la idea no es tener un browser en la consola de navegación o en el parabrisas mediante HUD. La variable de seguridad y no interferencia con con el control del coche se antepondrá, aunque es posible que más de un fabricante aproveche para apalancar los servicios de sus socios: acceso a contenidos pero bajo su control, a navegación pero con su sistema, etc…
  • A largo plazo creo que se impondrán las fórmulas del tipo «coche con su propia tarjeta integrada» y que permitan compartir la señal Wifi con todos los dispositivos que utilicen otros pasajeros. A corto y medio veremos fórmulas basadas en coger la conexión del móvil mediante bluetooth, al menos mientras el coste de mantener dos sea alto.
  • Tener conectado el coche tiene un valor per sé, hablamos de la muy anticipada internet de las cosas. Casos como encontrar el coche tras un robo o tras olvidar donde lo aparcaste (algo que para un servidor siempre fue un infierno hasta que tuve un móvil con cámara) son ejemplo de para qué nos va a servir que nuestras «cosas» se conecten a la red. Eso sí, si sólo lo queremos para eso, hay que tener en cuenta que el flujo de datos es mínimo y no merece la pena contratar una conexión convencional con tarifa plana.
  • Se abre la puerta a servicios «futuristas». Desde que el coche te informe de en qué parking quedan plazas libres, hasta avisar a quien te está esperando cuánto queda para que llegues basado en tu localización, distancia, estado del tráfico y meteorología.
  • Todo esto añade un problema habitual para los usuarios de internet, el de la privacidad. Tenemos ya casos de aseguradoras como Mapfre que proponían trazar todo lo que hacían clientes. «Donde estamos» sigue siendo un dato muy sensible y hasta ahora los servicios basados en localización que han alcanzado cierta aceptación han evitado la automatización.

Os dejo con un buen puñado de enlaces sobre este internet en el coche, de lo más interesante que esta pasando este 2010… y los próximos años.

  • Qualcomm integra conectividad en el coche. Con los compañeros de Xataka estuve echando un vistazo a la propuesta de Qualcomm, que pivota sobre algunos de los conceptos que hemos comentado.
  • También del MWC, ZdNet muestra la integración de internet en un flamante Toyota Prius (coche que, a pesar de los problemas de seguridad que han tenido los Toyota, sigue siendo el que me compraría a día de hoy).
  • Audi y Ford, Peugeot, Mini, Pioneer… algunos de los productos que veremos en el mercado en los próximos meses.

Los comentarios están cerrados.