Harry Potter y descargas

Sería difícil encontrar alguna persona que frecuente los medios de comunicación y no haya oido hablar de Harry Potter. El último libro de la saga, Harry Potter y la Orden del Fénix, ha cosechado un rotundo éxito de ventas, tanto en las librerías tradicionales como en las virtuales. De lo que posiblemente no se haya oído demasiado hablar es de la versión e-book de dicha obra, y sería lo normal pues no la ha habido oficialmente.

Y es correcto decir «oficialmente» pues si que existen versiones en fichero de ordenador del quinto volumen de las andanzas del mago, pero eso sí, sin consentimiento de la propietaria del copyright, su creadora J. K. Rowling. De hecho hay numerosas copias en formatos PDF (para leer con el Acrobar Reader) y en formato Lit (para Microsoft Reader), encontrables sobre todo en las redes de Peer-to-Peer más populares (kazaa,edonkey,soulseek,imesh,BitTorrent…). Las versiones en inglés, que son my populares y descargadas, se han generado a partir del escaneado del libro original, mientras que las que existen en otros idiomas han sido
traducidas y tecleadas por voluntarios, pues en estos casos el original no ha sido editado aún en la correspondiente lengua (caso del castellano).

En este fenómeno concurren varios aspectos interesantes:

– Por una lado estos «escaneadores» y «traductores» lo hacen de forma totalmente desinteresada, sin beneficio alguno personal de índole económico. Se trata generalmente de grupos organizados por la web que se reparten el libro y realizan la copia para conseguir su difusión gratuita, en ningún caso para venderla. En castellano existe un grupo que está traduciendo la obra para anticiparse a la publicación oficial de fin de este año. Puedes encontrarlos en HarryLatino. Sin duda este aspecto es el que más desconcierta a los editores.

– Por otro, como sucede con las copias de películas que circulan por la red, se produce una pérdida considerable en la calidad de la obra. Primero por el formato de mucha mayor incomodidad de leer ( y aunque lo imprimas, que ya sería un gasto, la edición original será muy superior) y segundo porque la traducción por parte de aficionados presenta muchas dudas en cuanto a fidelidad y calidad con respecto a los profesionales de las editoriales.

Sea como fuere, el hecho es que se descarga masivamente aunque como pasa con las películas screeners (films que circulan por la red a la vez que estrenan en cines o incluso antes y que sido grabados de ellos con videocámara con una calidad de reproducción en el ordenador bastante baja), la mayoría de los aficionados prefiere la versión de calidad a la de un producto generalmente decepcionante.