Google a por el espectro radioeléctrico

Una de las noticias más interesantes de las últimas semanas ha sido la de que Google podría pujar por una licencia de uso de espectro radioeléctrico en la banda de los 700Mhz, lo que confirma algo que llevamos algún tiempo hablando y que no es sino a Google como teleco. Desde Google afirmaron que entrarían en la puja si se obliga a los adjudicatarios a unas reglas que garinticen la apertura (Cringely, NyTimes).

Básicamente, Google quiere nuevas reglas de juego en la internet móvil, que cualquier pueda elegir el dispositivo que quiera para conectarse a la red, descargarse y comunicarse con software de cualquier proveedor y que los adjudicatarios deban vender ancho de banda a terceros que quieran ser a su vez proveedores de conexión. Vamos, influir para restar poder a las operadoras, que ante todo desean el control del internet móvil.

Y es que las operadoras y el control que ejercen sobre los dispositivos y las conexiones de los usuarios, hace que la neutralidad de la red quede muy tocada en las conexiones en movilidad. Su visión no es la de cobrar por conexión, sino que quieren que Google y el resto de actores que planean servicios en la internet móvil pasen por caja y se imponga un modelo de «compartir ingresos» con ellas. Y la compañía del buscador, que ve gran parte de su negocio del futuro en el marketing de proximidad (llegando a especular con que la conexión sería gratuita, financiado con ella), está usando todo su poder e influencia para debelitar a las operadoras (con las que por otro lado intenta llegar a acuerdos para que incluyan sus servicios en los terminales y menús de entrada).

Finalmente las condiciones sugeridas por Google no las ha asimilado el regulador completamente(Ars Technica), aunque sí a medias (lo que se refiere a poder utilizar cualquier dispositivo y aplicación). Queda en sus manos plantearse si quiere seguir su carrera como teleco.

Actualización: como no podía ser de otro modo, Google sigue «muy interesada». Vía Cnn.

Trataron el tema Redes Malladas y Dans.

Los comentarios están cerrados.