¿El fin de los periódicos impresos?

Excitante debate en en Estados Unidos tras el anuncio de posibles problemas para el “San Francisco Chronicle” (O’Reilly) que ha llevado a posturas maximalistas como las de Scoble que directamente afirma que “Los periódicos han muerto“.

Desde luego hay ideas interesantes en el montón de comentarios que han aparecido, aunque no estoy seguro de que todos sean exportables a corto plazo a la realidad española. Veamos algunas de los puntos más candentes acerca de esta “muerte del periódico impreso”:

  • Los clasificados se van a internet. El ejemplo clásico es CraigList, en castellano también hay un montón de opciones que a buen seguro son ya más potentes para determinados sectores que el periódico impreso. Casos como Infojobs para empleo es uno de ellos.
  • El periodismo ciudadano. La visión del periodista como un intermediario que puede dejar de ser necesario en gran parte de las ocasiones. Esto lo describe Winner como la “descentralización del periodismo”, una situación a la que se tiende y por la que todos pasaríamos a ser periodistas como muchos son ya sus propios agentes de viajes.
  • Las noticias de ayer. De esto ya se ha hablado mucho y con la televisión y la radio ya había medios que se anticipaban a los periódicos sin necesidad de internet. Sin embargo la red añade un nuevo grado: acceso a multitud de fuentes, personalización de las noticias que quiero leer cuando y desde donde quiero.
  • Nuevos dispositivos de acceso a la información de internet. En cualquier lugar, en cualquier momento, con una Blackberry, un teléfono, el portátil… es posible acceder a un periódico online sin necesidad de comprar la versión en papel. Tampoco hay que quitar el ojo a lector de libros electrónicos.
  • Una vía intermedia para poder seguir teniendo contenidos de pago es la opción de los News Readers de los que hablamos hace poco.

¿Tendrán sentido las publicaciones impresas dentro de diez años? ¿Desaparecerá el periódico como tal o asistiremos a su transformación? Personalmente no creo en la muerte del periódico como tal, me gusta la idea de una publicación que mantiene unos criterios exigentes de calidad y que te ofrece una visión global del mundo desde un posicionamiento editorial. Pero eso no quita para que el futuro no pase por el papel – que no pasará – sino que será digital, portátil y conectado. Eso sí, en España los periódicos han descubierto una vía de negocio – el convertirse en supermercados – que les hace rentable permanecer en un modelo de impresión diaria aunque pierdan los clasificados a medio plazo. En cualquier caso, sabiendo que en el futuro llevaremos un cacharro en el bolsillo capaz de conectarse y llevar en sí toda la información del planeta, de estar en un periódico me concentraría muy mucho en trabajar la versión online.

Los comentarios están cerrados.