Facebook, esa herramienta que te impide conversar con tus amigos (o tus seguidores)

Nueva portada de Facebook
Merece la pena leer “Facebook, i want my friends back” un análisis a fondo de la deriva del modelo Facebook en la búsqueda del negocio: con la oferta de poder pagar para que una actualización propia llegue a todos nuestros contactos se evidencia que el dominio del “newsfeed” por parte de Facebook no es ya tanto “por nuestro bien” (dosificar el número de historias y seleccionar las mejores para nosotros) sino que se ha convertido en una escasez forzada con la que hacer negocio.

Esto no aplica sólo a los usuarios individuales que ven como Facebook dificulta el conversar y tener visibilidad con sus amigos, sino también para las empresas que llevan años invirtiendo en páginas desde las que comunicarse con sus seguidores. El mes pasado desde Ogilvy insinuaban que el número de seguidores de la página a los que se llegaba con cada actualización había descencido y que esto coincidía con la opción de poder amplificar cobertura por la vía del pago.

Moraleja: construir tu presencia digital sobre Facebook implica que, por muy bien que lo hagas, acabarás pagando cada vez que quieras llegar a aquellos que se han conectado contigo.