Éxito en internet y el tiempo necesario. El ejemplo de Gmail

Merece la pena leer a Paul Buchheit: «Overnight success takes a long time«. Buchheit es uno de los fundadores de Friendfeed y estaba en el equipo que desarrolló Gmail. En su post describe la travesía del desierto que necesitó el servicio de correo de Google para vencer las resistencias internas y el escepticismo de una parte de los analistas tecnológicos. Comenzaron en 2001 y hasta 2004 Gmail no vio la luz, con mucho esfuerzo y a pesar de las voces que, desde dentro, apuntaban a que era un proyecto mal enfocado. Los que siguieron el lanzamiento recordarán el boom del lanzamiento entre los bloggers y «early-adopters» y, para quienes pensaron que se iba a quedar allí, los datos de 2008: Gmail sube un 40% con 100 millones de usuarios y Hotmail, aun siendo todavía más del doble de grande, desciende un 3% en cuota de mercado.

Buchheit concluye que una empresa de internet también necesita tiempo para llegar al éxito, como necesitaron Google o Facebook y, reclama, precisa Friendfeed. Y, aunque hoy por hoy estoy convencido que Friendfeed necesita evolucionar y aportar más valor para llegar al gran público, me ha impresionado la visión de Buchheit de ser consciente de que necesitan orientarse mucho más a lo que le piden los usuarios por un lado y tiempo sin obsesionarse con el éxito fulgurante, por otro.

¿El problema? Que el tiempo se compra con músculo financiero y que esa paciencia en tiempos de crisis es muy muy escasa. Además, claro está, de que también es tan probable fracasar en un año que en cinco. En todo caso, una síntesis que me ha parecido muy «sana» entre lo que supone creer en tu proyecto y perseverar a pesar de las críticas y, al mismo tiempo, saber recoger el valor que hay en ellas. Relacionado, hace poco Godin ejemplificaba por qué a veces merece la pena no hacer un producto que los demás considerarían «bueno».

Los comentarios están cerrados.