EsKup, el modelo Twitter dentro de un medio de comunicación

Eskup en El País

Eskup es probablemente lo más interesante – por valiente – que ha pasado en los medios digitales en España en lo que va de año. Se trata de la integración en El País del servicio ya existente en Soitu, Utoi, y que viene a plantear el uso de comunicaciones tipo Twitter dentro del periódico. Mensajes cortos – máximo de 20 caracteres en este caso – mecanismos de viralización (tipo «retuit») y relaciones entre usuarios asimétricas son algunas de las características de Twitter que han asimilado. La principal crítica que se ha lanzado a este proyecto es que resulta ingenuo pensar que van a desplazar a Twitter como herramienta por parte de los usuarios. Compraría el argumento si no creyese que el objetivo de Eskup no es el de plataforma de contenidos de usuario, sino el de introducir otras formas de narrativa y otras formas de crear contenidos propias de internet en un medio que «viene de offline». Más un vehículo para mejorar El País que para crear un universo alternativo a Twitter.

Jorge Galindo creo que ha hecho una buena disección de Eskup. Lo relevante sucede en los «temas destacados» donde no escribe cualquiera, se selecciona quien puede añadir contenido y por tanto se realiza una labor de medio: trabajo editorial, selección de quien puede escribir, eliminación del ruido. Los gestores del servicio abran los canales a los usuarios uno a uno. Si funciona tenemos que estos se incorporan a la cobertura y que la participación ya no es sólo para comentar artículos, sino que está en la fase de gestión de los mismos, algo que sí que resulta diferenciador respecto al resto de propuestas que hemos visto los últimos años.

Claro que todavía quedan muchas incógnitas por despejar. Con la huelga del metro de Madrid ha funcionado razonablemente bien: cobertura en directo (con el añadido de la multimedia, esta forma de contar las cosas es deudora también de las coberturas en vivo de las presentaciones que hacen algunos blogs de gadgets) con ordenación cronológica que debería servir al medio a que el resto de su contenido se base en un criterio de relevancia y no tanto en «tener lo último siempre lo primero en portada en el medio digital». Luego tenemos el problema del incentivo para el usuario, si en Twitter tengo la impresión de que es «mi espacio independiente», en Eskup también tenemos el lado de «estoy subiendo a un contenido a un medio y encima soy usuario de segunda», algo difícil de resolver si quieren atraer talento a la plataforma.

En cualquier caso, soy antonello en Eskup, por si alguien quiere que estemos conectados allí también.

Los comentarios están cerrados.