El sector del taxi contra Uber y Cabify

Foto Taxi

No habíamos hablado por aquí de Uber, el servicio de alquiler de coche privado con chófer que lleva operando bastante tiempo con éxito en Estados Unidos. La idea detrás es una suerte de competencia respecto al taxi con un alto componente tecnológico (aplicación para solicitarlo y pagar, cerrar horario y tener una previsión del coste) y de posicionamiento en servicio «premium» (chofer, coches de gama alta) pero sin ser mucho más caros (algo sí).

El caso es que Uber compite con uno de los sectores más regulados y con mayor poder de movilización y presión, el del taxi. De hecho en Chicago y otras ciudades en los Estados Unidos se está desencadenando una guerra legal con varios frentes: los taxistas que ven crecer una competencia a su servicio, los «innovadores» que defienden su propuesta disruptora del sector y en medio las administraciones que a su vez tienen sus propios incentivos en forma de tasas e impuestos al sector.

Hace unas semanas, cuando en Genbeta entrevistamos a la gente de Cabify (para entendernos, el Uber español), defendían la legalidad de su propuesta cuando le preguntamos precisamente por este escenario. Aunque así sea, ello no quita para que, si crece, vaya a haber una fuerte disputa con el sector del taxi.

El caso es que la propuesta de Cabify tiene sus puntos fuertes en la calidad de servicio que se le presupone (servidor no ha probado la propuesta española) que siempre ha sido bastante imprevisible en el sector del taxi (en resumidas cuentas, casi nunca el taxista tiene un incentivo para intentar dar el mejor servicio porque no hay necesidad de fidelización, te toca el taxi que te toca y eres un cliente cautivo), pero en España el hecho de pagar un precio extra en estos tiempos se antoja muy complicado. Mientras, tecnológicamente, el sector del taxi ha avanzado gracias a varias propuestas de servicios online y aplicaciones, pero – hasta donde servidor ha probado – se resiste a introducir elementos que incentiven el buen servicio como sistemas de valoración de cada taxista por parte de los usuario y que uno pueda pedir repetir quien le lleva.

3 comentarios en “El sector del taxi contra Uber y Cabify

  1. El sector del Taxi forma otro Lobby ultraprotegido que no tiene sentido en la sociedad actual y que debería ser liberalizado. Y es que no tiene sentido que cualquier persona no pueda tener su taxi (siempre que cumpla con las regulaciones, seguros y demás).

    Este tipo de Lobby siempre se escuda en que si todo el mundo pudiera poner un taxi el sector sería insostenible y blah, blah, blah, bueno pues ocurriría como en el resto de sectores. Si en un barrio aparecen 200 peluquerías, pues igual alguna tiene que cerrar porque son demasiadas, pero ese no es motivo para que no se de la oportunidad al que quiera. Será responsabilidad de éste diferenciarse lo suficiente de la competencia para conseguir fidelizar al usuario y sacar el negocio adelante.

    Mientras tanto el servicio de taxi seguirá siendo como hasta ahora, mala calidad, ningún respeto por usuarios y otros conductores. ¿Presupuesto o estimación para un trayecto? no te lo pueden dar! de verdad no me puedes dar una estimación de que me costará el taxi al aeropuerto, un trayecto que haces varias veces al día? ni siquiera si el precio final va a ser aproximadamente 10, 30, 50 o 100€? No creo que un servicio así pueda estar bien considerado.

  2. Muy buenas.
    Veo que no lo conocéis, o que no habeis caído en ello, pero en España (más concretamente en Madrid y otras grandes ciudades), existe ya desde hace varios años un servicio llamado «AeroCity» que te ofrece una alternativa notablemente más económica que el Taxi para desplazamientos al aeropuerto (y otros desplazamientos que se concerten previamente).
    De momento van tirando disfrazados de servicio de alquiler de vehículos con conductor, pero la realidad es que es una competencia directa al taxi, y muy recomendable si se viaja solo (un desplazamiento desde mi casa a la T4 de Barajas yendo yo solo baja desde los 50 Euros que costaría un Taxi, a los 17-18 que te cobran los de Aerocity). Sigue siendo claramente más caro que el metro, pero es muuuucho más barato que el Taxi.
    Lo que decía otro día por aquí, en realidad, todo está inventado, el truco está en saber venderlo y montar bien el «chiringuito».

Los comentarios están cerrados.