El precio del Surface Pro: difícil de explicar, difícil de ajustar

Desde que apareció Windows 8 mi interés por las posibilidades de la versión «completa» se han mantenido intactas (a la espera de poder probar un producto a fondo que de verdad le saque partido, algo que va a suceder pronto, espero) mientras que por Windows 8 RT han ido decreciendo. Anoche Microsoft puso precio a su Surface Pro, candidato a producto icónico de la nueva era del renovado sistema operativo.

Aquí mi impresión es que se trata de un precio – 899 dólares por un equipo con 64 gigas de SSD de las que el sistema se comerá bastantes, con un Intel i5 y una espectacular pantalla de 10.6 pulgadas – es un reto complicado que nace de un ajuste igualmente difícil por parte de Microsoft.

La primera dificultad es como poner precio a un producto – el Surface Pro – que compite directamente con tu ecosistema; Microsoft ha decidido no hacer como Google con su Nexus 4 y subvencionar agresivamente, el precio del dispositivo está en línea con lo que otros fabricantes están montando, ligeramente superior si pensamos en el que puede sumar con la funda (que es precisamente el valor diferencial). En definitiva, Microsoft empieza a hacer camino como fabricante, pero no ataca frontalmente al resto de sus socios.

La segunda es como explicar este precio. No es exclusiva de Microsoft, lo de «¿900 euros por un tablet?» es una primera impresión difícil de sortear, toda vez que es eso lo que la gente ve delante de sus narices. Todo el discurso de potencia, máquina más orientada a la productividad, etc… van a tener que trabajarlo mucho si quieren que los comparen en la categoría donde el Surface Pro quizás tenga más sentido, que es en la de portátiles ultraligeros.

9 comentarios en “El precio del Surface Pro: difícil de explicar, difícil de ajustar

  1. Viendo lo que comentan la gente y ese lapiz, me da que tiene una interfaz Wacom y creo que buena parte del precio viene de ahí. Wacom vende caro sus licencias. Lo que tiene tener la patente a la que recurre todo el mundo.

    Yo tengo algo muy parecido a esto, el Asus EP121 que surgió en plena efervescencia de las tablets, pero con su i5 y su teclado bluetooth y tristemente tengo que decir que fue una mala compra.

    El formato Tablet es terriblemente malo para un equipo productivo, muchas veces quieres escribir sentado comodamente en el sofá y tengo que hacer malavarismos para encajonar teclado y tablet en mis piernas.

    Al final gana la razón y me temo que para equipo de producción, nada mejor que un Tablet PC de los de toda la vida, con su pantalla giratoria y dejar los tablets para ocio.

    O alguno de esos Transformers de Asus de los que tendría que probar que tal se desenvuelven.

  2. Hombre…más difícil me parece justificar pagar 800 por un iPad, que es cerca de lo que cuesta el iPad de gama alta.

    Y esto lleva siendo así desde que pusieron el primero en el mercado. Sin aplicaciones, sin cámara, sin multitarea y con ARM.

    Esto lleva Windows 8 Pro, con un i5, 4 GB de RAM 128 GB, todas las aplicaciones de toda la vida y un lápiz con Palm Block.

    Vamos, que a mí me parece barato si lo comparo con el juguete del iPad.

    1. Todo lo que sea pagar más de 500 euros me parece una barbaridad porque la mejor tableta es un juguete comparado con un ordenador de sobremesa o un portátil que tienen siempre una potencia muy superior y una ergonomía para trabajar o hacer cualquier cosa distinta a tontear con el dispositivo.
      La tableta más avanzada sigue siendo un juguete.

  3. Muy buenas…

    Pues a mi me parece un precio aquilatado si tenemos en cuenta lo que ofrece, lo que permite hacer, y los precios de equipos equivalentes ofrecidos por la competencia.

    Yo estoy como loco con cierto Asus de doble pantalla que va a costar unos 1600 euros. O con esos ultrabooks con pantalla táctil y sus etiquetas de precio milenarias… ¿es cara la surface con esas características y ese precio? Pues si, pero es que es un aparato muy serio, no es un juguete.

    Eso si, a mi me sobra el puntero.

    Coincido en que para mi la única versión de Windows 8 es la Pro. Para usar la Rt, me pillo una tablet Android… huy, coño, si ya tengo una… 250 lerus me costó…

    Salu2
    Klausete

    1. yo creo que si lograr ofrecer una buena experiencia con la funda-teclado… está bien en precio por lo que ofrece. Pero explicar este producto no es como cualquier tablet, de hecho es el problema de crear una categoría nueva realmente

  4. Yo no pago ese pastizal por tener una tableta con el pantallazo azul y el zoo de virus de Windows.

    1. De verdad que debéis tener un uso muy avanzado de Windows. Yo llevo sin ver un pantallazo azul desde que me pasé a Windows 7, y hace ya unos añitos de eso…

      No hay otra tablet que vaya a permitir, por ejemplo, correr un Photoshop profesional completo. Si de verdad quieres trabajar con ella, es la que va a dar el rendimiento que necesitarías.

      Salu2
      Klausete

      1. igual no le encuentro demasiado sentido tener photoshop en una pantalla de 10″ y contando solamente con 64gb de almacenamiento, a nivel profesional me parece que sigue siendo un juguete bastante caro ms que practico muy bonito eso si

      2. Estoy de acuerdo con el anterior comentario de luis. El ejemplo que has utilizado como defensa del Surface Pro le hace un flaco favor a la misma. Todas sus características de hardware lo hacen más que suficiente para soportar «lo que le echen» (como cualquier PC o portátil convencional), pero la que salta a la vista, la pantalla claro está, lo hace totalmente inútil para cualquier uso productivo, por ejemplo en el ámbito del diseño, el retoque fotográfico, edición de vídeo,….., al menos a mi entender.

        Por otra parte, y en referencia al primer comentario de «Capitán Tostadilla», creo que tiene toda la razón del mundo. Posiblemente gran parte de culpa de su elevado precio (que lo es) sea el presunto coste que le suponga a Microsoft el pago de ciertas licencias a otros fabricantes o, incluso, yendo más allá y pensando bien de Microsoft (algo que, confieso, siempre me he negado a hacer pese a ser usuario de Windows de toda la vida), se trate de una estrategia de no competencia, cosa que creo le interesa mucho aún, a favor de los fabricantes que le incluyen en sus dispositivos. Además, opto por creer lo que dice Antonio Ruiz, que no se trata de una tablet, ni de un ultrabook, es una mezcla indefinida, no sé si para tantear el terreno o para qué exactamente.

        En definitiva, sigo pensando que, aún a día de hoy, una tablet sigue siendo algo para uso personal, lúdico,…, en resumen, algo fuera del entorno productivo y profesional; para eso siguen estando los PC o portátiles o, también, la variedad de dispositivos de Apple (excluyendo el iPad), dependiendo a la actividad profesional en cuestión a la que nos estemos refiriendo.

Los comentarios están cerrados.