El nuevo buscador de Amazon

Lo prometieron hace tres meses y han cumplido. El mercado de buscadores ha dado un paso importante, sobre todo para los amantes de la literatura y de los libros en general. Porque ahora en Amazon no sólo podemos buscar por el título, el autor o la editorial de un libro, sino que podemos hacerlo por lo que aparece expresamente en su contenido. Es decir, una búsqueda por «en algún lugar de la mancha», no nos devolverá los libros con ese título, sino todos aquellos en los que aparezca en el texto, detallándonos la(s) página(s) en concreto y, eso no es todo, leer los fragmentos en los que aparece (sólo usuarios registrados). Una maravilla que funciona a la perfección.

En esta tecnología confluyen varios aspectos interesantes: por un lado Amazon pretende recuperar los visitantes que se han ido a otros buscadores (Google y Yahoo principalmente) a buscar libros y en cuyos resultados no necesariamente aparece Amazon como primera tienda. Por otro está el aspecto legal, cada libro tiene un copyright que pertenece a sus editores y creadores (y Amazon tiene un catálogo de 120.000 títulos). Este tema parece solventado de una manera un tanto… bueno ingeniosa. Amazon no devuelve texto sino imágenes, las del resultado de la búsqueda y las adyacentes, para acceder a esta opción has de haber dado tu tarjeta de crédito y te limitan las páginas al mes en términos absolutos y por cada ejemplar. En definitiva, Amazon no te da libros electrónicos gratis, ni fragmentos de ellos.

Un nuevo golpe de efecto de los, no cabe duda, líderes en e-commerce a nivel mundial.

Fuentes: Businesswire, Wired