El futuro del videojuego es el móvil. O casi

Ayer tocaba hangout de Xataka sobre si el futuro del videojuego está en el móvil y ahí estuvimos defendiendo que, probablemente, sí que lo sea.

Y no lo digo porque nos vayamos a un mercado en el que todos los juegos sean «casuals» sino porque en términos de potencia es cuestión de años que sean equiparables lo que posibilitará que juegos «calidad consola / PC» se ofrezcan en plataformas móviles (ya los hay muy buenos). Si a eso sumamos el juego en streaming que minimiza la necesidad de potencia local, lo que queda a favor de la consola es un cierto componente emocional y ciertos incentivos para que desarrolladores sigan manteniendo el entorno de precio alto que las consolas propician.

En todo caso, mucho más interesante es ver el vídeo del debate y a mis compañeros de hangout.

3 comentarios en “El futuro del videojuego es el móvil. O casi

  1. Asistimos a un momento de indefinición o, mejor dicho, de confluencia donde lo único que parece medio claro es que las consolas ya no ostentan la hegemonía del ocio interactivo. Quizá sea demasiado contundente decir que la actual será la última generación de consolas, pero su reinado placentero se ha acabado.
    El juego en dispositivos móviles ya es fuerte, pero las propuestas aún no son demasiado sofisticadas. ¿Llegarán los triple A a los «smartphones»? Yo creo que a día de hoy, no. Y no sólo por las limitaciones de potencia del hardware (es verdad que es cuestión de tiempo) sino por la complejidad de abordar el «gameplay» y por la dificultad de sentirse implicado con historias que se desarrollan en pantallas de 4-6 pulgadas.
    En ese sentido, me parece que el éxito del videojuego móvil tiene más recorrido en pantallas de tabletas.
    Pienso que el verdadero punto de inflexión de la industria tendrá lugar cuando el juego no resida en el dispositivo, sino en servidores en la nube que sirvan los contenidos en tiempo real (claro que aún quedan por solucionar problemas como la cadencia-retorno y el ancho de banda). En ese momento, cada usuario elegirá la pantalla que más le convenga (yo apuesto por que la tele será la vencedora).
    En otro orden, la industria tradicional, que se ha pegado unos años muy cómodos, tiene que reaccionar no sólo a la revolución móvil -ya va tarde y sigue bastante perdida-, sino también a una crisis de identidad que requiere nuevos formatos y narrativas (¿la emoción?), algo que atestigua el creciente éxito de videojuegos indies.
    Transición de modelos de pago, saturación de mercados y franquicias, nuevas máquinas y la vuelta de la realidad virtual aderezan el percal.
    El futuro dirá.

    1. Muy buenos puntos, sobre todo el de narrativas y emoción con la irrupción del indie… un día te tienes que venir al hangout!

    2. ah y en todo caso, yo creo que el móvil en el futuro estará conectado a pantallas más grandes para experiencias más ricas, tanto en videojuegos como multimedia y tareas más complejas

Los comentarios están cerrados.