DRM en la música, DRM en el libro electrónico

En Ars Technica preguntan y se preguntan por el hecho de que si bien el DRM en la música parece ya un episodio pasado cuando hablamos de compra (que no cuando hablamos de música como servicio), en los libros electrónicos permanece y, es más, no hay un debate fuerte sobre el tema.

Es un aspecto que hemos comentado mucho por aquí, mi impresión ha sido siempre que las protecciones anticopia iban a ser mejor toleradas en el libro por el tipo de «consumo» que hacemos del mismo: generalmente leemos una vez y listo, frente a la música, en la que volvemos una y otra vez a las mismas canciones. Si a eso sumamos que Amazon ha solventado bien la incompatibilidad por diseño que introduce el DRM desarrollando clientes para cada casi plataforma (todas de facto al haber uno web), tenemos que los efectos para el usuario no son tan inmediatos como era comprar una canción en iTunes hace años y ver que no funcionaba en un teléfono que no fuese iPhone.

Recupero tres piezas al respecto: Editores de libros: el DRM no es vuestro amigo, De la cultura del acceso en música al DRM en los libros digitales y Toleramos el DRM en libro hasta que…

3 comentarios en “DRM en la música, DRM en el libro electrónico

  1. Volvemos a lo de siempre, si yo compro una cosa, no tolero que nadie me venga a restringir lo que hago con lo que he comprado, si se lo quiero dejar a alguien o si quiero empapelarme las paredes de casa con ello.

    Si no venden suficientes copias de las obras, sean de audio, literarias o audiovisuales, pues tendrán que buscar la manera de vender más unidades haciéndolas más atractivas para que el potencial comprador (que en la actualidad no anda sobrado de dinero), se plantee hacer la compra.

    No compro nada de Apple por ese tipo de controles, dejé de comprar discos de los grupos que incorporaban sistemas «anticopy» en sus CD’s, y tomaré medidas similares con todo aquel que venga a decirme lo que puedo o no puedo hacer por una propiedad por la que he pagado un precio. El hecho de que exista una legislación no quiere decir, en este caso, que esa legislación sea justa ni respetable, sino que obedece a una serie de presiones e influencias generados por un colectivo con intereses personales que ha conseguido que un gobierno legislase a favor de esos intereses privados y en contra del interés general de los ciudadanos.

    Existe en la industria la errónea creencia de que cada copia equivale a una unidad que no se vende, cuando la realidad es totalmente distinta. Admitiendo que haya algunos casos en los que sea así, hay una enorme mayoría de usuarios que jamás se gastarían determinadas cantidades de dinero (por ejemplo, 50 Euros en una peli en formato Blu-Ray) en comprar algo que, si bien puede interesarles para echar un vistazo o escuchar/leer una vez, en ningún caso se plantearían realizar el desembolso del precio de venta del producto de turno. Es decir, la copia o préstamo en ese caso NO AFECTA a los ingresos del autor/productora/intermediario/editorial, dado que estamos hablando de ingresos que no iban a existir en ningún caso. No se puede hacer las cuentas de la lechera en base a dar por sentado que todas las copias equivalen a pérdidas, porque no es así.

    A mi estas prácticas me van a seguir pareciendo inaceptables, y en la medida de lo posible, voy a eludirlas y «castigarlas» en la (modesta) medida en que me sea posible.

  2. Bueno, yo ya he estado a punto de comprar 3 ebooks los últimos meses, y ojo, que digo apunto, ya que si lo compro con DRM incorporado de adobe, listo para usar en mis dispositivos registrados (que no los he registrado, no me apetece), tengo el siguiente problema: no se lo puedo dejar a mi mujer para que lo use en su ereader si no registro el dispositivo como si fuera mío. Es absurdo. Al final tiré de la gratuicidad de la red y por puro cabreo no compre lo libros.

    Eso sí, compro música en formato digital (sobre todo ahora con google play, es una giozada) al menos una vez almes sabiendo que no tengo restricciones de ningún tipo. Con DRM no compraría.

    saludos,

    Alberto.

  3. Pues como dice Alberto, yo estuve a punto de comprar cuando me regalaron un Papyre para hacer uso de un ticket de descuento que venía. Probar, ver las diferencias, si merece la pena «pagar»… hasta que algo me sonó muy raro… ¿DRM? No gracias. Si quieren poner DRM, igual, igual, lo veía aceptable a menos un euro el libro. Por el precio que traen, se los comerán con patatas, al menos por mi parte.

    Ellos que me «vendan» una licencia en lugar de un libro. Yo no la compraré y todos contentos. Será por libros.

Los comentarios están cerrados.