¿Cuántos grafos sociales vamos a tener? El caso de Spotify y Facebook

Glasvegas en Spotify
La integración de Facebook que ha hecho Spotify ha despertado no pocos comentarios jocosos ante el descubrimiento del dudoso gusto musical que tienen muchos amigos, a casi todos nos ha servido para tener claro a quienes no vamos a dejar pinchar canciones en la próxima fiesta. Sin embargo, la mayoría de comentarios hacia este Spotify social son elogiosos, a falta de buenos algoritmos para recomendar música nueva, en Spotify han conseguido que sean los propios usuarios quienes dentro y fuera del servicio sean quienes prescriban obras a sus contactos. Si Last.fm es de la «generación Google», partidaria de solucionar la funcionalidad con algoritmos (aunque son pioneros en la música social, dicho sea de paso), Spotify es la generación Facebook / Twitter, usando eminentemente acciones de contactos.

Pero, en mi opinión, a pesar del buen recibimiento Last.fm tiene un mejor sistema de recomendaciones musicales. Creo que es un tema que está relacionado con el número de grafos sociales que vamos a tener. La visión que se tenía de la web social hace años apuntaba a que varios, en mi last.fm tendría contactos por afinidad musical, en mi Flickr tendría a buenos fotógrafos, en mi usuario de Xataka a gente que supiese mucho de gadgets… pero que Facebook ofrezca el grafo social del usuario como servicio a terceros empieza a trastocar esta visión. De repente en cada web me encuentro «a los de siempre», a mis amigos y contactos de este servicio de redes sociales. El resultado, al menos ante los resultado ofrecidos por la integración con Spotify, es desigual: para cualquier web incorporar una capa social es mucho más fácil ahora, pero el valor de la misma y la experiencia final del usuario son inferiores a las comunidades construidas a partir de la experiencia en el sitio.

La mayoría de servicios que están integrando Facebook están teniendo en cuenta esta variable y lo ofrecen como una opción complementaria y no única. Digg, Spotify, Yelp… todos te permiten agregar a quienes ya tienes como «amigo» en Facebook, pero quieren también que tu grafo social sea único y afín a la temática de su servicio. El problema está en si serán capaces de conseguirlo, una vez que uno se traiga los 10 o 100 contactos de FB, si estos cambiarán mucho en el tiempo (me traigo mis 10 o 100 contactos a spotify, ¿realmente va a variar mucho mi grafo social aquí?) o si los usuarios desarrollarán pereza a «diferenciar grafos sociales en distintos sites» si luego no me puedo llevar los contactos de un lugar a otro e integrarlos. Sea como fuere, uno disfruta ahora el lado social de Spotify como algo divertido para curiosear, pero sigue pensando que el gran desarrollo de lo social en la música lo hizo Last.fm.

Por cierto, en spotify soy antonello

Los comentarios están cerrados.