Crisis en Menéame, ¿qué tiene Menéame que no tienen el resto?

Actualización 12:30: Marcha atrás por los administradores de Menéame, lo cuentan en su blog oficial, se rehabilitan las 450 cuentas baneadas. Tras este movimiento, el post a continuación se puede leer de manera bien diferente.

Supongo que muchos estaréis al tanto de la «crisis de baneos en Menéame«. Para quien no esté al tanto, no hay más que mirar el top de noticias más votadas ayer (todavía visibles en la portada de Menéame) para enteder que «algo gordo» ha sucedido en este agregador social de noticias. La tensión entre las normas del sitio, las decisiones de los administradores y el sentir de parte importante de su comunidad queda reflejada en varios artículos, Víctor en Genbeta hace una cronología de los hechos y un análisis muy fino, Jose de Abadía subraya la similitud con el caso «Digg y las puertas del campo» y también lo recoje Ceatalejo entre muchos otros.

Al margen del análisis de la gestión de la tensión mencionada que analizan estos bloggers, hay un elmento que creo que merece la pena tener en cuenta a la hora de evaluar el impacto y los daños de la crisis en Menéame, realmente ¿es posible la transición a un agregador de noticias alternativo o el efecto red prevalecerá sobre los intentos de parte de la comunidad de redirigir al resto a otra web? Si hay un incentivo clave en Menéame para los usuarios es el de poder influir sobre la portada de muchos. Si consigo que una noticia que recoja mis intereses y opiniones salga en portada, estaré captando la atención de miles de usuarios sobre ellos. Si sale en portada de un agregador con pocas visitas, el incentivo es mucho menor, es un juego en el que los grandes se hacen más grandes y para los pequeños queda muy poco.

Siendo así la fortaleza de Menéame ante crisis de usuarios es algo mayor que comunidades alrededor de contenido editorial por parte de una empresa de medios o comunidades con menos efecto red. No quiero decir que la «rebelión» no vaya a tener alcance e impacto, que lo ha tenido como cualquier tema tan grave lo tiene en la imagen de una marca: si la situación queda tal como está, el «anti meneismo» se carga de energía y argumentos, colaboradores muy valiosos de la web se han perdido y a muchos desanimara el asunto en todo caso. Ninguna comunidad se puede gestionar a largo plazo con un movimiento frontalmente en contra tan fuerte de usuarios relevantes en ella, esto acaba con un paso atrás o con una fractura de la comunidad, no se sale de estas sin pagar un precio: Digg y Facebook lo hicieron a tiempo para que su cambio de postura fuese entendido como un reconocimiento del poder de sus usuarios. La pregunta es si todavía están a tiempo de desandar lo andado en la dirección incorrecta en el caso de Menéame.

Los comentarios están cerrados.