Correo auto destructible

Aprovechando la salida oficial de Office 2003 (véase la nota oficial de Microsoft) merece la pena comentar las novedades que incorpora en uno de los temas candentes de la actualidad internauta: el correo electrónico y el spam. Sin duda una de las sorpresas mayores en este terreno del nuevo Outlook 2003 es la del correo que se autodestruye a petición del emisor, tema que seguro dará que hablar.

Para entender la utilidad de este mecanismo tal vez convenga recordar la historia de Claire Swire. Ella envió un correo electrónico a su novio de alto contenido sexual, el cual su novio reenvió a un círculo de amigos, uno de los cuales lo reenvió a su vez. El correo acabó dando la vuelta al mundo. Probablemente si Claire hubiese podido, habría resringido quién podía leer su mail.

La nueva tecnología de Microsoft permite que especifiquemos quién puede abrir, editar, copiar e incluso reenviar el correo, pudiéndole asignar un período de vigencia tras el cual el correo se autodestruirá. En realidad esta tecnología de administración de derechos sobre archivos (Rights Management) suscita numerosas críticas en ciertos sectores, pero parece clara su utilidad por ejemplo en ambientes empresariales de cara a evitar la difusión de información confidencial.

Una de los grandes problemas – como siempre ocurre con Microsoft – es que de entrada basa en tecnología propietaria. ¿qué sucede si el correo se lo mando a alguien que no use Outlook 2003? ¿quién se encarga de que se cumplan las restricciones especificadas? Microsoft responde que proveerá de un visualizador de ficheros a quien no tenga Office 2003, aunque claro, ¿en qué sistema operativo lo publicará? Exacto, en ese que has pensado.

En cuanto a filtrado del spam, Outlook 2003 ha recibido ya muy buenas críticas, por lo que podemos asistir a la muerte de todos esos programas antispam que habitan hoy por el mercado. Además de detección automática permite construir listas negras que siempre se rechazan, listas de amigos cuyo correo siempre se acepta y filtrado de imágenes embebidas en el correo (útil si tienes críos y quieres ahorrarles el spam pornográfico).

Office 2003 presenta de entrada más usabilidad, nuevas posibilidades y un aspecto muy atractivo, pero también control de los derechos digitales (que de imponerse daría un vuelco a hechos tan naturales hoy como reproducir un MP3 descargado por P2P) y mayor dependencia de él y del sistema operativo Windows. Hay alternativas: Open Office acaba de sacar la versión 1.1 con gran éxito. Va siendo hora de echarle un vistazo más en profunidad.

PD: Por cierto Microsoft se gastará 150 millones de dólares en publicidad de Office 2003

Fuentes: VnuNet