Censurar o no un libro sobre pedofilia. Amazon con problemas de editor

Por aquí ya hemos comentado los pasos dados por Amazon para convertirse en un editor global y no sólo un vendedor de libros de otros. Hoy se han encontrado con un problema verdaderamente de editor, un usuario de su sistema de autopublicación subió una «guía para la peidofilia» que consiguió auparse a las primeras posiciones de sus listas de ventas para Kindle. Tras protestas y un conato de defensa de la libertad de expresión, finalmente parecen que han censurado la obra y ya no está disponible para su compra.

Sin querer entrar en el fondo de la cuestión – los límites de la libertad de expresión – sí que creo que Amazon tiene derecho a decidir qué obras edita y cuáles no. El problema para todos es la tendencia a la concentración en este sector, que tiende a que unas pocas empresas centralicen la comercialización de las obras (proceso similar a la centralización en sitios sociales como Facebook y Twitter) y que eso acabe repercutiendo en el desarrollo de una cultura tutelada por la moralidad de las mayorías.

Relacionado: Kindle como tecnología de control

Los comentarios están cerrados.