Causas y azares 74

Melissa Jean lactancia materna

Tras el parón veraniego, llega este «Causas y azares» a su edición número 74 como recopilatorio (casi) semanal de enlaces con las mejores lecturas que uno ha encontrado y (algunas) compartido en twitter, la página de Error 500 en google Plus o en los tres magazines en Flipboard.

  • «Hartos, cansados del Wellness y sus casi inalcanzables estándares», porque toda tendencia tiene su contratendencia. En inglés, en Alternet.
  • Parece ser que el suceso que más infelicidad te puede producir es tener tu primer hijo, que es peor que divorciarte o que se muera tu pareja. En el Wapo. Bruno, si algún día lees esto, que sepas que en nuestro caso no fue así eh.
  • «El tiempo es parte de la configuración de nuestra privacidad». Una de esas veces en que uno no atina a traducir un titular para hacerle justicia, el de este artículo de The Awl, «Time Is a Privacy Setting».
  • ISIS: esclavas, violación como arma de guerra, cobertura teológica para ello… siglos hacia el pasado en un impresionante reportaje del NYT. Otra pasada de pieza en el mismo medio, ésta sobre «la nueva esclavitud en alta mar en China».
  • Exploding Kittens, cuando la gestión del crowd funding es excelente. Lo cuenta Versvs y da algunas pistas para aquél que quiera hacer crowdfunding o quiera entender porque tantos hemos dedicado el verano a jugar a un juego de cartas sobre gatos.
  • Conocía a Fermín Álvarez y me enteré que lo había dejado todo para irse a vivir a una isla en la otra punta del mundo. En Yorokobu cuentan su historia, añado la conclusión: las más de las veces el sector del social media es como para salir corriendo a Filipinas.
  • «Los días del salvaje oeste en la web se terminaron» un análisis de «Why Grooveshark failed». En The Verge.
  • Merece la pena leer la entrevista a Badinter: ayuda mucho a entender a parte del nuevo feminismo (en mi lado queda pendiente leer alguno de sus libros, de entrada como sortea la naturaleza humana me parece un salto tipo no dejar que la realidad ponga trabas a mi idea política o filosófica).
  • «Un pánico moral modélico» en WSJ, un artículo a partir del libro «We believe the children» que merece tanto la pena como para hacer el truco para leer cualquier pieza del WSJ: buscar su titular en Google, a los que visitan el medio les levantan el muro de pago.
  • México (y América Latina) pueden ser peor para las mujeres que Medio Oriente. En BBC.
  • Cómo es para un DJ lo de hacerse viejo, llegar a los 60 años. En PichFork.
  • «Cambiaría mis fotos de París por una del salón de mis padres en los ochenta» Columna de Delia Rodríguez.
  • Un gran debate del verano ha sido si Tinder está acabando con los mecanismos de cortejo clásico en los humanos, las citas, o con la búsqueda de la pareja para siempre o algo así. VanityFair encendió la llama, en Nymag tienen una buena respuesta.
  • No dejes que la publicidad alimente a tus hijos, en Gominolas de petróleo. Sumaría a nuestro tour de papis ilustrados este lo que sabemos sobre si castigar a los niños sirve para educarlos.
  • El Cigala, un artista viudo. Nada que añadir a Rosa JC.
  • Qz, ¿cómo sienta pertenecer a la última generación que se acordará de cómo era todo esto antes de internet?.
  • Se nos fue Chirbes y, en vez de ponernos emotivos (algo que él deploraría), mejor leemos el adiós de Muñoz Molina o esta entrevista que le hizo Ordovás. Su última novela saldrá en Enero, aunque el recuerdo de la negrura de «En la orilla» hace que para volver a Chirbes tenga uno que armarse de valor.

Se han quedado muchos candidatos en el Pocket, ese cementerio del contenido. En un alarde de optimismo me atrevería a decir que irán apareciendo historias veraniegas durante los próximos Causas y Azares, mientras les dejo con lo nuevo de Tame Impala, «Let it happen»

La foto del artículo es Melissa Jean y la encontré en «estas son las fotos de Melissa Jean que Instagram censuró por considerarlas provocativas