A la cárcel por compartir una prerelease

La cosa se está poniendo muy seria en Estados Unidos con el intercambio de ficheros. Ayer se presentó en el congreso norteamericano una nueva propuesta aplaudida por la RIAA bautizada como la «Family Entertainment and Copyright Act of 2005» en la que se indica que los usuarios de redes de intercambio de ficheros que compartan una prerelease (contenido que aún no ha salido a la venta) de una canción o una película podrán ser condenados a hasta tres años de cárcel y multas de hasta 250,000 dólares. Esta futura nueva ley estadounidense equipara en penas a áquel que filtre los contenidos sin estrenar con todos aquellos que los tengan en un directorio compartido en una red P2P. Vía Extreme Tech.

Un paso más en la criminalización del intercambio de ficheros en una medida completamente desproporcionada. Las discográficas y gestoras de derechos de autor están apostando cada vez más en todas las latitudes por leyes que penalicen el intercambio de contenidos en lugar de repensar sus modelos de negocio y adecuarlos a las nuevas tecnologías. Difundir un single en una prerelease dotándolo así de un aurea de acontecimiento es uno de los mejores métodos para promocionar un disco y tener a todo el mundo hablando de él ¿o si yo pudiera bajarme el próximo de Coldplay no estaría contándoselo a todo el que me quiera escuchar?.

Los comentarios están cerrados.