Cómo guardo, catalogo y busco la información: un verdadero buscador personal con Ifttt y Diigo

Diigo integrado en el buscador

Hoy regreso a un género poco habitual de Error500: el de los contenidos prácticos que sirven para algo. En mi caso se unen dos circunstancias, una es que nunca he conseguido ser disciplinado en el uso de los «marcadores sociales» tipo delicious para guardar enlaces; la otra es que el concepto de «buscador personal» que encuentro más útil no es el de Google y su búsqueda social, sino más bien el de priorizar aquellos artículos y webs que uno mismo ha seleccionado. Y, claro, sin lo primero es imposible conseguir lo segundo.

La solución que he encontrado para guardar, catalogar y poder buscar luego la información relevante para mi con el objetivo de poder tener un buscador personal ha sido la de utilizar mecanismos de «almacenamiento automático», sin tener que explícitamente enviar a guardar los enlaces a Diigo, mi servicio de «social bookmarking» desde hace años. Esto lo he conseguido gracias a ese genial servicio del cual cada día estoy más encantado, Itttt.

¿Qué tengo automatizado? Varias acciones a través de «recetas ifttt»: si comparto enlace en Twitter se almacena en Diigo, si guardo algo para leer en Readitlater se almacena en Diigo, si marco como favorito un twit, si marco con estrella algo en Google Reader… en definitiva, todo lo que marco o destaco de alguna manera en mi rutina diaria de consumo de información, acaba almacenado en Diigo, con la posibilidad de guardarlo con visibilidad pública o en privado.

El último problema está en acordarse de buscar en el repositorio, algo para lo que también uno necesita ayuda porque la acción habitual es usar el buscador general en lugar de irse a este servicio. Y para eso también hay solución: extensión de Diigo para Chrome y cada vez que se hace una búsqueda, también se ejecuta en Diigo y salta alarma si hay resultados relacionados. Con esto, tenemos finalmente un mecanismo de almacenamiento de información que hemos considerado relevante en nuestra navegación habitual y además un mecanismo de búsqueda bastante efectivo.

Ps: para nota está el tema de la redundancia, tener una copia por si Diigo se cae, desaparece o pierde datos. Podemos configurarlo para enviar cada enlace que guardemos también a delicious, y además de nuevo ifttt viene a nuestro rescate, podemos replicar todas las reglas para ejecutarlo con otro repositorio como Evernote, que también tiene el mecanismo de extensión para las búsquedas.

Actualización 09/2012: Ifttt ha desactivado los «triggers» provocados por acciones en Twitter, por lo que el buscador queda mermado. Una forma de paliarlo es usar la opción de Diigo de guardar nuestros favoritos en Twitter. Para los enlaces que uno mismo comparte, aprovecho que muchas veces lo mando también a Linkedin, con esta receta de Ifttt se guardarán a su vez en Diigo.

Los comentarios están cerrados.