Blip.fm, Pownce, Last.fm

blip.fm

Supongo que ya muchos conoceréis Blip.fm, un servicio que viene a ser un «Twitter musical», buscando la experiencia de «le pongo música a mis contactos». En una primera lectura podríamos identificarlo con Pownce, pero Blip.fm tiene una estrategia muy diferente respecto a como afrontar que los usuarios pasan el tiempo en unos sitios afianzados y que su Newsfeed ya está en otro lugar. Asimismo, resulta interesante compararlo con los otros grande de la música social y compartida en la red, como es Last.fm. Veamos:

  • Pownce se planeta como sustitución, su oferta es «deja Twitter o el servicio que utilices y pasa a usar el mío, que es más completo». Blip.fm apuesta por una aproximación menos agresiva, lo canción que compartas aparecerá en Twitter como un enlace, de forma que el centro de tus comunicaciones siga estando allí. Propone una barrera de adopción más liviana, pero también una mayor dependencia (si Twitter añade esa funcionalidad están KO) y un menor efecto red, no hay más valor en que mis contactos y yo usemos el mismo servicio si accedemos a él para mandar canciones a Twitter o Facebook (con el que no se integra todavía, algo que no entiendo cuando el público masivo está allí y no en Twitter).
  • Respecto a Last.fm, Furilo plantea una comparación curiosa «Lo que ha sido Twitter a los blogs, Blip.fm lo es a Last.fm», con la que no acabo de estar de acuerdo. El presunto problema de exceso de información de Last.fm no es tal porque la propuesta de valor está en el servicio que te ofrecen a partir ella, más que en observarla y analizarla. Blip.fm resuelve otro problema, enviar una canción a los contactos allá donde estén, pero cada canción hay que subirla (aunque puedes aprovechar las que ya están en el servicio, en eso es mucho mejor que Pownce y similar a iMeem) y las recomendaciones a partir de esta experiencia son mucho más flojas que las que da Last.fm. Por cierto, Blip.fm se integra muy bien con Last.fm, puedes añadir tu usuario en last y compartir la última canción que hayas escuchado.

Blip.fm acepta las reglas de los nuevos «river of news personales» que se construyen, apostando por seguir al usuario allí donde pase tiempo en una especie de broadcasting. La estrategia tiene sus fortalezas (mucha más viralidad, menor barrera de entrada) y sus puntos débiles. Lo más interesante de Blip.fm es que acerca la experiencia de compartir al instante lo que estoy escuchando en este momento, pinchar en mi reproductor musical, que podría ser web como iMeem o local, y decidir a quién se lo mando y que este acceda en ese instante desde la web, el móvil o su aplicación local. Queda lejos, pero a buen seguro que llegará algo así antes de lo que pensamos.

Por cierto, en Blip.fm soy antonello.

Los comentarios están cerrados.