Bit.ly y la alerta temprana de crisis de reputación

Por aquí hemos comentado alguna vez el potencial de los acortadores de URLs para utilizar la cantidad de información que son capaces de captar. Bastantes – los más cutres y odiosos en mi opinión – han optado por el camino de abrir un iframe con su web (y a veces publicidad) y dentro el contenido, para intentar construir una especie de «barra de navegación personal». Pero Bit.ly siempre ha sido un poco más ambiciosa y estos días ha anunciado dos pasos interesantes, un buscador social basado en la información de enlaces compartidos con su sistema y una herramienta de monitorización de keywords.

En lo primero – el buscador – ya ha habido varios intentos de jugar en el espacio del tiempo real y construir una jerarquía en función del filtrado de «la inteligencia de la multitud», desde Technorati en sus primeros tiempos hasta Wikia y Twitter y hasta el propio Google. En lo segundo – la monitorización – bit.ly entra en un mercado para el que ya existen decenas de herramientas, desde las más simples y gratuitas hasta los «trasatlánticos» para grandes cuentas.

¿Qué pone de novedoso sobre la mesa? Algo que otros también venden pero servidor no ha visto funcionando bien todavía: medición del sentimiento (poder clasificar las menciones en positivas, negativas o neutras respecto a la marca mencionada) y alerta temprana de posible problemas. Lo llaman predecir el futuro y básicamente es estudiar el patrón de como se comporta un determinado enlace en sus primeros minutos / horas para determinar si va a «viralizarse» y constituir un posible problema de reputación de la marca. Suena bien – como suenan bien la mayoría de las promesas del resto de herramientas de monitorización – pero bit.ly no deja de tener un fuerte sesgo (la mayoría de los usuarios de medios sociales utiliza otros acortadores o no los usa) y, como siempre, habrá que verlo funcionando.

PD: por cierto, bit.ly ya intentó replicar el modelo digg, un movimiento con sentido pero que luego no fue demasiado lejos

Los comentarios están cerrados.