El año del «suficientemente bueno», los ordenadores portátiles y Windows 7

Asus Eee PC 1000he

La ley de Moore y los requisitos crecientes de los sistemas operativos – muy acusados en el caso de Windows – venían empujando la tendencia de actualización de equipos informáticos -tanto sobremesa como portátil – cada pocos años en busca de otros más potentes. Varios factores ente los que destacaría el auge de los servicios online y el tiempo cada vez mayor que pasamos en el navegador, la necesidad de movilidad (peso, tamaño) y la crisis económica hace que estamos en una época de tendencia contraria: el año del «suficientemente bueno».

La idea no es ya pagar el mismo precio por un equipo más potente, que ha venido sido lo que ha ocurrido cada vez que he renovado un ordenador en los últimos 12 años, sino la funcionalidad que realmente necesito por el mismo o menos precio. Es una ventana oportunidad para muchos actores, como pueden ser los servicios de ofimática online y demás apuestas de software como servicio, pero también lo es de los ultra portátiles. Mariano comenta y enlaza a Wired sobre el «efecto netbook»: en el «black Friday», 7 de los 10 ordenadores más vendidos en Amazon eran ultraportátiles (el éxito del ultraportátil).


¿Otro indicador de esto? Windows 7 tiene los mismos requisitos que Vista, algo que muestra como Microsoft se adapta a los tiempos y que es consciente de que pedir más máquina sería un suicidio (además de que los cambios de uno respecto al otro tampoco lo justificarían). Quienes probablemente no se sientan muy felices con este panorama sean los Intel, AMD, HP, Dell, Sony… obligados a vender equipos y componentes más baratos y con menos margen.

Curiosamente, con los ultraportátiles me sucedió esa máxima que dice que las primeras versiones siempre salen malas y caras respecto a lo que aparece meses después. Nunca he conseguido ser productivo con mi Asus Eee Pc 4G, al que pienso jubilar pronto, posiblemente apostando por el Asus 1000He, cuyas ocho horas de autonomía me seducen mucho.

Os dejo con lo mucho que hemos escrito por aquí del fenómeno del ultra portátil:

Los comentarios están cerrados.