Amazon y el vídeo bajo demanda en el televisor

Amazon vídeo bajo demanda

Amazon estrena su servicio de vídeo bajo demanda, que sale de beta con acceso tanto desde el ordenador como desde televisores Sony Bravia. Se trata de la plataforma que originalmente se llamó Amazon Unbox, de la que mantiene algunos aspectos clave: alquiler y compra (se diferencian básicamente en cuanto tiempo te permiten seguir viendo el contenido), un catálogo impresionante (más de 40000 títulos entre series y películas) y acceso sólo desde Estados Unidos.

Amazon y Sony están creando un canal alternativo de IPTV, al que habría que prestar bastante atención. A través del Internet Video Link ofrecen lo que el resto de servicios de vídeo por internet necesitan: estar en la tele del salón y ofrecer una experiencia similar a la de un canal más.

Justo ayer hablábamos de esto, experiencia de usuario para competir con el todo gratis del P2P. Ahora mismo para poder ver un capítulo de Mad Men necesito buscar el episodio en diversos trackers, descargarlo (tarda su tiempo), buscar los subtítulos, cruzar los dedos para que todo haya funcionado bien, copiar a una memoria USB y enchufarlo al HTPC del salón. Este último paso varía según lo que acompañe a nuestra tele, hay quien graba un DVD o CD (si tiene reproductor DivX) y hay quien se conforma con verlo en el ordenador. Con una experiencia de usuario que me permite ahorrarse todo esto y un sistema de micropagos, ya tendríamos montada una alternativa: pague un euro por ver el último episodio de tu serie preferida de forma inmediata tras el estreno, con subtítulos y sin tener que preocuparte de nada más. Siempre seguirá habiendo quien prefiera lo gratis, pero también habrá quien perciba valor en que se lo pongan lo más fácil posible.

De eso va el servicio de vídeo bajo demanda de Amazon. Vale que es absolutamente cerrado, que no sería lo que yo escogería (no pagaría por una compra que me impide hacer con el fichero lo que quiera) y que tenemos que darle una pensada a si la televisión por internet debe ser streaming, pero es un paso hacia lo que tiene sentido: plantear fórmulas de acceso a los contenidos cuando el usuario quiera, desde el dispositivo que quiera y dándole el mejor servicio posible. Cuando se cansen de pedir «el control de internet», los creadores y productores de este país se darán cuenta de que los nuevos canales de distribución están en manos del Amazon de turno y se quejarán de los márgenes, de que se les imponen condiciones… el camino no es intentar criminalizar a los usuarios de P2P, es plantear fórmulas que les aporten valor.

Más información en Amazon Video On Demand.