Archivado con la Etiqueta: dropbox

Dropbox y sus dos dilemas: nube propia y la competencia sin margen

Dropbox API

Al hilo del anuncio de nuevas tarifas de OneDrive – que iguala las del Drive de Google – muchas miradas se han vuelto hacia Dropbox y cómo queda su situación competitiva : baste decir que la cuenta gratis de Dropbox apenas da dos gigas de espacio frente a los 15 de Microsoft o Google. A partir de ahí todos los comparables dejan a Dropbox como un servicio más caros que estos competidores.

Y claro, se trata de actores no sólo con mucho espacio, son actores con buen producto, con marca que da fiabilidad y con vías de captación de usuarios muy potentes. Aún descontando lo bien que lo ha hecho Dropbox, lo instalado que está en el sector, lo identificado para el usuario al pensar en nube privada, a la larga no parece sostenible ser mucho más caro en la tarea de almacenar y sincronizar ficheros.

En una primera derivada uno tiende a pensar que el esquema de costes para los que tienen “nube propia” – léase legión de servidores ya distribuidos por todo el mundo para otras funciones – como es el caso de Google y Microsoft pueden partir con la ventaja de costes menos reducidos que Dropbox. Es cierto que la tarea de montar la nube propia debería implicar una inversión que hiciese el comparable de seguir usando Amazon – Dropbox almacena en la nube de éste utilizando S3 – saliese bien parado, pero las cuentas a largo plazo deberían ir enfocadas a cómo competir y tener un esquema de costes similar al de los que tienen una nube propia montada para otros objetivos.

Y esto último es algo que puede pesar más todavía. Si para Google y Microsoft sus nubes privadas son una vía de captación para suscripciones a servicios de ofimática y no negocios en si mismos, su apuesta puede ser durante mucho tiempo empujar OneDrive y Drive a costa de no tener margen. Regresan así dilemas clásicos para Dropbox, su necesidad de de tener una ambición de ir más allá del sincronizar ficheros porque lo suyo podría dar para una funcionalidad pero no para un servicio aislado.

En todo caso, si las dos hipótesis se cumplen – hay actores con esquemas de costes inferiores que además no tienen prisa por ganar dinero con la competencia a tu producto – la salida de Dropbox a largo plazo no sería otra que vender y acogerse a uno de ellos en busca de ser acogido e integrado en una nube y negocio mayores.

Relacionado: Dropbox y el fin de la metáfora del fichero

La ambición de Dropbox

Dropbox API

En el blog de Dropbox:

Empezamos nuestro viaje hace siete años con Dropbox, una carpeta mágica para mantener tus cosas seguras. Pero a medida que hemos ido construyendo Dropbox y hemos visto cómo ha ayudado a millones de personas en todo el mundo, esa carpeta magia se ha ido convertiendo en mucho más: un hogar para la vida. En la empresa, hemos estado llamando a esto “Capítulo 2″. No sabes lo emocionados que estamos para mostrar lo que viene.

Llevan desde su nacimiento con la idea de quitarse de encima el complejo de ser una funcionalidad y no un servicio completo. Los pasos parecen claros, Carousel (almacenamiento, galería y compartir fotos en Dropbox y el móvil), empuje con Mailbox hacia Android y el escritorio y por último un proyecto de integración con Office de Microsoft que compite directamente con las funcionalidades de Office 365.

Un aspecto interesante a observar con Dropbox es cómo valora y maneja el precio de almacenamiento. Consigue clientes con él y la sincronización, pero ve su futuro – parece ser – en hacer muchas más cosas, con una lógica interesante: a menor barrera de entrada (precio por gigas) más capacidad de atar a una base de usuarios amplia a su ecosistema. ¿Espacio gratis para conseguir convertir en otras áreas? ¿creación de valor en otras áreas para que la gente acabe pagando por espacio y sincronización? En esa misma batalla andan Google, Microsoft y Apple

Relacionado: Dropbox y el fin de la metáfora del fichero

Los números de Dropbox

Dropbox API

“Dropbox piensa que vale 8000 millones de dólares” titula Business Week al hilo de la nueva ronda de inversión que está preparando el servicio de sincronización de ficheros en la que espera captar 250 millones de dóalres.

Más números en WSJ: su valoración en 2011 era justo la mitad, 200 millones es la base actual de usuarios y 200 millones de dólares es también la facturación esperada este año (116 el pasado y 46 el anterior, está creciendo fuerte pero en desaceleración).

Nada mal para una “funcionalidad” que sigue viviendo bajo la amenaza de quienes dominan las plataformas: Apple, Google, Microsoft… y también Samsung que es quien más lo ha empujado dando cuentas de Dropbox de pago a los compradores de sus smartphones de gama alta. Si un día cambian Dropbox por un servicio propio, los números de clientes y facturación pueden sufrir un revés bastante duro.

Relacionado: Dropbox y el fin de la metáfora del fichero

Dropbox para sincronizar de todo un ecosistema multiplataforma

Dropbox API

Un paso muy interesante el anunciado por Dropbox en su conferencia para desarrolladores: se mueven más allá de la sincronización de ficheros para usuarios y comienzan a ofrecer un API para que terceros puedan sincronizar todo tipo de información sin tener que desarrollarlo ellos mismos.

El punto más interesante del movimiento es que, al contrario que iCloud de Apple, la sincronización no está limitada a una plataforma y puede permitir experiencias del tipo “juego una partida o tengo una configuración en mi móvil Android y luego sigo desde un navegador o un ordenador ya sea Windows, Linux o Mac”. Hacer esto bien y en tiempo real es algo realmente costoso y, al igual que pasa con el almacenamiento de ficheros es “sólo” una funcionalidad… pero una funcionalidad que muchos otros van a valorar.

Puestos a utilizar un API de sincronización parece bastante más interesante la propuesta de Dropbox, que no te ata a una plataforma concreta que utilizar iCloud o lo que pueda proveer cualquier otro sistema operativo. Aunque de entrada tuviese claro que me iba a concentrar en iOs o en una única alternativa, sería firmar una hipoteca de costes futuros en caso de que quisiera tener ambiciones multiplataforma.

Dropbox es una funcionalidad… que muchos servicios necesitan

Dijo Jobs que Dropbox no daba para un servicio sino que se quedaba en una mera “funcionalidad” y, de hecho, mi impresión es que llevan tiempo intentando salir del “sincronizador de ficheros” e ir a algo más grande.

El caso es que, siendo una “feature”, se trata de una funcionalidad que muchos otros necesitan. El último en integrar Dropbox ha sido Yahoo Mail, que como no tiene Drive ni Skydrive (Google / Microsoft), tira de un tercero para el adjunto de ficheros grandes.

Relacionado: Dropbox y el fin de la metáfora del fichero

Dropbox y el fin de la metáfora del fichero

Echando un vistazo a los planes de Dropbox para su producto queda claro que no quieren quedarse en ser una “herramienta de sincronización” sino que quieren ir hacia “la capa de usuario” ofreciendo funcionalidades de consumo de los contenidos compartidos. De momento introducen previsualización de documentos y vista especial de fotografías, dejando para el futuro la reproducción de música que debería llegar tras la compra de AudioGalaxy

Es con las imágenes donde hay un mayor cambio respecto a la lógica actual de Dropbox, ofrecerán no ya navegar a través de ficheros sino funcionalidades de herramienta especializada: agrupación por fechas de las fotos, vista de catálogo, facilidades para compartirlas individualmente o en lote temporal… en definitiva, una lógica pensada desde el contenido y no desde “acceder y trabajar con ficheros”.

Es, más incluso que la del escritorio, la metáfora que más tiempo lleva siendo utilizada en la informática. De hecho Dropbox tuvo el acierto de no intentar complicar la experiencia en absoluto: carpetas y ficheros que se sincronizan, algo que cualquier usuario de ordenador entiende a la primera.

¿Acabaremos pasando página y pensando en trabajo y acceso a contenidos y olvidando la organización lógica subyacente de ficheros? Probablemente nos lleve años, pero cada vez más la nueva generación de herramientas nos aleja de la idea de buscar el fichero en el que está xxx y sencillamente consultamos por ese xxx y esperamos verlo delante al instante: es la forma con la que uno trabaja con Evernote, con Spotify, con Flickr, poco a poco con el sistema operativo… y con la que acabará trabajando conforme el almacenamiento local y el de los distintos repositorios en la nube tienda a fundirse.

Buscar a Megaupload en Mega y encontrar un pseudo-Dropbox / Skydrive / Google Drive

Mega megaupload

Hoy es el día señalado por Kim DotCom para que vea la luz Mega, el sucesor de Megaupload… y creo que muchos de los usuarios de éste van a sentirse decepcionados.

Si miramos el planteamiento de precios y servicios del nuevo Mega encontramos que el “ancho de banda” permitido para lo que subamos está calculado para un uso intenso personal o de un grupo pequeño (cuatro teras en la modalidad intermedia de pago, pensando en una descarga de cinco gigas no da para descargas masivas como antaño).

Continuar leyendo

Seis gigantes de internet luchando por la foto de tu almuerzo y tu gato

Foto móvil snapseed

¿Quién nos iba a decir hace años que la gran lucha entre los gigantes de internet iba a estar tan ligada a ser el servicio de publicación de fotos de gatos, pies, playas y almuerzos y comidas varias?

Descontando la broma, lo que tenemos es que gran parte del “pegamiento social” en la red gira hoy por hoy alrededor de las fotos y que esta es la vía a través de la cual mucha gente está encontrando su espacio de expresión personal. Seis gigantes, por tanto, buscando las cámaras móviles que disparan, las fotos compartidas y los ojos que miran, y son…

  • Facebook / Instagram: es quien parte de mejor posición y quien lo ha tenido más claro desde hace años. Si hay algo en el centro de la experiencia Facebook es el compartir fotos personales, la compra de Instagram les aseguraba además no perder el tren móvil y desplazarse de “lo puramente personal y privado” a la “expresión personal y creativa”. Es el que mejor ha conseguido sobrepasar el rol de “hosting de fotos de móvil” para ser realmente centro de la participación e interacción para muchos usuarios. Su punto débil es que comercialmente Facebook apuesta por una canción que no suena bien ni en teoría ni en la práctica.
  • Twitter: con su búsqueda del rol de centro de la distribución de información, Twitter se ha encontrado que un caso de uso muy habitual es utilizarlo para compartir las fotos de Instagram… algo a lo que si sumamos su interés en controlar la experiencia y empujar el cliente propio, tenemos la apuesta por añadir filtros propios y almacenamiento de las fotografías de sus usuarios. Ha llegado a denegar el acceso a Instagram a la funcionalidad “encuentra a tus amigos de Twitter”, y desde Facebook le respondieron. Como puntos débiles señalaría dos, uno es que la arquitectura de la información / experiencia de usuario no está centrado en la experiencia de compartir, ver y comentar fotos; el otro es que todavía le queda camino para ser percibido como un servicio de fotografía además de “microblogging”.
  • Flickr: que no estaba muerto, que estaba de parranda. Tras mucho tiempo perdido en si mismo, Yahoo parece que coge alguna dirección y el móvil va a ser una prioridad. Flickr se ha renovado en iOs para añadir filtros y entre las nuevas condiciones de Instagram y el cariño de la vieja escuela, está teniendo cierta tracción. Puntos débiles tiene muchos, pero destacaría dos: su modelo freemium impone limitación fuerte al uso de la cuenta gratuita y el retraso en volcarse en el móvil se paga, la versión Android es pobre y la gente no los percibe como relevantes en este contexto.
  • Google: ¿Qué pinta Google en esta lista? Bueno, tienen Google+ que ofrece una experiencia realmente buena para almacenar y compartir fotografías, con mucho espacio gratis en la nube y con integración en Picasa. ¿algo más? Una espléndida aplicación llamada Snapseed, gratuita y de lo mejor que se puede encontrar para editar imágenes en iOs y Android. Aún así, están bastante lejos de sus competidores… aunque la funcionalidad de auto subida de fotos a la nube de su aplicación Google+ es otro valor a considerar en esta guerra.
  • Dropbox: Cada vez está más claro que la gente de Dropbox quiere ser más que puro almacenaje y sincronización. Compraron AudioGalaxy para la música y ahora se han hecho con Snapjoy, una herramienta de organización de fotos con vocación de gestión de “todas las nubes”. Tiene puntos fuertes (ya almacena muchas de nuestras imágenes, la funcionalidad de subida automática), pero está muy lejos todavía del momento de hacer la instantánea.
  • Microsoft / Skydrive: tiene una posición parecida a Dropbox, aunque con menos adopción todavía pero con la ventaja competitiva de la integración fuerte en los sistemas operativos Windows. Merece la pena probarlo como servicio de sincronización y almacenamiento, en fotografía para compartir todavía están lejos.

Va a ser uno de los temas del 2013, con varias claves: quien controla el sistema que está utilizando el usuario, el cliente de fotografía dentro de ese sistema, “la nube” donde se almacena y el espacio donde consigue visibilidad y distribución. Cada uno de los actores es fuerte en distintos eslabones de la cadena y cada uno puede presionar al resto haciéndose fuerte en lo que controla… aunque es posible que quien se exceda en esta parte pueda perder a su vez valor para el usuario. Servidor usaría Flickr, pero su cliente Android no es demasiado competitivo…

Si valoras tu seguridad, activa la verificación en dos pasos

Llevo varios meses con la verificación en dos pasos activa en mi cuenta de Google, esto significa que para identificarme en el correo desde un navegador nuevo (los que ya uso me recuerdan un mes) no sólo me piden mi contraseña sino también un código que se genera en una aplicación del móvil (es posible también solicitar que llegue por SMS). ¿Ventajas de esto? Pues mucha mayor seguridad de los datos que gestiono con esa cuenta, desde el correo hasta documentos o ficheros, quien quiera acceder no sólo debe averiguar mi contraseña, sino también hacerse con mi teléfono móvil.

Ahora es Dropbox quien, tras varios problemas de seguridad, quien anuncia que incorporará la identificación en dos pasos. Para todos los servicios en los que almacenamos información relevante esta debería ser una opción a ofrecer casi obligatoria, de hecho los Twitter, Facebook, Microsoft y otros actores van un paso por detrás.

También hay “peros” con esta política, por un lado si pierdes el móvil puedes quedar en una situación complicada, al fin y al cabo se combina algo que sabes con algo que tienes (por eso Google ofrece SMS como alternativa a la aplicación); por otro, con servicios que se integran y que no piden ese segundo número generado (desde Picassa hasta la sincronización de Chrome) hay que generar una password especial para darles permiso, por lo que se pierde un poco en experiencia de usuario (aunque nunca llega a los límites de los accesos a los bancos). Más información sobre como lo implementa Google en su página de soporte oficial.

En definitiva, si valoras tu seguridad, activa la verificación en dos pasos en aquellos servicios que te lo permitan.

Trae tu propio dispositivo, pero nada de “nubes de otros”

Ha dado bastante que hablar la prohibición de usar Siri por parte de IBM a sus empleados, pero el caso es que ni es la primera (la propia IBM no permite Dropbox o iCloud) ni será la última vez que veamos una fuerte tensión entre los empleados y el departamento de TI a cuenta de qué se puede utilizar.

Hasta cierto punto la batalla del “Trae tu propio dispositivo” está acabando con victoria por parte de los empleados que quieren utilizar su gadget del mercado de consumo en el entorno profesional, pero con “las nubes” la decisión se antoja más complicada. En el día a día de la relación con algunos profesionales de otras compañías abundan los “te lo pasaría por Dropbox, pero no me dejan” o “no podemos subir esto a Google Docs por seguridad”… justo los mismos síntomas antes de que eso del “BYOD” empezase a calar y a ser aceptado por los departamentos de TI (vía presión de los directivos).

Si para llegar a ese escenario ha aumentado la adopción de algunas tecnologías (sobre todo virtualización del escritorio), para el tema de las nubes la solución parece algo más complicada: respecto a la nube las compañías tienen tres escenario, rechazarla, aceptar las “nubes privadas” y aprovechar las nubes públicas pero con muchas garantías de seguridad. En ninguno de ellos están todavía los Dropbox y compañía, lo que debería ser una oportunidad para el proveedor de la propia empresa.

En todo caso, creo que en esta pelea los de TI van a dar guerra. Una cosa es que un directivo quiera usar su iPad para leer el correo del trabajo y otra que se pasen los documentos privados a los servidores de un tercero. Quien sea capaz de dar una buena solución de consumo y empresarial con una solución en la nube probablemente gane muchos puntos en los próximos años.