Lo de «economía colaborativa» se merece todos los premios de marketing que pueda ganar

Piso Airbnb

Afirma Versvs

Pese a lo que mucha gente suele pensar, Uber y BlablaCar solamente difieren en cuanto al tipo de trayecto que introducen al mercado de transportes (corta distancia y con horario no previsible, algo tipo taxi, frente a media distancia o larga distancia organizado con planificación previa, más como un autobús o tren intercity), pero son idénticos en cuanto a lo que hacen respecto del sistema de transporte público de una ciudad: habilitan como transporte de pago a vehículos y prestadores que antes no formaban parte de ese ecosistema empresarial

De forma que la economía colaborativa no es ni más ni menos colaborativa que la de toda la vida. Lo que conocemos como economía colaborativa tiene en común que son sistemas con la audacia suficiente para concebir como comerciables bienes con los que nadie jamás ha comerciado antes.

Hay un punto (en otros no tanto) en el que no puedo estar más de acuerdo con José, cada vez que leo o escucho «sharing economy» o «economía colaborativa» para referirse al alquiler menos regulado no hago sino sorprenderme con lo bien que han hecho marketing alrededor de lo abierto, desintermediado y el compartir.

5 comentarios en “Lo de «economía colaborativa» se merece todos los premios de marketing que pueda ganar

  1. Ha estado muy bien el amigo Jose. No le veo nada «malo», pero en muchos aspectos, es economía sumergida revestida de neojipismo colaborativo. Y eso tampoco lo veo mal, pero no exageremos con los términos. Airbnb hace algo muy parecido a lo que hacía couchsourfing, pero en plan «bien»: con casas enteras y dinero de por medio.

    De todas estas cosas la más colaborativa me parece blablacar: se aprovechan trayectos ya existentes, al fin y al cabo. Es más eficiente. Y Uber es liberalizar el sector del taxi a la fuerza (no necesariamente malo)

  2. Al hilo:
    «Es un error pensar que la economía del compartir, como afirma Jeremy Rifkin en su libro más reciente La sociedad del coste marginal nulo, anuncia el fin del capitalismo, una sociedad global, con orientación comunitaria, en la que compartir tiene más valor que poseer. Todo lo contrario: la economía del compartir conduce en última instancia a la comercialización total de la vida».
    http://elpais.com/elpais/2014/09/22/opinion/1411396771_691913.html

Los comentarios están cerrados.