El problema de carga de móviles y más gadgets: estandarización + tecnología

Duracell Mygrid

Estas vacaciones están sirviendo para constatar que la “gadgetización” de nuestras costumbres lleva aparejada el transportar un montón de cargadores, incompatibles entre sí en su mayoría, y que no hacen sino añadir complejidad en una muestra clara de ineficiencia: por cada nuevo cacharro se adquiere un nuevo cargador, que aumenta el coste y tiene impacto medioambiental. Al final tenemos que lo normal es que una familia se vea con varios móviles, alguna cámara, tal vez un portátil y, en algunos casos, hay que sumar el libro electrónico o el tablet. Ante esto hay dos vías de desarrollo de soluciones, la estandarización en las conexiones de los cargadores y el desarrollo de soluciones basadas en nuevos dispositivos.

En el primer frente tenemos la decisión de la Unión Europea de que Micro USB sea la conexión de cargador para móviles única en 2012. Esto nos debería llevar a que a medio plazo podamos tener un mercado razonable en el que teléfono y cargador se venden de forma separada, con ahorro de costes y de impacto en el medio ambiente. A corto plazo probablemente los precios no sólo no bajarán sino que subirán: varios son los fabricantes que tendrán que invertir en adaptar sus modelos al estándar Micro USB.

En el otro lado de las posibles soluciones, llevo unas semanas probando Duracell Mygrid, una especie de “plancha” para “tostar teléfonos” cuyo mayor valor es disminuir la complejidad de carga de móviles en los hogares. La idea es poder cargar hasta cuatro terminales a la vez por el proceso de conducción eléctrica, simplemente dejándolos sobre la tostadora. Como la mayoría de móviles y dispositivos no están pensados para ser recargados de esta forma (por ejemplo, la Palm Pre sí que lo está), al Duracell Mygrid le acompañan una serie de fundas adaptadoras que funcionan con iPhone y con algunos modelos de Blackberry, así como de adaptadores para modelos con miniUsb y microUSB. Funciona bastante bien, aunque en términos de precio se dispara con la diversidad: son 30 euros por cada adaptador por los 40 euros que costará la “tostadora” cuando salga a la venta en Octubre. Chica geek tiene un análisis con un montón de fotos para hacerse una idea.

Los comentarios están cerrados.