Los Mp3blogs expulsados de Blogger

Google anda cerrando blogs en Blogger con enlaces a descargas de discos, los «Mp3blogs» que mucha gente suele utilizar para estar al día de las novedades musicales… y bajárselas. Algunos clásicos en el panorama independiente en en español como Una piel de Astracán ya han sido dados de baja, mientras que otros se ponen la venda antes de la herida y migran a otras plataformas, como La banda sonora del día a Tumblr o me tienes tú contento… a Facebook. Como explican en The Guardian se trata de una postura «global», afectando a los «Mp3blogs» más conocidos internacionalmente.

Las formas en que Google está actuando quizás sean discutibles, en el blog oficial de Blogger explican como han pasado de «notificar y esperar la retirada» a «cerrar cuando hay muchas quejas» sobre un blog y comprueban que sistemáticamente ofrece descargas sin poseer los derechos. Y, aunque esas formas sean discutibles, el fondo creo que no lo es. No lo digo porque los editores de estos Mp3blogs se estén lucrando – la mayoría no tiene publicidad y tienen una verdadera vocación por hacer descubrir grupos a sus lectores – sino porque es razonable que si ofreces enlaces a descargas las hagas desde tu propio servidor y que un servicio gratuito tenga entre sus condiciones no tener que cargar con posibles responsabilidades legales. Máxime cuando ese servicio sí se está lucrando con publicidad.

No creo que se trate de un problema de libertad de expresión, sí de un acuerdo razonable entre quien ofrecer un servicio gratis y quienes lo utilizan con unos términos y condiciones. Sigo a varios Mp3blogs, me gustan, de hecho me gustaría que tuviesen una forma razonable de seguir haciendo lo que hacen: dar a conocer músicos. Pero que un tercero – Google, que para nada es un santo, el cierre viene derivado de los acuerdos que necesita para mantener la música en Youtube – esté obligado a alojar los enlaces a descargas de forma gratuita no es un razonable.

También lo están discutiendo en Je ne sais pop

Los comentarios están cerrados.