Los detectives salvajes en el Kindle

Roberto Bolaño, detectives salvajes

Habemus Kindle. Servidor, aunque haya hablado mucho sobre el libro electrónico en el blog y disfrute del Papyre desde hace más de un año, continuaba con reservas respecto a la transición. Ya me costó comprar libros por internet, porque uno colecciona manías alrededor de los libros, me gustaba ver cómo están construidos, en qué lugar colocaban el número de la página y, sobre todo, olerlos. Nada huele como un libro nuevo recién abierto, aunque para José Luis sea una pérdida menor. Pero los tiempos fueron cambiando, como Raúl, cada vez leo menos – lejos están aquellos tiempos de dos libros por semana de mi adolescencia – y cada vez uno es más pragmático, menos romántico con la literatura y con todo en general.

Hay muchos lectores de libros electrónicos, pero quien ya tiene la vitola de ser el asesino del objeto-símbolo de la cultura en los últimos siglos es el lector de Amazon. Y por eso quería tenerlo, porque a pesar de todo lo comentado sobre Kindle, de todos los motivos racionales para descartarlo en favor de otras opciones, la transición a lector de libro electrónico pasa más por cuestiones más personales: el tacto, el «feeling», una suerte de relación fetichista con los libros. La prueba de fuego ha sido leer una de mis novelas predilectas de los últimos años, Los detectives Salvajes, de Roberto Bolaño (en la foto), un texto y unas obsesiones – el fin de la juventud y el amor por la literatura – a las que tenía pendiente regresar. No hay mejor libro para poner a prueba estos artefactos, una mirada desasosegante a las luchas y pasiones juveniles, con una estructura narrativa que me deslumbró en su momento. El resultado no ha podido ser más decepcionante, me ha cautivado, emocionado y deslumbrado como pocas relecturas han sido capaces, la filia por los libros físicos quedará en mi caso en un recuerdo más de la adolescencia.

No he comprado el libro en Amazon, de hecho creo que es algo que no haré a menudo. No se compran libros para Kindle en Amazon, se consigue el permiso para leerlos, es imposible cederlos a otra persona, compartirlos. Tengo a gala no prestar nunca libros – otra manía – pero me gustaba ser antipático con este tema, Kindle otorga una excusa que lo estropea. El PDF de «Los detectives salvajes» circula por cientos de sitios y redes, los protagonistas del volumen nunca hubiesen dudado en descargarlo y hacerlo circular, aunque el que se encuentre en mi biblioteca debería eximirme de las acusaciones de burgués acomodado y roñoso.

No hay consideraciones sobre la tecnología esta vez. Sólo dos apuntes más: es probable que soportemos mejor las restricciones, el control, en la literatura que en la música porque tienen un espacio muy diferente: sigo escuchando discos de hace 15 años, pero me sería muy costoso volver a los libros de aquella época. Deberíamos empezar a despedirnos no sólo del papel, de su olor y su espacio, también de la cultura de la posesión, algo cada vez más evidente en todos los «productos culturales». El sentimiento de pertenencia de un fichero MP3, de un libro en PDF, de una película en MKV ya distaba mucho del que suscitaban sus soportes físicos; en los próximos años con los Spotifys, Youtubes y Kindles el proceso se acelerará, dejamos la cultura de la posesión para abrazar la cultura del acceso. Cuando le compro los primeros cuentos a mi hijo, cada vez tengo más la certeza de que cuando sea mayor y eche un vistazo al entrar en su habitación, no encontrará los libros que nos recuerdan quienes somos y qué lugar ocupamos en el mundo.

36 comentarios en “Los detectives salvajes en el Kindle

  1. Llevo ya mucho tiempo leyendo sobre el kindle y creo que no voy a poder evitar probarlo. Hasta ahora no me había convencido ninguno de los artículos sobre Kindle pero supongo que ésto ha sido lo definitivo: «Deberíamos empezar a despedirnos no sólo del papel, de su olor y su espacio, también de la cultura de la posesión, algo cada vez más evidente en todos los «productos culturales».

    Enhorabuena por el post.

  2. Muchas gracias Emili, creo que apuntes bien: la visión de la vida y del mundo de la generación preinternet (vivir en la misma ciudad, trabajar en lo mismo) frente a los cambios que están sucediendo

  3. Entre este post y el de Thinkwasabi (@bertop) cada día me entran más ganas de comprarme este chisme. Además hablas de uno de mis libros preferidos, guau!. Yo opino también que algunos libros incluso habiéndolos ya leido te gustan tenerlos en tu estantería, es como muchas de las series de television que veo «online» y acabo comprándolas porque me gusta tenerlas a la vista.

  4. No he podido estarme de leer post y responderte que, a titulo personal, he probado de leer en PDF puesto que me gasto un parte importante de mi «soldada» en libros, y no es lo mismo. Nunca será lo mismo. El placer de pasar página, el placer de tener una portada, de hacer la colección de una saga en tapas duras o con las mismas ilustraciones, tanto da. Creo que todo esto en mi prevalecerá por muchos años puesto que es el «valor añadido» que te da no te lo dará jamás un ebook.

    No sé, es una opinión personal pero creo que el arte de la lectura no sólo es el hecho de leer sino el de conservar, mimar y cuidar un valor preciado que es el libro 🙂

    Y esto te lo dice uno que cuando se imprime los manuales de phyton, los imprime y los encuaderna xD Saludos!

  5. Si, si, muy emotivo y muy bonito, sin duda, pero no lo acabo de relacionar con el centro de la cuestión ¿por qué el Kindle? Ni siquiera la posibilidad de leer en PDF lo sustenta porque, sin conocer que posibilidades aporta el Kindle para la lectura de este formato, se trata posiblemente del peor para usar en un libro electrónico ya que no ha sido concebido para este uso. FB2, ePub o mobipocket son mucho, mucho mejores y para los tres existen innumerables convertidores desde PDF. Y todos ellos los soporta el Papyre/Hanlin… Vi el Kindle el año pasado en Nueva York y fue lo que me faltaba para acabar de decidirme a comprarme un Papyre: no me aporta nada nuevo sobre este y si un montón de «esclavitudes» por las que me niego a pasar.

  6. Lo imprimir los manuales me ha llegado 😉

    El papel da una experiencia superior, además del sentimiento de pertenencia… aunque sospecho que será algo que puede que quede para un público minoritario, el dispuesto a pagar bastante más por dicha experiencia

  7. Jajaja, ya te vale Jose María, yo estoy en que 2666 es una novela total… vamos, creo que soy muy bolañista: suelo frecuentar a escritores que abundan en un par de obsesiones, de hecho tuve una época intensa de Javier Marías

    En cuanto al cacharro, no tengo argumentos para contrarrestar el tuyo: el modelo de libro que plantea Amazon con Kindle resulta en todo regla peor que el del libro tradicional y el de otros dispositivos. Sospecho que las limitaciones por DRM se van a soportar mejor en los libros que en la música en general, eso sí.

  8. «dejamos la cultura de la posesión para abrazar la cultura del acceso»: totalmente de acuerdo. De alguna forma todavía no expresada, se generaliza una nueva cultura nómada: teléfono móvil, deslocalización empresarial, movimientos migratorios masivos, viajes organizados y cruceros, Bolonia…
    Enhorabuena por el post

  9. Hola a todos.
    He llegado a este blog buscando información sobre Kindle y os agradecería si me podéis ayudar.
    Tengo desde hace meses el Papyre y no puedo estar más contento. No es por nada en especial, pero en los últimos tiempos la mayor parte de los libros que leo son tochos de alrededor de 1000 páginas (2666 entre ellos: yo también soy bolañista) y es bastante más cómodo. Estoy de acuredo con todo lo que comentais del fetichismo del libro como objeto, pero es algo a lo que nos vamos a tener que acostumbrar.
    De cualquier forma, me temo que tarde o tempramo tendré que plantearme hacerme con un Kindle, sobre todo porque hay muchos libros que sólo puedo conseguir en Amazon (además del tema del precio, que no es poco).
    Bien, ahí van mis dudas
    Si tengo archivos en pdf o incluso en el formato de Kindle (se pueden generar con el Mobipocket), los puedo pasar directamente del PC al Kindle o, como me ha parecido leer, hay que enviarlos por mail a una cuenta de Amazon y ellos te lo mandan como si de un libro comprado se tratara?
    Gracias

  10. Hola, José María.
    He leído en tu post que tienes un Papyre y que que has podido compararlo con el Kindle. Yo tengo un Papyre y estoy muy satisfecho, sobre todo desde que le instalé la última actualización y puedo leer pdfs mucho mejor.
    Sin embargo me estoy planteando hacerme con un Kindle por el acceso que tiene a libros que con Papyre seguro que sería muy difícil acceder. Me refiero a libros más o menos minoritarios, que no se van a publicar en español o que si se publican se hace en papel y mucho más caros y que no se podrán conseguir en webs al uso (te pongo un ejemplo: he comprado en formato Kindle -lo leo en el PC- un libro titulado en español «La cocina y los alimentos», un tocho de casi un kilo de peso y a 45 euros, que me ha costado 18, con aduanas y demás).
    Me gustaría que me contaras tus experiencias porque está claro que al final lo que decide es que te guste, que lo tenga otra gente que conoces, etc. En fin, lo que te imaginas. Pero toda información es buena sobre todo teniendo en cuenta que no es precisamente barato.
    Un saludo y Gracias.

  11. Hola,
    Una duda técnica. ¿Los pdf en general se ven bien? ¿Se adapta bien a la pantalla? Lo pregunto porque tengo el Sony Touch Reader y salvo que estén configurados específicamente para libro electrónico, el resto que suelen venir en A-4 y con texto que no «refluye» no son cómodos de leer.
    En mi caso y salvo esta decepción con los pdf «genéricos» estoy maravillado con los libros electrónicos. Y en mi caso, sí es cierto que se lee más rápido y a la vez concentrado, dicen que por el efecto de tener la vista fija al pasar de página.
    Un saludo.
    JJJ

  12. No, la mayorías de las veces los PDF no ofrecen una buena experiencia, es un formato que no está pensado para este tipo de pantallas….

  13. Que buen post. Tengo el Kindle y puedes meter y sacar contenidos al disco duro,por lo tanto puedes «prestar» ebooks a otras personas y compras la propiedad. Para borrarte un libro ahora tengo que tener el 3g activado, aparte de que hago copias de seguridad en el PC.
    Los Pdf en el Kindle se leen mejor o peor depende del PDF, siempre puedes convertirlo gratis con el mail de Amazon.
    ¿Para cuando ebooks en Español nuevos en Amazon?

  14. Puedes pasarlos desde el PC también sin problemas. Recomiendo también mucho echar un vistazo a un gestor como Calibre 😉

  15. En esta sociedad del consumo virtualizada, se aplica el socialismo cada que conviene y damos valor a un producto que no existe físicamente el mismo valor que a lo tangible, eso seguirá hasta niveles que no me atrevo a considerar.

    Si Kindle ha tenido éxito siendo en B/N imaginemos lo que sucederá cuando las revistas vean factible el pasarse a lectores de libros a todo color.

  16. Los detectives salvajes es el segundo libro que leí en el Kindle, luego de Tokyo Blues de Murakami, siempre recordaré a ambos por que hicieron la transición del papel a la pantalla de tinta electrónica, pero fue recién con los detectives que sentí a pleno las ventajas del ebook. Además que aquí conocí a Bolaño, entrañable y grandísimo creador, lloro su partida tan prematura.

Los comentarios están cerrados.