La prensa española contra Google News

Kiosko de prensa

Un clásico que renace en versión española, editores de periódicos contra Google News, con amenaza de querella sobre la mesa (El economista). En el debate en sí no hay muchas novedades, las mismas voces señalan que quien no quiere salir en Google puede conseguirlo con facilidad y que éste manda tráfico a los medios, algo por lo que deberían estar agradecidos… personalmente, sigo comprendiendo que no lo estén.

Google no es el amigo de los medios, es un intermediario que actúa en beneficio propio. Un día integra la cartelera y empieza a utilizar su posición dominante en el mercado de las búsquedas para entrar en servicios y contenidos. Los medios están acostumbrados a intermediarios – los distribuidores físicos – que no cambian el modo de hacer negocio de sus ingresos sino que comisionan. Pasar a un intermediario-interfaz con el usuario, que se lleva gran parte del negocio de la publicidad (no directamente en Google News, pero sí en el buscador) y que por criterio propio reparte el tráfico es algo que no se debe digerir bien, es comprensible que no estén felices con la situación.

Y hasta ahí llega la comprensión en la batalla de editores contra Google News, si los usuarios deciden utilizar un agregador o cualquier otro intermediario ante los contenidos es porque les aporta valor. Puedes decidir lo que prefieras, pero en una internet en la que existen Google News y Menéame y tienen tráfico, es mejor salir en ellos lo máximo posible que no salir. A abundancia de contenidos, pensar en un modelo de lector de periódico de toda la vida, que lee todos de una misma fuente, no es realista y puedes acabar luchando contra los enlaces a tu web con la excusa de que tal web te coge un extracto. La pelea al final no es contra tal o cual agregador, es ante la imposibilidad de repetir el mismo modelo del siglo XX en lo que a dominar la relación con el usuario y el reparto de la tarta publicitaria se refiere. No creo que los editores tengan razón – si exceptuamos casos que empiezan a rallar el abuso de posición dominante – pero es comprensible que no estén felices con el cambio.

Relacionado: Las publicaciones ante los intermediarios que agregan.

Imagen de Carlos Carreter.

Los comentarios están cerrados.