La multitud que quiso investigar un crimen y fracasó

multitud crowdsourcing

Tiene James Surowiecki un libro titulado Cien mejor que uno que, además de ser considerado el precursor intelectual del crowdsourcing, es bastante a menudo malinterpretado.

La tesis que defiende en él es que, bajo ciertas condiciones una multitud de individuos independientes entre sí pueden ofrecer una mejor solución que un experto en la materia cuyo problema se aborda. Surowiecki aporta bastantes casos que ilustran su teoría, además de intentar justificar por qué se producen: desde la eliminación de sesgos de individuos o pequeños grupos en los que unos se influyen a otros hasta la apertura a una mayor diversidad inalcanzable por las organizaciones cuando tienen que resolver las cuestiones sólo con sus propios recursos. Lo que no afirma es que siempre la «multitud es inteligente» o que siempre ofrecerá mejores soluciones, algo que la breve historia del crowdsourcing se ha encargado de verificar.

Reddit, 4chan y el crimen terrorista de Boston

Sobre el caso de Boston y las «investigaciones» realizadas por individuos dentro de comunidades como Reddit o 4chan hay varios análisis que han intentado documentar lo sucedido. No hablo del crimen en sí, sino de cómo a través de los vídeos y fotos disponibles, miles de personas se dispusieron a intentar señalar a los culpables y a distribuir su identidad como sospechosos.

Fast Company, BBC, The Atlantic o Inc.com son algunos de los que, con más o menos generosidad, trazan el relato de un fracaso, el de la multitud que quiso resolver el crimen de la misma forma que construyen teorías conspiranoicas: discutiendo en foros sentados delante de un ordenador, pero con una diferencia notable, esta vez se buscaban culpables de un acto terrorista y se señalaba a los sospechosos con los cuerpos de las víctimas todavía calientes y una sociedad conmocionada, temerosa y enfurecida.

A los conspiranoicos es fácil detectarlos y lidiar con ellos. Su modus operandi consiste habitualmente en invertir la carga de la prueba: ellos defienden una interpretación o historia contraria a la comúnmente aceptada pero en lugar de demostrar que tienen razón se dedican a trasladar esta labor a los demás. Si fuese verdad que el hombre fue a la luna ¿cómo es que hay una sombra en el pie de esta foto del astronauta?, si el 11-S es como nos cuentan ¿cómo es que tal o cual persona no fueron ese día a las torres gemelas?, ¿acaso vamos a creer lo que dicen los gobiernos? Su recorrido al final es corto, construir dos o tres conjeturas más o menos verosímiles, no demostrar nada y confiar en que quienes dominan el tema no recorren todo internet resolviendo este tipo de conspiraciones.

Mi impresión es que en esta nueva fase de «investigación proactiva», en la que no sólo se dedican a negar las versiones oficiales, los mecanismos y personajes son los mismos: desconfianza en los organismos e instituciones (incluida la prensa) y refuerzo mutuo en comunidades donde se sienten aceptados e integrados, favorecidos por el hecho de que los procesos de foros y comunidades a menudo dan más visibilidad a quienes son más activos… y este espécimen suele estar tan motivado con su causa que dedica grandes esfuerzos a que tenga influencia.

Aquí me gustaría hacer una salvedad, es imposible – e indeseable en mi opinión – concluir algo a partir de la efectividad en un caso. No creo que podamos saber si el crowdsourcing va a ser poco, mucho o nada efectivo a la hora de investigar crímenes en los que hay gran parte de la información pública. De hecho, las propias autoridades en numerosas investigaciones han buscado la «colaboración ciudadana», ya sea por la vía de intentar identificar a alguien de quien se tiene un «retrato robot», de encontrar a fugados – es más, en este caso parece que fue un ciudadano quien encontró al único presunto terrorista que ha sobrevivido – o de aportar pistas a investigaciones.

¿Y si hubiesen acertado?

El núcleo del debate no debe estar en la efectividad porque, por muy poco eficiente que sea el proceso de crowdsourcing de una investigación policíaca, siempre puede tener cierta tasa de acierto. ¿Y si en este caso las multitudes congregadas en Reddit o 4chan hubiesen dado con los que realmente cometieron el atentado? Pasaría que las externalidades del proceso hubiesen escapado de la mayoría de análisis y habríamos aprendido la lección incorrecta.

Estas investigaciones paralelas por multitudes en internet no son criticables porque no sean efectivas – insisto, de un caso no sacaría esa conclusión – sino porque tienen externalidades contra las que llevamos siglos legislando. La distribución de la identidad de sospechosos que apuntaban desde Reddit o 4Chan realizada por una segunda oleada de ciudadanos – estos no ya «investigadores» sino repetidores del mensaje que habían cocinado los primeros – e incluso por algún medio «tradicional» como New York Post derivó en una situación a todas luces indeseable: individuos señalados e identificados como terroristas con poca o nula base para ello, con toda la información que se podía encontrar en internet sobre ellos compartida y sin posibilidad de protegerse o defenderse.

El daño por el miedo y la pérdida de reputación sufridas es algo que los «investigadores ciudadanos» no tienen en cuenta: por un lado se considera asumible en pro de un bien mayor (resolver un caso de terrorismo, que sea uno el que participa en ese acto heroico), por otro no vislumbran que tengan que responder del mismo, se sienten protegidos por el semi anonimato de internet y su pertenencia a la colmena.

Por eso, creo que no se trata sólo de que la multitud quiso investigar un crimen y fracasó, sino de que los procesos garantistas, las limitaciones a las fuerzas del orden, la protección de la identidad y datos de sospechosos saltan por los aires. Aunque hubiesen acertado, los costes sociales que produce el proceso de «investigación vía crowdsourcing» son inasumibles si no queremos acabar en una sociedad basada en la delación injustificada, el linchamiento público y la irresponsabilidad respecto a lo que comunicamos en la red.

11 comentarios en “La multitud que quiso investigar un crimen y fracasó

  1. Te doy toda la razón. Gracias por analizar este caso desde el punto de vista del daño que se les puede causar (y se ha causado) a las personas señaladas como sospechosos, sin casi ninguna posibilidad de defensa frente a tales acusaciones.

    Y lo que dices es cierto… De haber acertado…

    Asusta.

  2. A propósito de esto, en Reddit recuperaron un corto documental genial del New York Times: El hombre del paraguas. Delación injustificada antes de las redes sociales.

    Yo he estado siguiendo la caza de brujas en Reddit, ha sido lo más increíble que ha pasado en Internet en mucho tiempo; tengo hasta jet lag. Pero las comunidades más implicadas estaban moderadas por gente sensata (el subreddit dedicado a buscar sospechosos ya está borrado) y sólo los usuarios que tenían algo inteligente que decir conseguían visibilidad. Más que linchamiento como tal era una base de datos de fotos y observaciones (dónde explotaron exactamente las bombas, de qué color era una de las mochilas) de la que bebió toda la prensa. La peligrosidad estaba en las pocas luces de esos «repetidores» que mencionas.

    Lo patético fue el tema de Sunil Tripathi. En el enlace que pones a The Atlantic lo explican: alguien se inventó que la policía lo acababa de mencionar en la radio y explotó todo. Le sumas gifs como éste y la pasión de la naturaleza humana, y la hemos cagado. Pero el dolor de la familia de Sunil debe de ser comparable al que sienten los familiares de Krystle Campbell que también gracias a Internet tienen acceso permanente a las fotos más gore de su muerte.

    En fin, sé que la intención del post no era entrar en detalles sobre Boston, pero ya que que pasaba por aquí lo comento.

    1. yo seguí el tema más por twitter donde soltaban los enlaces a reddit, 4chan… creo que al final toca asumir algunas cosas, que el tiempo de estos entornos es el de la información no verificada, el rumor, la confusión y eso obliga a tener la guardia muy alta porque lo natural es ir creyendo lo que lees

  3. «bajo ciertas condiciones una multitud de individuos independientes entre sí pueden ofrecer una mejor solución que un experto en la materia cuyo problema se aborda»

    Ya, claro. Nos estamos dirigiendo hacia un mundo donde se empieza a dar una peligrosa credibilidad a las masas en temas para los cuales simplemente no están cualificados. Surowiecki habla de «ciertas condiciones» y éste parece ser el punto que la mayoría de la gente no ha asimilado aun. Pero lo harán, que no cunda el pánico. Internet ha dado voz a las masas, y lo ha hecho sin ningún tipo de control. Es en esta fase embrionaria de cualquier avance importante para la humanidad donde los pros y los contras se manifiestan con mayor intensidad. Ahora nos excitamos porque ante un suceso como el de Boston, los internautas se ponen a jugar a detectives en un esfuerzo loable pero dentro de un tiempo este tipo de actitudes dejarán de estar de «moda» o puede que todo lo contrario, se acentuarán, pero entonces seguramente, estarán regulados por los propios protagonistas mucho antes incluso que por los propios gobiernos. También nos escandalizamos porque se han señalado a gente inocente como presuntos delincuentes, pero puede que dentro de no mucho lo normal sea que te señalen el menos dos o tres veces en tu vida… y la gente lo verá tan normal y la cuestión ofenderá tan poco como que ahora te graben en la calle, algo que hace 30 años habría sido calificado de una violación del derecho a la intimidad. El mundo está cambiando y Internet está poniendo de manifiesto que existe una nueva realidad. Podemos intentar encorsetar lo que está por venir en nuestras costumbres tradicionales o intentar regularlo para que podamos vivir de forma honesta y digna. Lo que la Historia ha demostrado infinidad de veces es que la vida se abre camino. Y Internet es vida, un nuevo ser vivo, un desierto enorme al que no se le pueden poner vallas.

    ¿Que Manolo el albañil quiere jugar a ser detective? No podemos evitarlo ni reprimirlo, Manolo tiene derecho a soñar. Lo que tenemos que enseñarle a Manolo es a realizar un buen uso de la tecnología. A Manolo le dejamos conducir un coche con el que si quisiera, podría atropellar a alguien, pero no lo hace…¿no? Bueno, pues con Internet pasará lo mismo, se irá regulando y la gente irá aprendiendo. La mayoría de la gente no sabe aun ni porqué un cuerpo se acelera cuando cae al suelo, no pretendamos que comprendan en dos días la implicaciones de lo que hacen en «Intenné»… Cada cosa a su tiempo, aunque este tema debería de empezar a tomarse en serio, en eso estoy de acuerdo.

  4. Dices: «por un lado se considera asumible en pro de un bien mayor (resolver un caso de terrorismo, que sea uno el que participa en ese acto heroico), por otro no vislumbran que tengan que responder del mismo, se sienten protegidos por el semi anonimato de internet y su pertenencia a la colmena.»

    Y si cambias «Internet» y «colmena» por «Estado» y refieres al texto a la tortura que se practica en algunos estados democráticos… sirve lo mismo. El argumento de los torturadores a sueldo de gobiernos democráticos (o no) es ese mismo: evitamos un mal mayor. Y por eso nos cargamos derechos humanos y las garantías legales que los protegen –y por las que ha muerto tanta gente en tantos años de luchas.

    Excelente artículo. Gracias.

  5. Yo personalmente creo que hay una saturación de información y divulgación que podría volver loco hasta al más sensato. No quisiera resultar frio, me importa bien poco cómo ha pasado o ha dejado de pasar el tema de Boston, quién o quienes hayan hecho tal locura o cuantos, cómo o cuándo han muerto quienes y por qué… se podría decir que la ignorancia hace la felicidad? a mi sinceramente me ha dado vergüenza este «intento» de alarde de las redes sociales, señores, dedíquense a lo suyo que para investigar ya hay profesionales.

    1. A mí estas ideas represivas tipo Un mundo feliz me dan un poco de miedo, mucho más romántico sería un mecanismo para que la gente aprenda la eficaz técnica del escepticismo. Un poco de escepticismo serviría, además de para poner en duda a unos chavales investigando un crimen, para frenar cosas más importantes, como la industria del phishing, los SMS premium, los nigerianos del eBay… Yo creo que es cuestión de tiempo, al igual que en el Mundo Real ya no aceptamos caramelos de extraños, algún día en Internet seremos más escépticos.

      1. Más bien mis palabras de «un mundo feliz» se acerquen más a la idea de escepticismo global que a una idea represiva. Lo de la represión parece ser el término comodín para que todo el mundo sepa todo de todos en cualquier momento, pues entonces tendré que confesar que me va la represión, porque me importa bien poco, como comentaba antes, toda esa avalancha de detalles sobre un hecho que sinceramente también me importa bien poco.

  6. Querido Antonio Ortiz, o eres un perfecto desinformador, o un perfecto desinformado.

    Al tiempo amigos.

Los comentarios están cerrados.