Kazaa condenada en Australia

KazaaTodo apuntaba a una condena para Kazaa en Australia tras que se desvelara que Kazaa almacena las canciones que se descargan sus usuarios y con la noticia de que sus activos fueron bloqueados en previsión de una condena que implicara indemnizaciones. Así el tribunal ha dado la razón a Sony BMG, EMI, Warner Music y otras discográficas en su demanda contra Sharman Network al enteder que este software por permitir a sus usairos violar las leyes de copyright australianas (vía Searchenginejournal, también en News.com).

Además del noventa por ciento de los costes judiciales de las compañías de discos, los responsables de Kazaa en Australia tendrán que modificar su software si quieren seguir con su actividad. Estos cambios son básicamente incluir un filtro de palabras reservadas o hacer que el buscador de Altnet que incluye Kazaa devuelva resultados únicamente de canciones con permiso para ello por los dueños de sus derechos. El uso de los filtros que impone el juez va a ser de dudosa eficacia por otro lado, y habrá que observar si deriva en un perjuicio para el intercambio de contenidos no restringidos por su licencia. De momento el tema de la indemnización a las discográficas no se ha resuelto, pero vista esta sentencia la cifra puede llegar a ser espectacular.

El juez justifica la sentencia afirmando que Sharman Networks ha incluido exhortaciones a los usuarios de Kazaa a inrementar el número de canciones compartidas y a «unirse a la revolución contra las discográficas», que aunque no apunta directamente a violar las leyes del copyright, en una audiencia joven puede llevar a pensar que «es cool saltarse las restricciones del copyright».

La justicia australiana toma así una postura similar a la de la sentencia Grokster, con alguna referencia al caso Napster (no desconoce Kazaa del todo lo que se comparte en su red), pero derivando en una sentencia que hace responsable a Kazaa del contenido que se comparta en su red. Convierte al software de intercambio en el policía que vela por el copyright de las canciones que con él se comparten. Con cierta confusión en la justificación, el incitar se diluye en un «permitir» como causa de la condena.

Actualización: Como era de esperar, Sharman Networks va a apelar la sentencia. Su portavoz intenta destacar la parte que les favorece (se han rechazado los cargos por conspiración y violación de la ley de comercio), mientras que las discográficas cantan victoria y afirman que esta sentencia tendrá un «alcance global» (vía ZdNet).

Los comentarios están cerrados.