Islandia y la crisis como ejemplo del problema de sentido crítico con la información en internet

Hace unos días llegué a este artículo de Baldur Bjarnason a través de JJMerelo y Galli; un poco más tarde en Ciencias y cosas han ampliado y aumentado la evidencia sobre la misma tesis: de lo que se comparte y cuenta sobre cómo Islandia “ha salido de la crisis” (más o menos que no pagando la deuda, no haciendo caso al FMI y sus recortes y metiendo en la cárcel a banqueros resolvieron todos sus problemas) a la realidad hay inmensa diferencia.

Me sirve para insistir en una de los temas que más me preocupa / interesante actualmente: el sentido crítico con la información que recibimos y redistribuimos en la red. Como otras veces, sólo insistir que no hay que creerse nada que no venga con links para contrastarlo, sobre todo las imágenes eslogan, especialmente con los mensajes que nos digan lo que queremos oír.

2 comentarios en “Islandia y la crisis como ejemplo del problema de sentido crítico con la información en internet

  1. Me parece Antonio que el grado de experiencia del usuario en los medios digitales también es un factor a tener en cuenta, aparte del sentido crítico. Muchas personas son menos escépticas usando Internet que cuando se mueven en otros ámbitos, o al contrario. Vos qué pensas?

  2. El sentido crítico de la información ( y su falta) es… tan viejo como la historia de lo que llamamos medios. La influencia de la propaganda, la simplificación de la comunicación de masas, el error del ignorante, el error de buena fe (todos creemos que crisis en chino significa oportunidad, pero no es así, y repetimos los memes que damos por hecho) son una constante… inevitable.

    Por eso, nos decíamos, la prensa convencional no son o no eran mejor que los blogs: entendimos como nunca grancias al blogging que la prensa y los informativos en general estaban muy mal escritos/hechos y que millones de ojos mirando (como con el software libre) corrigen mejor los errores: la audiencia sabe más que tú.

    Sin embargo, desde que los bloggers somos bichos raros y hemos pasado al ostracismo del hype, la cultura blogger que insistía en el valor del enlace, la fuente de lo que encuentras y la explicación de tus afirmaciones tan heredera de la forma de organizar el conocimiento académico tan propio de los fundadores de la red y sus herramientas, ha desaparecido.

    Como tantas veces recuerdas, pensamos que la identidad digital sería un blog. Bueno, no lo es. Triste cuando ves que nuevas generaciones piensan que About.me es el sitio para recogerla (tíos que son “enteraos”) y el valor del dominio propio ha desaparecido de la conversación.

    En conclusión: ese oasis en el que nos empeñamos en enlazar para reconocer y ganar credibilidad, tan propio de lector y autor “inteligente” y que no es más que una excepción de lo que siempre fue y es la vida cotidiana… ha desaparecido. Los que hacemos estas cosas estamos en ese espacio de la gente que hace cosas que no merecen salir en un telediario.

    Casi mejor.

Los comentarios están cerrados.