El freemium no le funciona a Spotify… todavía

Glasvegas en Spotify

20 millones de euros perdió Spotify en 2009, unas cifras que vuelven a poner sobre la mesa la viabilidad de su modelo de negocio fremium, con usuarios que pagan y otros que tienen gratis el servicio con publicidad. Mirando cifras de ingresos, tenemos que el 60% vinieron de las suscripciones de pago, mientras que el 40% fueron por publicidad. Esto nos lleva a un escenario en que el aproximadamente 4% de usuarios suscritos a Spotify generan la mayoría de ingresos de la compañía. En el lado positivo, los costes de distribución con muy bajos, unos 700.000 euros para una compañía que ofreció «tarifa plana de música en streaming» a siete millones de usuarios en 2009.

Con este escenario, la llegada a Estados Unidos – donde su tasa de conversión de usuario gratuito a usuario de pago debería ser mejor – se antoja como un hito clave en el futuro de Spotify. Las amenazas son claras, las discográficas no quieren streaming de música gratis y hay posicionadas varias alternativas sólo de pago. En todo caso, la industria debería mirar con temor un fracaso de Spotify: son quienes mejor están interpretando la música como servicio como bien cuenta Alejandro Cordón

Los comentarios están cerrados.