Causas y azares 96: nos vamos al correo

powered by TinyLetter

Hace casi un año, en el 12 aniversario de Error 500, preguntaba ¿Y ahora qué?. Sea porque cada vez más el valor del blog se había desplazado hacia la recopilación de enlaces, sea porque lo sugería como una de las posibles respuestas en el formulario, muchos abogaban por trasladar esta experiencia a una lista de correo.

Y eso es lo que voy a hacer, ya está en marcha la newsletter de Causas y Azares, que parte con 50 amigos voluntarios para comprobar que todo funciona bien y un primer número en el que ya no mantengo la versión en el blog (de momento sí que está abierto en la web y se puede leer aquí). A partir de ahora tengo que conseguir escribir algo más a menudo “contenido propio” o… o bueno, que quiero escribir algo más.

Lo del correo no ha sido una elección azarosa. Creo que hay una idea entre quienes somos un poco más “de la vieja guardia de la web” que lo encuentra una especie de refugio en estos tiempos de intermediarios crecientes en el contenido. En español hay varios ejemplos de bloguero que ha añadido la lista de correo como vía de distribución con contenido exclusivo en ella y no sólo como recordatorio de actualizaciones: Manu Contreras con tecnología y el briefing diario, Carlos Magro sobre educación e innovación, David Bonilla y su heterodoxa columna sobre emprendimiento y tecnología o las reflexiones de Eduardo Arcos.

Así que hoy empezamos, el Causas y Azares se pasa al correo y para suscribirte no tienes más que introducir el correo en el formulario correspondiente. De hecho con el cambio de formato me gustaría hacer un cambio de cadencia, no sólo los domingos sino hacerla varias veces a la semana. Veremos.

powered by TinyLetter

PS: sólo yo podía conseguir un typo fenomenal en su primer envío

3 comentarios en “Causas y azares 96: nos vamos al correo

  1. A pesar de ser de la vieja guardia, no acostumbro suscribirme a los Newsletters, principalmente por que terminan siendo ignorados y enviados a alguna carpeta por darle prioridad al RSS.
    Como sea, le deseo la mejor de las suertes, y me suscribiré, por que sus enlaces si han dado buenos aportes.

  2. Pues, a pesar de ser de la vieja escuela, también, no me suscribiré.

    Y el que sea varias veces a la semana, lo hace menos atractivo aún.

    Listas de correo, sí (más que nada por la participación); newsletters…, va a ser que no.

    Sólo he estado suscrito (van desapareciendo) a “unas pocas” (después de hacer criba durante los años) y precisamente eran soportables por su errática periodicidad, lo que las hacía deseables.

    Y no es que el contenido no sea aquí deseable, pero al final las newsletters acaban cansando y en un cajón desastre por la suerte de un filtro, y si se leen, ya es mucho.

    Así que, farewell 🙁

Los comentarios están cerrados.