Weblogs y periódicos gratuitos

Parece que el siguiente paso de los weblogs escritos en castellano va a ser la su adopción por la prensa gratuita. Quien primero hizo el anuncio de su interés en la utilización de bitácoras para hacer editores a los lectores fue el futuro periódico «Qué» de Recoletos y ahora hace lo mismo uno que ya está funcionando como es 20 minutos (vía Tintachina). De entrada parece que el uso de los weblogs que va a hacer cada uno es diferente, en «Qué» hablan de publicar un weblog en el que los lectores escogerán los temas sobre los que se informará, mientras que «20 minutos» se acerca al modelo del «Oh my News» coreano en el que los propios lectores actúan de reporteros.
Sin embargo aún no está demasiado claro en ninguno de los dos casos el funcionamiento concreto. De hecho de la carta al director de «20 Minutos» tampoco puede extraerse directamente que se vaya a tratar de weblogs propiamente dichos. Lo que si parece claro es que va a haber una edición posterior de las noticias a publicar por parte de periodistas profesionales.

El caso de «Qué» es aún más incierto acera del uso que darán al weblog, por lo que comentan se acerca más a una especie de votación de las noticias ¿a través de los comentarios de la bitácora?. En fin, habrá que esperar a verlo en la calle para saberlo.

Hay que señalar que aunque ambos periódicos son de publicación exclusiva en algunas ciudades de España, la participación vía weblogs podría ser interesante para cualquier hispanohablante, sobre todo en el apartado de noticias internacionales.

Quizás sea un poco prematuro hablar del alcance de esta adopción por parte de las periódicos gratuitos de bitácoras. Por un lado es un paso valiente, sobre todo en comparación con los periódicos no gratuitos en los que la adopción de weblogs es apenas testimonial y la participación de los lectores se ciñe a las «cartas al director». Por otro, existiendo tantos buenas bitácoras con licencia Creative Commons que permite el uso de su contenido en algunos casos hasta con fines comerciales, es una vía que estos periódicos gratuitos no deberían dejar de valorar.

En cualquier caso, y se adopten finalmente como se adopten los weblogs, lo cierto es que vamos a asistir a una blogalización de estos medios de comunicación en el sentido que se va a transformar la antigua relación emisor-receptor de la información por otra en la que los «lectores» tienen muchas cosas que contar.

Los comentarios están cerrados.