El ultra portátil cuestionado

Asus Eee PC 1000he

Las cifras de ventas de ultra portátiles del primer timestre del año encendieron las alarmas, los «netbooks» no se salvan del bajón post-navideño y se alinean con el mercado de portátiles tradicionales (Gadgetoblog). Si hace apenas unos meses hablábamos del éxito del ultra portátil, ahora toca reflejar el enfriamiento del fenómeno, no sólo en ventas sino también en satisfacción de sus usuarios y grado de utilización por parte de los mismos.

Javier en Xataka planteaba una explicación detallada del desencanto con los ultra portátiles por parte de muchos usuarios. De entrada tenemos expectativas no satisfechas, en parte debido a confundir un ultra portátil con un portátil barato a secas, cuando implica también renunciar a la potencia de procesamiento mientras se gana en movilidad (a veces también en autonomía) y precio. Si no se acepta esta ecuación, que supone renunciar a mover alta definición, manejar con soltura programas como Photoshop y juegos de última generación, la decepción con el ultra portátil está prácticamente asegurada.

Sigo siendo un fervoroso partidario de estos cacharros y eso que mi experiencia no ha sido precisamente la más satisfactoria. El caso es que soy «del target», viajo a menudo y necesito estar conectado para trabajar, utilizando herramientas web en el 90% de las ocasiones y con la movilidad y la autonomía como prioridades absolutas. En definitiva, un ultra portátil es lo que más se adecua a estas necesidades.

Mi problema ha estado más relacionado con la decepción inherente a ser «early adopter» de una tecnología inmadura, nunca he conseguido ser productivo con el Asus Eee Pc 4G que tengo desde hace más de un año: demasiado pequeño – siete pulgadas – y con un teclado de baja calidad, además de tener escasa autonomía. En definitiva, lo tengo en el salón de casa para conexiones ocasionales.

La generación actual de ultra portátiles es definitivamente otra cosa, mayor tamaño de pantalla (a partir de 10 es donde establezco mi nueva frontera), mejores teclados y mayor autonomía (seis celdas como requisito para la batería) a costa de un poco más de peso y de llevar el precio hasta cerca de los 400 euros. Y en esa generación ando mirando: Asus, Samsung, Dell y Acer tienen propuestas interesantes a las que echar un vistazo para decidirme.

16 comentarios en “El ultra portátil cuestionado

  1. Tengo una asus 1000ha desde hace unos meses, y no puedo estar más contento. Es segunda PC, pero corre tranquilamente con el Windows seven RC, y me permite hacer esas cosas para las que precisamos una compu a mano, pero estando en cualqueir lugar. Es muy cómodo parar en un café a revisar mails, hablar por skype, modificar algo en el diseño de una pagina con DW y subirlo, etc. Realmente muy cómodo.

    Por el otro lado, la resolucion es 1024×600, y realmente apreciaría que sea de 1024×768. Pero no le pediría mucho mas… mientras no pretendan utilizar acad o PS CS4, estas maquinitas son una belleza y muy útiles.

  2. Mi experiencia, sin embargo es muy distinta Antonio. Yo me compré también uno de los primeros que llegó a este país a principios del verano pasado: el AspireOne de 8,9″ y, desde entonces, no salgo de casa sin él. Me lo llevo de vacaciones y lo uso para leer el correo en alguna red wifi descuidada, para descargar las fotos de la cámara y verlas mejor que en el pequeño display de esta o incluso para solucionar alguna emergencia en los servidores de la ONG con la que colaboro. En el día a día, es mi herramienta fundamental para preparar las clases. Me sirve para preparar prácticas para los alumnos, para preparar y lanzar presentaciones, etc. Hay que decir, además, que la mayoría de los equipos de hoy en día se venden sobredimensionados. Salvo quien lo use para juegos 3D, aplicaciones de edición de video o CAD, una máquina de estas va perfectamente. En un Atom con 1 Gbyte de RAM se puede correr perfectamente un Apache con MySQL, estar programando con Netbeans y estar navegando con soltura.

    La autonomía si es un inconveniente real: el mío también tiene una batería de tres celdas y apenas me llega a las tres horas. El próximo vendrá con seis celdas fijo. En cuanto a la pantalla, no lo tengo tan claro. La mayoría de los de 10″ mantienen la misma resolución de 1024×600 que ya tienene los de 8,9″ y así, al menos a mi, no me merece la pena el peso, precio y tamaño adicional. Me lo pensaría con uno de los que alcanzan 720″.

  3. Mejor pantalla táctil tipo iPhone

    Antonio, creo que la siguiente generación se describe fácilmente: un portátil que se parezca a un iPhone (mejor a los similares a iPhone) pero en grande.
    Lo que yo hecho de menos en un ultraportátil es que tenga pantalla táctil y, por supuesto, la autonomía.

  4. ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿que se parezca a un iphone?????????????
    ¿A que te refieres? ¿Un sistema cerrado, monotarea y totalmente controlado por el fabricante?
    Eso para un teléfono está mal, pero para un portátil…

    No gracias. Pantalla tactil sí (que se parezca a un Tablet PC), pero con Windows o Linux (¿Android?), que podamos hacer lo que nos dé la gana.

  5. Estamos hablando sobre todo de hardware
    Creo que al poner «mejor a los similares a iPhone», se ha entendido perfectamente que me estoy refiriendo al tipo de dispositivo que es el iPhone.. y similares (HTC, por ej.), no a su software, es decir: autonomía, pantalla táctil, etc.
    Sobre el software, por supuesto que si se trata de un «Ultraportátil» tiene que ser capaz de correr cualquier sistema operativo Windows o Linux, y yo prefiero (y soy usuario) de este último.

Los comentarios están cerrados.