Youtube y el negocio con la cabeza de la larga cola

youtube XL

Youtube añade la posibilidad de añadir publicidad a los grandes hits y compartir ingresos con sus creadores. Si hasta ahora teníamos a los partners (en España desde más de un año) con los que llegan a acuerdos para comercializar todo un canal, la idea ahora es conseguir poner en valor la cabeza de la larga cola, de forma que si un vídeo consigue un éxito descomunal, puedan comprobar que quien lo subió tiene los derechos y añadir publicidad «invideo».

El movimiento, aunque lógico, viene a reafirmar la debilidad del modelo publicitario de Youtube. El sitio para compartir vídeos tiene el perfil completo para explotar la larga cola, millones de vídeos con pocas visualizaciones, pero parece imposible articular un sistema para vender publicidad de forma automática dentro del vídeo: por un lado tienen el problema de la propiedad de los derechos de los vídeos y por otro el que, finalmente, el anunciante se encuentre su marca en los vídeos de John Cobra. Más información en Uberbin.

Youtube en la televisión del salón

youtube XL

Google anuncia versión de Youtube para el televisor, Youtube XL. Dan un paso más en pro de la mejora de la experiencia, tras haber subido la calidad permitida en los vídeos de Youtube, todo ello con buen criterio: desde el principio han tenido claro que debía primar que el vídeo se reproduzca rápido y sólo meter mejor resolución si no se afecta a esa prioridad.

En todo caso, Youtube XL sigue precisando un navegador y aterriza en un territorio – la televisión por internet en el salón de casa – en el que no está nada claro que sistema acabará triunfando: si set-top boxes, htpcs, conexión directamente en la tele o a través de la consola de videojuegos. Y ese tema no es baladí, quien domina el interfaz y la distribución tiene mucho que decir en el negocio de los contenidos. Contenidos que son tema aparte, el contexto del salón de casa no es el del navegador y ahí Youtube sigue palideciendo frente a otras propuestas. En todo caso, cuando tenga uno invitados y quiera enseñarles el último vídeo chorra con el que reírse juntos, ya puede tirar mejor de Youtube XL.

Youtube hacia Hulu y con pago por ver vídeos

Vídeos patrocinados en Youtube

Google anuncia acuerdo con varios grandes estudios para colgar películas y series de televisión completas en Youtube. Hablamos de actores tan importantes como Sony, CBS, MGM, Lionsgate, Starz, Discovery Channel y la BBC, de entrada hablan de un modelo de acceso gratis con publicidad (Cnet), pero abren la puerta a un modelo de «pay per view» en Youtube basado en micropagos o suscripción (Cnet).

El movimiento apunta claramente a quien está haciendo el negocio del vídeo en internet, que no es otro que Hulu. Youtube tiene los usuarios, el tráfico, pero cuando no ha habido capacidad de generar un modelo de ingresos con el contenido subido por los usuarios, esto se traduce en unos gastos estratosféricos. Mientras Hulu ha conseguido un CPM muy superior a la hora de vender su publicidad, comercializar todo su stock y, además, situarse segundo entre los sitios de vídeo online. Por cierto, de Hulu van a tomar algo más que el albergar contenido de grandes estudios, también las limitaciones geográficas: todas esas películas y series se podrán ver sólo desde Estados Unidos (amén de usuarios avispados con proxy).

La paciencia para conseguir un modelo para Youtube se ha ido agotando. Muchos gastos, pocos ingresos en una etapa con crisis en la que Google ha cerrado servicios y en la que las ganancias han parado de crecer (Uberbin). Además de esta clave interna de Google, podemos hacer una segunda lectura, poco a poco los grandes estudios van imponiendo incondiciones a los intermediarios del vídeo en internet: Vevo y la gestión de su propia publicidad en Youtube son dos ejemplos de ello.

Vevo, vídeos musicales con Youtube, pero fuera de Youtube

Vevo

La relación entre las discográficas y Youtube continua redifiniéndose. El último movimiento es el acuerdo entre Universal y Google para crear Vevo, una nueva web que verá la luz durante este año y que se valdrá de la tecnología de Youtube para distribuir los vídeos musicales de Universal. El acuerdo incluye que los usuarios podrán seguir utilizando la música de los artistas de la discográfica en sus propios vídeos, de forma que no serán enmudecidos por el sistema.

Vevo significa realmente que la industria quiere reconfigurar Youtube como un mero buscador: los vídeos musicales sólo se verían en el sitio de Google con un reproductor especial de Vevo, aparecerán también en los resultados de las búsquedas que hagan los usuarios en Youtube; la publicidad se comercializa aparte, partiendo de que van a conseguir CPMs más altos como hace Hulu, aunque se compartirán ingresos entre ambas compañías; están en negociaciones para que entren más discográficas, siguiendo la estela de Hulu como explica Gonzalo.

Aunque no queda claro que tajada se lleva Google en el acuerdo, lo cierto es que los ingresos le van a llegar no por su capacidad de articular un modelo publicitario que escale en Youtube, sino por su efecto red y por su tráfico. Tecnológicamente, Youtube es potente, pero no tanto como para que no se pueda armar un sitio de vídeos desde cero o con otro partner: lo que tiene valor es su tráfico y, todo sea dicho, lo bien que sale en el buscador principal de Google.

Más información: NYT, Ars Technica.

El problema de la industria de los contenidos no es Google, es la abundancia

Hulu

Rupert Murdoch llama a la rebelión de los medios contra Google y el resto de buscadores (Forbes), a los que acusa de robar a las publicaciones. Por otro lado, Henry Potter en The Guardian califica a Google de «amenaza amoral» para la industria de los contenidos, con el caso de los vídeos de música en Reino Unido como ejemplo: Google prefirió sacar los vídeos de Youtube a pagar la comisión que pedían por reproducción los propietarios de los derechos (El Mundo). La queja de fondo, el intermediario es quien hace el gran negocio.

Aunque Youtube y el buscador son dos casos diferentes – en el segundo Google redirige tráfico, en el primero comercializa en exclusiva los contenidos – los problemas de la industria de los contenidos con ambos tiene una raíz común: el problema no es Google, es la abundancia de contenidos. Esta abundancia es la que provoca que el buscador sea el intermediario al que acuden los usuarios, único capaz de resolver todas las preguntas, o al sitio de vídeos «donde está todo». Ella misma es la que provoca que Google tenga en ambos una posición de mercado francamente dominante, con lo que puede establecer los márgenes que más le conviene sin transparencia alguna.

Si realmente los grandes actores de la industria de los contenidos creen que el mayor valor de Google es la indexación de sus contenidos, crear su propio buscador y salir de Google es algo que pueden hacer sin dificultad. En el vídeo tenemos este modelo ya en marcha, con Hulu como máximo exponente. El problema para los periódicos es que difícilmente es exportable a la web de texto: en ella la abundancia y la especialización es tal que querer generar una nueva escasez se plantea como un esfuerzo inútil.

Un par de enlaces interesantes sobre este tema en Avc, TC, Teare.

Playfork, vídeos de música de Youtube + letras de canciones

Playfork

Nuevo proyecto de servicio de música online aparecido hace unas semanas, Playfork, que, por supuesto, tenía que probar. La idea de este Playfork es la de un mashup de tres fuentes: vídeos musicales de Youtube, letras de canciones LyricWiki e información extra de Last.fm. Sobre esto se ha construido una capa de opiniones de los usuarios, que pueden votar y añadir críticas de los discos.

Playfork no está en la liga de la compra de derechos, en la que si están otros actores como Yes.fm, Last.fm o el muy comentado Spotify. «Tirar de youtube», esa especie de gramola universal, limita de entrada la experiencia que pueden ofrecer: audiovisual, sí, pero sin poder garantizar que estarán las canciones o que el vídeo que muestren sea correcto (no con imágenes de algún usuario) o que funcione mañana. La primera impresión es que le falta ese «solucionar un problema al usuario que todavía no esté solucionado», su caso de uso más potente a primera vista es poder crear playlists con vídeos de Youtube a los que añade la letra de las canciones, pero queda algo lastrado por no permitir la visualización a pantalla completa, resultando algo menos que potente MyStrands.tv

En el cada vez más movido mercado de servicios online alrededor de la música, Playfork tiene complicado diferenciarse, a pesar de que junta varias opciones interesantes. Hay servicios que agregan contenido musical y funcionan bastante bien, como Hype Machine, quizás a Playfork le favoreciese agregar más fuentes para llegar a ser un sitio «donde encontrar vídeos que no están en Youtube» o «donde hay mucho más valor añadido», como descarga o información adicional además de las letras. Es difícil a día sustituir los nombres de Youtube y Myspace en la mente del usuario cuando este piensa en buscar vídeos de música. En todo caso, es un comienzo del proyecto, siempre es un placer encontrarse proyectos nuevos alrededor de la música online.

PD: para probarlo, nada mejor que echar un vistazo al último disco de los Kings of Leon.

Bajarse vídeos de Youtube… pagando

Nokia n95 vídeo

¿Conocéis un montón de herramientas que ofrecen la descarga de vídeos de Youtube? Bueno, parece que en Google han querido hacer del tema un negocio y anuncian que será posible bajarse los vídeos. Los creadores serán quienes determinen la licencia y también si cobran por la descarga, siempre mediante el sistema de pago «de la casa», Checkout.

Segundo intento de Google de hacer negocio con la venta de vídeos online, tras el fracaso que supuso Google Video. Hay algunas diferencias respecto a este nuevo movimiento, de entrada la ausencia de DRM (que tuvo nefastas consecuencias cuando cerró la tienda de Google Video), que ayuda también a que la compra tenga algún valor: la gente pagará por bajarse vídeos de Youtube será en aquellos que quiera llevarse en el móvil en lugar de acceder cada vez con la conexión del mismo. En todo caso, no tengo del todo claro que sea una apuesta con mucho recorrido.

En todo caso, se mantiene el problema recurrente para hacer negocio en Youtube, sólo podrán ofrecer descarga de pago los «partners» de Youtube, aquellos usuarios para los que han comprobado que hacen contenido propio y de calidad. El resto, como siempre, seguirá subiendo vídeos y los ingresos… bueno, ya se verá.

Por cierto, para descargar vídeos de Youtube, Miro y Videoronk son dos opciones que hemos comentado por aquí.

Youtube permitirá a grandes partners vender su propia publicidad

Anuncios youtube

Un movimiento interesante, Google permitirá a lso grandes grupos vender directamente publicidad en sus vídeos de Youtube. Lo explican en TC y supone un nuevo incentivo para atraer y mantener a las grandes productoras profesionales de contenidos en la plataforma de vídeo. La idea de vender directamente posiciones publicitarias en las piezas que suban y en las que han subido usuarios pero que ContentId refleje como suyas, de forma que no se tenga que pasar obligatoriamente por AdSense para hacer dinero con vídeos en Youtube.

Obviamente Google se seguirá llevando una comisión por servir los anuncios, por lo que sigue haciendo negocio. El paso ayuda en la dirección de ir equiparando las posibilidades comerciales manteniendote en la plataforma respecto a la posibilidad de servir directamente los vídeos y pedirle a Youtube que los retire. Un nuevo equilibrio, Google y Youtube ganan porque atraen más contenido premium a su plataforma y se llevan comisión por servir los anuncios, los grandes creadores ganan porque, una vez aceptado el estar en Youtube, pueden acceder a publicidad premium gestionada por ellos mismos. Eso sí, de momento Google va a ir paso a paso y sólo dará acceso a grandes compañías, dejado fuera del trato a los pequeños partners. Todavía queda para que los usuarios vendan su propia publicidad con un sistema que escale.

Burger King y las aplicaciones como promoción de marca en Facebook

Whopper Facebook

Facebook ha «invitado» a Burguer King a eliminar una aplicación que regalaba un cupón para un «Whopper» a cambio de que el usuario rompiese con diez contactos (más información en NYT). La iniciativa de la cadena de hamburgueserías había suscitado bastante atención y numerosas adhesiones por parte de los usuarios al mezclar dos elementos que ya de por sí funcionan: incorrección y saltarse las normas al invitar a «borrar amigos» y regalar cosas gratis. El resultado para Burguer King es más que positivo por mucho que finalmente hayan tenido que desistir.

Y es que Facebook les ha sacado tarjeta con buen sentido, si algo tiene que proteger este servicio de red social es el principio de que el usuario mantenga en él su red de contactos verdaderos, que es lo que le permite aportar valor a los mismos (Consultor lo ejemplifica hoy mismo con un post al respecto). Ahora bien, el caso Burguer King ejemplifica no sólo el poder del dueño de la plataforma para regular lo que en ella ocurre, sino también que las aplicaciones pueden ser un vehículo potente como promoción de la marca, ya sea para «branding», regalando ofertas o redirigiendo tráfico.

Aunque Facebook ha restado visibilidad a las aplicaciones, siguen siendo uno de sus puntos fuertes. Para las marcas son una oportunidad, si bien Facebook ya permite crear grupos y páginas en las que los usuarios se pueden «hacer fans», la aplicación permite otro tipo de experiencia: aportar un valor al usuario más allá de la propaganda. Siendo así, no nos extrañe que Facebook haya empezado a cobrar y que, en el futuro, profundice en esta vía: que le paguen por dar más visibilidad o más posibilidades a determinadas aplicaciones.

Javier Godoy también comenta este tema en su blog, con varios ejemplos interesantes.

Los vídeos de aficionados con música con copyright se quedan mudos en Youtube

Vídeo musical en youtube con links

Un paso más en el empeoramiento de la experiencia en Youtube, tal como explican en Mashable, muchos vídeos de usuarios que utilizan música con copyright han sido «enmudecidos», de forma que se pueden ver, pero no escuchar. Un escenario hasta cierto punto nuevo, hasta ahora Youtube había dado control sobre sus vídeos a los propietarios de los derechos, al silenciar también los que hacen uso de música con derechos (caricaturas, mezclas, aquellos que dejan imagen fija para usar Youtube a modo de gramola), inciden en parte de los vídeos de usuario.

Hay un aspecto que comparto, si alguien hace uso comercial del contenido del otro, debe ser con consentimiento y compartiendo ingresos. El problema de aplicar esta medida automáticamente es que se actúa también contra un montón de usuarios que homenajean al artista y ayudan a difundir su música. Las discográficas ante el fenómeno Youtube por su parte, parecen cada vez más decididas a limitarlo y hasta a salir de él. No me extrañaría nada que este año viésemos la aparición de una especie de «Hulu de los vídeos musicales», al estilo del montado por las televisiones.