Microsoft se rinde con Kinect

Xbox One sin Kinect
Llevar Xbox a los 400 euros donde está PS4, «dar más opciones a los fans» como dicen en el comunicado oficial, es lo que ha empujado a Microsoft ha ofrecer la XBox One sin su – hasta ahora – inseparable Kinect.

Apuntan a que lo seguirán apoyando por completo, pero por mucho que sigan ofreciendo soporte, promocionándolo y sacando juegos propios para él, para terceros cambia la foto por completo: si hacen juegos para Kinect de repente hacen juegos sólo para una fracción de los dueños de la consola, reduciéndose su público objetivo. En este caso el porcentaje de usuarios sin Kinect no hará sino ir creciendo, lo razonable será que el comprador se haga con la opción barata y postergue Kinect para «más adelante si sale algo potente».

Y es que este es el punto. Aunque la tecnología de Kinect es alucinante – esta segunda versión todavía más que la original que salió para la generación anterior – el poner sobre la mesa una experiencia redonda y divertida no ha acabado de consumarse a pesar de los intentos. No ha habido efecto Wii para Kinect, tampoco ha habido una integración lo suficientemente diferencial en juegos «hardcore» como para conquistar a los jugadores de ese perfil…

…jugadores que son por excelencia los primeros que llegan a una nueva generación de consolas. La conjunción de todos estos factores ha acabado provocando que Microsoft divorcie a Xbox One de Kinect y que, de cara a futuro, las posibilidades de que encontremos grandes juegos y experiencias alrededor de éste sean cada vez menores.

En el otro lado, las mejoras con el online y Gold son reseñables, sobre el regalo de un juegazo como Max: The Curse of the Brotherhood y que por fin rompan esa norma sin sentido que era exigir tener suscripción de pago para acceder a Youtube y navegar con la consola.

La industria del videojuego hacia la cultura del acceso

Chris Lewis Xbox

En el E3 tuve la oportunidad de conversar con el vicepresidente ejecutivo de Xbox, Chris Lewis, y de ahí salió esta entrevista que publico en Xataka.

Hablamos de varios temas, pero los comentarios inevitablemente a algo que le planteamos de forma directa: las restricciones que Microsoft impone con la Xbox One, la obligación de conexión cada 24 horas y el control de préstamos y reventa de juegos.

Estos puntos, junto a el precio, han facilitado la creación del clima de opinión de que «Sony ha ganado». Da la sensación de que Microsoft ha empezado un camino «a lo Steam», buscando llevar a la industria del videojuego hacia la cultura del acceso. De esta hemos hablado bastante referida a la música y al vídeo (y os prosl y contras al respecto) pero que para el consolero es una suerte de tabú: por mucho que le den acceso desde cualquier sitio a su catálogo de juegos a través de la nube, lo de tener que conectarse y tener limitaciones para el préstamo y la reventa.

¿Se la envainará Microsoft, perfilará algunos puntos? Si tuviese que apostar lo haría por mayor flexibilidad en el tema de conexión cada día, pero descartaría que se bajasen del plan general. Lo que queda por ver, en este ecuación, es si su modelo será más atractivo para los desarrolladores y eso atraiga más títulos exclusivos… aunque si no consiguen vender la Xbox One, todo ese camino será baldío.

XBox One y el reinado del salón de casa

Xbox One

Ayer fue el día de la primera presentación de la nueva Xbox a la que han bautizado como «One«. Mientras seguía el directo iba encajando las respuestas de Microsoft a varios de los debates que hemos tenido los últimos años, si hay smart tv o no la hay y por qué su propuesta hasta ahora no había conquistado el salón de casa.

Juntando lo que han enseñado de la Xbox One – tanto en la experiencia de usuario como en la parte de integración y acceso a contenidos – me ha salido un artículo que publico hoy en Xataka, ¿Ofrece Xbox One lo necesario para estar siempre encendida con el televisor?. Creo que con lo que han mostrado no es posible responder de forma contundente, pero se van perfilando dos puntos: la experiencia va a ser mucho mejor que en las consolas actuales y en Estados Unidos se van a acercar mucho más y más pronto a una integración potente del contenido.

Este año si nada se tuerce andaremos en el E3 y ¿quién sabe? Quizás podamos probar algunas de las novedades en persona.

XBox: el caballo de troya para los contenidos en el salón que no acaba de explotar

Video en la xbox

¿Cuántos años llevamos hablando de XBox como el caballo de troya de Microsoft para ganar la batalla de los contenidos en el salón? 2012, 2011, 2008, 2007

El caso es que llevan años en esta carrera – hasta el punto de que ahora hablan de hasta producir contenido un tanto a lo Netflix– pero hay un punto que no han logrado conseguir y ese es el de una experiencia sencilla y efectiva cercana a la de la televisión.

Ese punto es el que destaca Nat Brown – fundador del proyecto original de Xbox – junto a otros dos que formarían el trío de problemas críticos para la consola de Microsoft: las barreras de entrada para los desarrolladores independientes y la puesta en valor pendiente de Kinect.

Si bien estos dos últimos puntos no los tengo tan claros, en el primero creo que Brown tiene mucha razón: XBox tiene muchos aspectos que toleramos en una consola para jugar, pero que para la experiencia de televisión resultan inadmisibles. La última vez que intenté acceder a vídeos online perdí la cuenta de pasos y esperas que tuve que pasar… cuando lo que espero es clickar y listo. SmartGlass palia en algo este defecto… pero no lo elimina

Si quieren acabar de conquistar el salón de casa, apuntaría a que necesitan dos cosas: una experiencia remozada para acercarse mucho más a la de la televisión y un precio competitivo para aumentar la base instalada y en uso.

XBox es la mejor colocada para la batalla del ocio familiar

interfaz xbox

La conferencia de ayer de Microsoft en el e3 probablemente decepcionaría a muchos que esperaban grandes anuncios hardware, no hubo ni rastro de nueva consola. Sin embargo creo que fue un ejemplo de como mantener la inteligente línea estratégica que llevan desde hace años, hasta el punto de que creo que ahora mismo tienen la mejor posición para el ocio familiar en casa.

Si resumimos lo que han hecho los últimos años tenemos una situación de liderazgo para el «hardcore gamer», un paso decidido y tecnológicamente brillante hacia el juego casual y familiar (con Kinect) y la muy esperada integración de contenidos de terceros (ahora le tocará a Wuaki y Youzee). A eso hay que sumar su capacidad para integrar el interfaz de voz y de gestos para manejarlo todo.

¿Qué han sumado con los últimos anuncios? El más interesante probablemente sea SmartGlass, la integración de la consola con la segunda pantalla, que no es otra que la del móvil / tablet Android, Apple o Windows. Complemento del juego, mando a distancia, desplazamiento de la interactividad o ampliación de información sobre contenidos. Una lectura inteligente de como ampliar la experiencia del juego (aunque aquí vamos a ver qué pone sobre la mesa Nintendo) y, sobre todo, de como funcionamos en el salón de casa, donde cada vez más tenemos esa segunda pantalla para complementar de forma individual lo que muestra la tele común.

El ocio familiar en el salón de casa gira sobra varias variables que Microsoft y Xbox están ejecutando de maravilla: juegos (hardcore y más casuales), contenidos (ahí están dando pasos) e integración multipantalla. ¿hasta aquí hemos llegado? Por supuesto que no, la inteligencia sigue siendo un espacio por completar, pero de momento, y como apunta Mariano, XBox es quien mejor ha hecho los deberes.