XBox: el caballo de troya para los contenidos en el salón que no acaba de explotar

Video en la xbox

¿Cuántos años llevamos hablando de XBox como el caballo de troya de Microsoft para ganar la batalla de los contenidos en el salón? 2012, 2011, 2008, 2007

El caso es que llevan años en esta carrera – hasta el punto de que ahora hablan de hasta producir contenido un tanto a lo Netflix– pero hay un punto que no han logrado conseguir y ese es el de una experiencia sencilla y efectiva cercana a la de la televisión.

Ese punto es el que destaca Nat Brown – fundador del proyecto original de Xbox – junto a otros dos que formarían el trío de problemas críticos para la consola de Microsoft: las barreras de entrada para los desarrolladores independientes y la puesta en valor pendiente de Kinect.

Si bien estos dos últimos puntos no los tengo tan claros, en el primero creo que Brown tiene mucha razón: XBox tiene muchos aspectos que toleramos en una consola para jugar, pero que para la experiencia de televisión resultan inadmisibles. La última vez que intenté acceder a vídeos online perdí la cuenta de pasos y esperas que tuve que pasar… cuando lo que espero es clickar y listo. SmartGlass palia en algo este defecto… pero no lo elimina

Si quieren acabar de conquistar el salón de casa, apuntaría a que necesitan dos cosas: una experiencia remozada para acercarse mucho más a la de la televisión y un precio competitivo para aumentar la base instalada y en uso.

XBox es la mejor colocada para la batalla del ocio familiar

interfaz xbox

La conferencia de ayer de Microsoft en el e3 probablemente decepcionaría a muchos que esperaban grandes anuncios hardware, no hubo ni rastro de nueva consola. Sin embargo creo que fue un ejemplo de como mantener la inteligente línea estratégica que llevan desde hace años, hasta el punto de que creo que ahora mismo tienen la mejor posición para el ocio familiar en casa.

Si resumimos lo que han hecho los últimos años tenemos una situación de liderazgo para el «hardcore gamer», un paso decidido y tecnológicamente brillante hacia el juego casual y familiar (con Kinect) y la muy esperada integración de contenidos de terceros (ahora le tocará a Wuaki y Youzee). A eso hay que sumar su capacidad para integrar el interfaz de voz y de gestos para manejarlo todo.

¿Qué han sumado con los últimos anuncios? El más interesante probablemente sea SmartGlass, la integración de la consola con la segunda pantalla, que no es otra que la del móvil / tablet Android, Apple o Windows. Complemento del juego, mando a distancia, desplazamiento de la interactividad o ampliación de información sobre contenidos. Una lectura inteligente de como ampliar la experiencia del juego (aunque aquí vamos a ver qué pone sobre la mesa Nintendo) y, sobre todo, de como funcionamos en el salón de casa, donde cada vez más tenemos esa segunda pantalla para complementar de forma individual lo que muestra la tele común.

El ocio familiar en el salón de casa gira sobra varias variables que Microsoft y Xbox están ejecutando de maravilla: juegos (hardcore y más casuales), contenidos (ahí están dando pasos) e integración multipantalla. ¿hasta aquí hemos llegado? Por supuesto que no, la inteligencia sigue siendo un espacio por completar, pero de momento, y como apunta Mariano, XBox es quien mejor ha hecho los deberes.

Xbox ya es un firme candidato para la integración internet-televisión

interfaz xbox

Muchos poseedores de la Xbox nos pasamos ayer el día esperando una actualización que, al menos en mi caso, se hizo de rogar. No es una puesta al día cualquiera, Microsoft renueva el interfaz de la consola, añade nuevos métodos de interacción con el dashboard y hace además una apuesta decidida, esta vez de verdad, por convertir a Xbox en uno de los grandes candidatos en la integración de televisión e internet. Lo más llamativo: el manejo a través de voz y de Kinect; lo más interesante: el rol de catalizador de contenidos de terceros por el que apuestan.

Experiencia y contenidos

Las tres variables en las que se juega la integración de televisión e internet son experiencia de usuario, catálogo de contenidos y precio. El movimiento de Xbox apunta a los dos primeros: por un lado manejar el interfaz con gestos mediante Kinect es una baza única en el mercado, a la que suman el control por voz que parece funcionar muy bien (acaba uno dando órdenes a la consola, «Xbox esto», «Xbox lo otro»); por el otro lado apuestan fuerte internacionalmente (más de 40 servicios, VB) y también en España donde empiezan con Imagenio ofriciendo parte de su programación gratis a los usuarios Xbox Live Gold.

No está muy claro cual va a ser el método de control óptimo para experiencias de integración de muchas fuentes por internet en la tele del salón. Por un lado tenemos catálogos bajo demanda inmensos, por otro tenemos la experiencia de siempre de la televisión, de «pulsar y listo». Xbox apuesta por varios, Kinect es el más espectacular pero tengo dudas de su eficiencia; la voz bien pero le falta añadir la inteligencia que se le presupone a Siri («Xbox ponme el último de The Wire en versión original») y luego tenemos la opción de aplicación en el móvil / tablet, que tiene el problema de exigir que quitemos la mirada de la tele. Xbox la añade ahora pero sólo para Windows Phone

Un rol clave como intermediario

Al final Xbox puede ser uno de los grandes candidatos a «decodificador universal», tiene una buena experiencia, integra métodos de pago y, lo más importante, ya está en muchos salones. En 2007 ya discutíamos sobre este tema y ahora sí que parece que estamos en un año decisivo para conquistar la plaza del internet TV. Xbox es un candidato con muchos puntos a favor pero que sigue teniendo el problema de los set-top boxes, puede aspirar a estar un porcentaje reducido de hogares y no es la tele, no es quien tiene la fuente inicial de contenidos cuando la encendemos.

Sólo dos apuntes finales: Microsoft parece que va a tope con la interfaz Metro y la apuesta por la interactividad parece secundario, algo que empieza a tener sentido toda vez que se articula a través de otros dispositivos y no con la propia tele.

XBox no es todavía la nueva vaca lechera de Microsoft, que sigue quemando dinero en internet

Kinect Microsoft

A Microsoft se le suele achacar la gran dependencia de sus dos grandes «vacas lecheras» – Windows y Office – y en las cifras del tercer trimestre se vuelve a notar: muy buenos resultados de Microsoft, que sigue mirando por encima del hombro a sus enterradores. El caso es que también hacen énfasis en los ingresos de su división de entretenimiento con Xbox, aunque estos todavía son pequeños comparados con Windows y Office: beneficios de 380 millones de dólares, frente a los 3400 procedentes del paquete ofimático.

En todo caso, no es extraño que quieran posicionar Xbox como su nuevo gran éxito, estando muy por detrás en otros muchos mercados (móvil, cloud computing) y con sus ya habituales grandes pérdidas de la división online. La buena noticia de este escenario para Microsoft es que son probablemente, la única compañía que se las puede permitir durante tantos años.

Más información y números en Ars Technica

Relacionado: ¿Puede «volver» Microsoft?

Halo Reach: los números del mayor éxito en ventas para XBox

Halo Reach

Del departamento «los videojuegos son los reyes de la industria del entretenimiento» llegan las cifras de ventas de Halo Reach. El FPS creado por Bungie ha batido el récord de unidades vendidas el primer día en la plataforma XBox 360, según cifras de Microsoft: 200 millones en ventas sólo en Estados Unidos y Europa. Tomando la referencia de las cifras de ventas de Halo 3 tenemos que han crecido más de un 17% desde los 170 millones que se alcanzaron en aquella ocasión.

Aunque la cobertura en los medios tradicionales no es proporcional, lo cierto es que Halo es una de las franquicias más importantes de la industria del entretemiento. Porque esto es lo que tiene sentido a día de hoy, no hablar ya de «industria del cine, de la televisión, de los videojuegos…» sino de «industria del entretenimiento» como apuntaba el presidente de Nintendo Satoru Iwata en una entrevista en El País: compiten por el tiempo de ocio de sus clientes con cualquier otra forma de ocio.