Samsung Serie 9 ¿hay sitio para Windows en la gama alta de portátiles?

Hace un par de semanas estuve probando el Samsung Serie 9 un portátil de gama alta en todos los sentidos: fino, ligero, con una pantalla excelente, gran rendimiento, diseño sobresaliente y una autonomía notable (en mis pruebas entre cinco y seis horas y media dependiendo de la caña que le diese). En Xataka tienen el análisis en vídeo que junto a unas primeras impresiones y todos los comentarios en ambos hilos creo que responderán bien a la dudas de los que quieren un análisis técnico. El debate más allá del producto es, en mi opinión, si queda sitio para Windows en la gama alta, un perfil de usuario que ha migrado de forma muy importante a Apple en los últimos años y que parece difícil de recuperar.

La cuestión es que sin equipos como este Samsung Serie 9 se antoja complicado que siquiera se pudiesen plantear competir. Quitando algunas excepciones de Sony y Lenovo, el resto de fabricantes (sobre todo Dell) han fallado a la hora de hacer una propuesta atractiva en este mercado del portátil de gama alta. Podemos decir que las comparaciones con el Macbook Air de 13 pulgadas son inevitables, sobre todo porque se sitúa por encima en precio (aunque como equipo es bastante más potente en varios aspectos) y en diseño hay un parentesco notable. Aquí es donde Microsoft necesita aliados capaces de poner sobre la mesa propuestas que planteen la competencia sin complejos ni refugiarse en la gama media o baja, donde Apple no parece muy interesada de momento.

Aunque no soy de los enamorados de Mac OS X – de hecho creo que Windows 7 no está demasiado por detrás en experiencia de usuario, aunque la curva de aprendizaje en ambos sentidos es notable – parece muy improbable el camino de vuelta de los «super usuarios» que ya migraron. Donde sí que tiene encaje una propuesta como la del Samsung Serie 9 es en aquellos que rechazan la propuesta de Apple por distintos motivos (no querer probar un sistema nuevo, no gustarles la marca, haberla probado y acabar descontentos) y en los «nuevos super usuarios». De hecho conforme la tecnología va siendo más importante para la gente nos encontramos con que está dispuesta a gastar más dinero, ya sea por rendimiento ya sea por diseño y experiencia de usuario. Es parte de la explicación de la explosión del mundo tablet y la justificación de que Microsoft y sus aliados hacen bien apostando por tener una oferta de gama alta. En este caso, resuelta de forma notable, un gran equipo el Samsung Serie 9.

¿Puede Windows 7 competir en los tablets con los sistemas tipo iPad?

¿Puede ser un tablet con Windows 7 un candidato aceptable en el mercado de los tablets tras el éxito del iPad, toda vez que Windows ya fracasó en la primera era de este tipo de dispositivos? Ballmer confía en que sí, en que un sistema operativo para ordenadores personales es la mejor alternativa para los tablets en lugar de un sistema evolucionado desde los móviles tal como plantea Apple.

Aunque hay quien plantea soluciones en la capa de interfaz como Macallan para adecuar el interfaz a lo táctil en lugar de al uso de ratón / trackpad + teclado físico habitual en los ordenadores (con una optimización que recuerda a Windows Media Center), los problemas no terminan ahí: es un sistema que exige una máquina mucho más potente, las aplicaciones son muchas… pero no están pensadas para el interfaz táctil en su inmensa mayoría y Windows 7 es un sistema que necesita ser administrado, no como el iPad. La suma de todos estos factores desemboca en la dificultad para construir una experiencia de usuario que, a pesar su limitaciones (o tal vez, gracias a ellas), ofrece iPad, y para crear un sistema en el que los desarrolladores tengan fácil la comercialización de sus creaciones.

Los tablets con Windows 7 llegarán este año, según Ballmer

tablets windows

A pesar de la deserción de Hp y el desvanecimiento de Courier, Ballmer asegura que tendemos tablets con Windows 7 este año. Mj Foley recoge las declaraciones del dirigente de Microsoft, en las que apunta como socios a algunos de los habituales: Asus, Dell, Samsung, Toshiba y Sony.

Lo cierto es que tras la salida al mercado del iPad de Apple, el resto de fabricantes están huérfanos de un sistema operativo que les permita entrar en este nuevo mercado. Algunos apuestan por Android, otros esperan a Chrome OS, hay quienes trabajaban adaptando distros Linux y los hay con sistema propio (HP, RIM, Nokia)… pero todavía no hay sobre la mesa un producto final solvente alternativa a la tableta de Apple. La duda con Microsoft es sí un sistema pensado para el ordenador personal como Windows 7 podrá rivalizar en experiencia de usuario, rendimiento y autonomía en equipos más ligero y menos potente. Lo cierto es que tras todos los años que lleva Microsoft trabajando en los tablets, no lo han conseguido.

Relacionado: El regreso de los tablets. Tendencia 2010

Windows 7, Microsoft ante su laberinto

Captura de Windows 7Hoy es el día de puesta a la venta de Windows 7, poniendo fin a la era «Windows Vista», periodo de tres años en los que a Microsoft se le ha aparecido el fantasma de su peor sistema operativo, Me. Más o menos de forma justificada , lo cierto es que el hecho de que muchos usuarios y empresas hayan preferido quedarse con un sistema de hace diez años – XP – habla a las claras del atolladero del que tenía que salir Redmond. Y para hacerlo ha tenido que sacrificar un valor importante que Microsoft «regalaba» a todos sus socios fabricantes, exigir una máquina más potente para ejecutar el nuevo Windows. Si a eso sumamos el haber perdido al público premium y a gran parte del prescriptor, de haber dejado atrás mucho de lo que quedaba de aspiracional a la marca Windows, de la irrupción del ultra portátil que le pilló por sorpresa y de los líos con la Unión Europea, estaba claro que Windows tenía que ser otra cosa

Windows 7 como producto

Aunque falta la reválida del gran público – necesaria, es un sistema que tiene que funcionar en un ecosistema, no sólo en unos pocos equipos – en Microsoft empiezan a sacar pecho por lo bien que han ido las cosas con Windows 7 en el período beta y de versiones candidatas a finales. Durante el tiempo que lo he probado, no puedo sino corroborar algunas de estas apreciaciones: más rápido, más usable y menos exigente a la hora de consumir recursos. Ahora bien, nada en las funcionalidades que suponga un gran paso desde Vista. De hecho, Windows 7 puede verse como lo que debió haber sido Vista y, dado que éste acumulo un retraso considerable en su lanzamiento, podríamos hablar de que W7 llega entre cuatro y cinco años tarde. No hay «killer app», no hay nada realmente excitante en Windows 7, sólo el alivio para muchos de poder deshacerse de una vez de XP.

Los super usuarios ¿importan?

Cuando sostengo que gran parte de los super usuarios han abandonado la plataforma Windows no hablo tanto de gente con un alto conocimiento técnico, sino de los dispuestos a gastar mucho dinero en un ordenador, a prescribir / recomendar sus opciones y a ser usuarios muy intensivos. Directamente, el típico switcher a Mac. Es un público que Microsoft ha perdido, y con él el halo de «marca aspiracional», de objeto de deseo, para instalarse en la solución pragmática, en la calidad/precio y en el no tener que aprender nuevos sistemas. Windows 7 probablemente no sirva para recuperar a este público, pero tal vez sí para frenar la sangría. La crisis ayuda también, pero mi impresión es que, en términos de comunicación / marketing, Microsoft da por perdido a este segmento y que es una estrategia peligrosa: hoy más que nunca le interesa que florezcan en los ambientes de este tipo de usuarios algo de «orgullo Windows»

La experiencia de usuario y Windows 7

Abundando sobre este tema, en la reciente «presentación a bloggers» nos mostraron el soporte de pantallas multitouch de W7. La idea es interesante en ciertos contextos – en ninguno que tenga que ver con la productividad, me temo – pero la experiencia de usuario final era pobre, y es difícil de atinar con el culpable, si el fabricante del hardware, si es del software o es de ambos. Cuando Microsoft controla el producto completo – hardware + software – ha tenido éxitos en el negocio como xBox y productos «sexys» como Surface. Su apuesta en los ordenadores personales y en la telefonía móvil por ser un proveedor software con el que pueden contar todos los fabricantes le hace imposible conseguir los mismos resultados. Y eso es un problema porque corren mejores tiempos cada vez para los que priorizan la experiencia de usuario y menos rentas para los que quieren aprovechar el efecto red.

Microsoft en su laberinto

Quedan muchos años para el modelo Microsoft, no esperaría revoluciones en el mercado de sistemas operativos para el mercado de consumo, pero si un enquistamiento de la situación actual: sector premium y aspiracional migrando a Mac, presencia de sistemas basados en Linux en el sector low-cost y dominio general del mercado para Windows. Windows 7 es un buen movimiento defensivo, es un sistema operativo solvente y bien acabado, pero no les va a ayudar a recuperar los terrenos que han perdido.

Más artículos sobre Windows 7 en Error500 y en Genbeta

Windows 7 sin Explorer en Europa

Windows 7 captura

La vieja dispuesta entre la Unión Europea y Microsoft por abusar de su posición dominante en el mercado de los sistemas operativos para asaltar el de los navegadores web, tiene un nuevo episodio: Windows 7 se ofrecerá sin Internet Explorer preinstalado, dejando a fabricantes la decisión de qué navegador instalar. El invento se llamará «Windows 7 E», siendo una reproducción de lo que ya vimos con aquello de Windows XP N, versión del sistema operativo sin media player que no adquirió practicamente nadie.

El movimiento de Microsoft tiene algo de provocador, ¿a estas alturas un sistema operativo sin browser? ¿y cómo se descargan los usuarios algún software para navegar? ¿con un CD del periódico? Absurdo. Probablemente quien salga ganando con toda esta jugada de Windows 7 sin Internet Explorer preinstalado, sean los grandes fabricantes de ordenadores, que subastarán entre Microsoft, Google y Opera qué navegador instalan por defecto.

A todo esto, ¿realmente este es el principal tema monopolístico que debe ocupar a la Unión Europea? La mayor víctima de la integración de Explorer murió hace tiempo (Netscape) y los años que hemos sufrido sin innovación ni competencia en el mercado de los navegadores ya han pasado: ahí tenemos a Mozilla, Opera, Apple y Google. A estas alturas en las que Explorer no cesa de bajar en el mercado de navegadores y en los que los usuarios cada vez navegan más desde el teléfono, bien haría la UE en poner un ojo también en las políticas de algunas plataformas móviles y de las operadoras.

Más información en News.com

Microsoft, Windows 7 y sus problemas con los netbooks

Asus Eee Pc 900

Microsoft tiene un problema con los ultra portátiles, prácticamente regala Windows XP para que la gente los compre con su sistema operativo y no con Linux. Ante la realidad de que apostar por un sistema que pidiese un super equipo, Windows 7 no pide más recursos que Vista y se plantea como una alternativa para los netbook o ultra portátiles. Claro que eso devuelve a Microsoft a la encrucijada: o vender barato y «canibalizar» su mercado para ordenadores «normales», o intentar trastocar esta situación.

Y a esto último parece que se va a dedicar, primero con una propuesta discutible, Windows 7 Starter, que consiste en limitar lo que puede hacer el sistema operativo a cambio de venderlo más barato. Eso pasaba en principio por no permitir ejecutar más de tres aplicaciones al mismo tiempo, estrategia de la que parece se van a olvidar finalmente. A eso van a añadir la chorrada monumental de intentar cambiar el nombre a los netbooks o ultraportátiles por el de «low cost small notebook PC», para añadir la connotación negativa del bajo coste a esta gama de productos (DigiTimes).

El problema de defenderse de la canibalización es que al final los caníbales te pueden acabar devorando: JoliCloud, Android y otros sistemas basados en Linux andan acechando, presentar un Windows 7 con limitaciones o plantear chorradas de marketing no suenan como la mejor estrategia.

Artículos relacionados: El ultra portátil cuestionado

Microsoft: Windows 7 caro, regalar XP, olvidar Vista

Captura de Windows 7

Parece que la estrategia de Microsoft para recuperar a Windows como una fuente de ingresos potente se va definiendo: Windows 7 será más caro, hay que olvidarse ya de Vista y, para no perder cuota de mercado en el segmento de ultra portátiles y bajo precio, merece la pena casi regalar Windows XP. Sobre lo primero se queja Dell (Dailytech), que afirma que Microsoft quiere cobrarles mucho más por su nuevo sistema operativo que por Vista. De lo último tenemos una pista en tendero digital sobre lo que se llevan Redmond por incluir XP en el AspireRevo (que por cierto, tiene muy buena pinta).

Y queda el factor de olvidar Vista, al que más pronto que tarde van a dejar de empujar en su implantación en la empresa. Teniendo en cuenta que van a ofrecer un modo Windows XP en Windows 7, el mensaje es que van a facilitar al máximo la transición desde el más antiguo al nuevo, puenteando a Vista. La conclusión es que Microsoft – como ya demostró con Starter – va a hacer todo lo posible por preservar su posición dominante, incluido tirar los precios en cierto sector, para poder aprovecharla subiéndolos mucho con Windows 7. ¿Tienen poderío para hacerlo toda vez que el efecto red en sistemas operativos es cada vez menos importante? Hasta cierto punto, es probable que sí: en un escenario de varios años vulnerables con Vista en el mercado, el resto de actores apenas ha aprovechado para subir un poco (Linux llegando al 1%, JVare, Mac OS estaría en el 9%, Windows debajo del 90%).

Modo Windows XP en Windows 7

Captura de Windows 7

Qué distinto ha debido ser el discurso interno de Microsoft respecto al que han mostrado hacia fuera sobre Windows Vista. Una prueba más es la presencia de un modo Windows XP en el nuevo Windows7, que ofrecerá en las versiones Profesional, Enterprise, y Ultimate. La idea es tener una máquina virtual de Windows XP que se podrá ejecutar como si tuviésemos Virtual PC instalado, más detalles al respecto en Genbeta y Paul Thurrot.

Por un lado, esta estrategia confirma que Microsoft quiere borrar los problemas que ha tenido con Vista. El mero lanzamiento de Windows 7 (véase Windows 7 Vs Vista) es un intento de corregir la percepción del público respecto a su último sistema operativo. Ofrecer XP en una máquina virtual para empresas comunica esencialmente que pasarse a Windows 7 no supone riesgo alguno para empresas, no perderán la compatibilidad con ningún software que estén ejecutando hoy día sobre XP. ¿Por qué esto es tan importante? Pues de entrada porque la mayoría de las empresas no saltan de versión de sistema operativo hasta que este lleve un par de años en el mercado y un service pack, a lo que hay que sumar que muchas ya han descartado Windows Vista en cualquier caso. El riesgo para Microsoft es que muchas se quedaran en Windows XP y no contrataran nuevas licencias por muchos años. Con el «modo XP en Windows 7» rebajan el riesgo de entrada, permiten saltarse a Vista y puede presentarse como una solución «2 en 1». Buen movimiento.

El año del «suficientemente bueno», los ordenadores portátiles y Windows 7

Asus Eee PC 1000he

La ley de Moore y los requisitos crecientes de los sistemas operativos – muy acusados en el caso de Windows – venían empujando la tendencia de actualización de equipos informáticos -tanto sobremesa como portátil – cada pocos años en busca de otros más potentes. Varios factores ente los que destacaría el auge de los servicios online y el tiempo cada vez mayor que pasamos en el navegador, la necesidad de movilidad (peso, tamaño) y la crisis económica hace que estamos en una época de tendencia contraria: el año del «suficientemente bueno».

La idea no es ya pagar el mismo precio por un equipo más potente, que ha venido sido lo que ha ocurrido cada vez que he renovado un ordenador en los últimos 12 años, sino la funcionalidad que realmente necesito por el mismo o menos precio. Es una ventana oportunidad para muchos actores, como pueden ser los servicios de ofimática online y demás apuestas de software como servicio, pero también lo es de los ultra portátiles. Mariano comenta y enlaza a Wired sobre el «efecto netbook»: en el «black Friday», 7 de los 10 ordenadores más vendidos en Amazon eran ultraportátiles (el éxito del ultraportátil).


¿Otro indicador de esto? Windows 7 tiene los mismos requisitos que Vista, algo que muestra como Microsoft se adapta a los tiempos y que es consciente de que pedir más máquina sería un suicidio (además de que los cambios de uno respecto al otro tampoco lo justificarían). Quienes probablemente no se sientan muy felices con este panorama sean los Intel, AMD, HP, Dell, Sony… obligados a vender equipos y componentes más baratos y con menos margen.

Curiosamente, con los ultraportátiles me sucedió esa máxima que dice que las primeras versiones siempre salen malas y caras respecto a lo que aparece meses después. Nunca he conseguido ser productivo con mi Asus Eee Pc 4G, al que pienso jubilar pronto, posiblemente apostando por el Asus 1000He, cuyas ocho horas de autonomía me seducen mucho.

Os dejo con lo mucho que hemos escrito por aquí del fenómeno del ultra portátil:

El DRM en Windows 7

Windows 7 captura

Había visto en varios lugares saltar las alarmas ante del DRM de Windows 7 (Slashdot, por ejemplo se hace eco). Y lo cierto es que el alarmismo, en esta ocasión, está poco justificado: no hay novedades significativas desde el DRM en Windows Vista:

  • Protected Video Path: está elaborado sobre el famoso HDCP de Intel y ente otras cosas se asegura de que la salida de vídeo del equipo provee de la suficiente «protección» en lo que administración de derechos digitales se refiere. Así, si adquirimos un vídeo de alta definición que traerán restricción anticopia y gestión de derechos,
    Windows 7 – como antes Windows Vista – chequeará que el hardware utilizado para reproducirlo (tarjeta, monitor) garantice esas restricciones y en caso de que no lo haga disminuirá su resolución o incluso impedirá la reproducción (según lo desee el proveedor de los contenidos). Esto también aplica al audio, pero no supone la limitación de grabar cualquier sonido, sino sólo los que que vengan ya «protegidos».
  • Windows Genuine Advantage, el sistema «anticopia de Windows», sigue presente como era de esperar.
  • Se señala algún tipo de mecanismo por el cual se abre el firewall a algunos programas (por ejemplo Photoshop) para detectar si se intentan crackear. Parece bastante más relacionado con que se instala con permisos de administrador que con otra cosa.

En definitiva, Windows 7 viene con DRM, pero en las mismas dosis que su antecesor, cuyo rendimiento estaba muy afectado por el mismo.

Más información en Ars Technica, OsNews, Kriptopolis.