El rol de las administraciones públicas en la red según el gobierno británico

¿A cuántos responsables de administraciones públicas hemos escuchado en las últimas dos décadas hablando del «portal que han creado para resolver xxx o conseguir yyy» para luego presentar la enésima web decepcionante, anticuada y sin tráfico natural? La vocación de diseñar, construir y mantener proyectos en la web por parte de las distintas administraciones públicas rara vez lleva aparejada la capacidad por su parte para ejecutar los proyectos y que haya un retorno de inversión razonable para los ciudadanos. El gobierno británico cierra webs y libera contenidos con una interesante lectura de lo que debe ser el rol de una administración pública: facilitar el acceso a los datos que hemos financiado entre todos y que otros – la sociedad civil, la empresa privada – pueda construir sobre ellos.

Queda un espacio que sí debe ocupar obligatoriamente la administración, el relacionado con todas las gestiones que los ciudadanos necesitan tramitar con ella, pero el resto de proyectos debería pasar un proceso de filtrado mucho más intenso que el actual: ¿no hay nadie más que pueda y quiera llevar el proyecto adelante si se le facilitan los datos para ello? ¿de veras estoy en condiciones de ejecutar de forma que se construya un valor real diferencial de la oferta actual de los actores no público de la red? El movimiento de los británicos viene provocado por la crisis y la reducción del gasto, pero como principio de qué lugar deben ocupar las administraciones tiene recorrido más allá de la coyuntura actual.

Diegle. Muerte y legado digital

Diegle

Confieso desconocer si existían servicios como este Diegel, dedicados a gestionar la vida digital de sus usuarios después de muertos. Lo que ofrece Diegel es la posibilidad de constituir una especie de «legado vital» que se activará tras tu fallecimiento: un último perfil con todo lo que quieras ser recordado (y en el que otros usuarios podrían añadir información como vídeos y fotos) y los correos que quieres que se envíen después de ese fatídico hecho. Para informar de tu fallecimiento, Diegel precisa que de que alguien de tu confianza tenga un usuario que active el procedimiento. El modelo es de pago por servicio, tres euros por año, y el sitio oficial es Diegle.com.

El hecho de que la era de los contenidos generados por usuario haya llegado de la mano de una generación que ve lejos el día de su muerte no quita para que sea razonable plantear la gestión de bienes digitales/web como se hace con los físicos en caso de muerte. En mi caso, me gustaría tener un mecanismo para traspasar mis usuarios en el hosting y mi cuenta en AdSense, aunque entiendo que la propuesta de Diegle encaja con las inquietudes más comunes, poder dejar a alguien de confianza la gestión de tanto usuario y cuentas no estaría de más. Hay negocio en la vida (digital) después de la muerte.

Sitio oficial: Diegle.com

Espabílate, brain training para la web

brainMe envía José Carlos la dirección de su proyecto, Espabílate, una página web para el brain-training (¿alguien sabe de una traducción para esto?), que se encuentra en beta. Lo interesante del asunto es competir con el resto de usuarios por aparecer en los rankings, aunque puede que, como en mi caso, eso te lleve a la frustración de no comprender como funciona el jueguito del mono y el plátano.

En fin, un poco de diversión (o de formación, según como entendamos esto del brain-training) para el fin de semana. Además, una opción gratuita que le pasaré a más de uno que se compró la Nintendo DS sólo por este tipo de juegos.

Youtube limita a 10 minutos los vídeos

youtubelogoSe veía venir. Youtube ha decidido limitar a 10 minutos y 100 megas la duración y el tamaño de los vídeos que pueden subir a su servicio los usuarios «no Premium». Con esta medida pretenden disminuir la cantidad de contenido con copyright que se aloja en Youtube; es algo de lo que llevamos tiempo hablando, cuanto más popular es el servicio, más difícil va a ser para Youtube comprobar los vídeos subidos. Lo explican en su blog.

¿Una limitación de diez minutos interfiere en algo en que se suban contenidos con copyright? A priori no, pero es probable que consiga disminuir las reclamaciones de los productores. Si alguien sube un episodio de mi serie o de una película, está distribuyéndola en una plataforma sin que vea un euro; si lo que hace es colgar un fragmento, lo que hace es hacerme publicidad. Creo que ese puede ser la razón por la que en Youtube han decidido restringir el servicio.

Entradas relacionadas:

Atentados en Londres y medios de comunicación

london775El salvaje atentado del 7J en Londres nos ha vuelto a golpear con irracional y desmesurada violencia. Las diferencias de cómo ha vivido uno esta noticia respecto al 11 de Marzo han sido bastantes (quizás la distancia, tal vez la menor incertidumbre acerca de qué ha pasado) y los medios por los que he intentado mantenerme informado también.

Usando sobre todo internet, he ido visitando básicamente dos tipos de medios. Por un lado la prensa digital, que ha realizado un seguimiento al minuto de los acontecimientos: El País (por cierto alguien me explica por qué no ponen ningún enlace cuando citan otras webs), 20 Minutos o El Mundo, a través de los cuáles uno consigue los datos oficiales, las declaraciones de los políticos y los consejos de los gobiernos para los ciudadanos. Por otro lado, información de primera mano e inmediata, relatos de cómo se estaba viviendo la tragedia por los más cercanos a la misma, se encontraban en los blogs (véase London Bloggers).

Cierto es que los periódicos se han esforzado por recoger testimonios de testigos, pero nada que ver con los escritos de los mismos en sus blogs. Dos caminos a la información que se complementan, periodismo tradicional y bitácoras, ofreciendo cada uno ellos una aproximación diferente a la tragedia del atentado en Londres. Ha sido también el día en que WikiNews se ha mostrado solvente y completo, con datos actualizados al minuto.

Otro tema aparte ha sido el de las fotografías. Mientras que los periódicos ingleses parecían consensuar el no mostrar imágenes explícitas de heridos, Flickr se ha llenado de instantáneas compartidas por testigos, demostrando que para bien o para mal, hoy en día es imposible un control sobre la difusión de la información.


Logo tomado de Otro mundo es posible.

La foto pertenece a Sir Humphreys.

MusicStrands, el sitio de música digital que te orienta

musicstrandsSi no has oído hablar de MusicStrands es que no has leído ningún medio de comunicación sobre tecnología en todo el día. Navegante, Cinco días, Barrapunto, Libertad Digital, Expansión, además de los blogs (Microsiervos entre otros, aunque alguno de ellos está en la gestación del producto). En todos (sobre todo en los medios) se repite la misma constante «MusicStrands pretende ayudar a los internautas a acceder a los contenidos musicales digitales mediante técnicas de inteligencia artificial para la recomendación independiente de música». La mayoría de los medios directamente ni ha probado el servicio, apenas repiten la nota de prensa, perdón, la noticia de agencia EFE. Básicamente MusicStrands pretende realizar algo que a mi me interesa especialmente alrededor de la distribución de la música, que no es sino la de sustituir las radiofórmulas dirigidas por un software que consiga recomendarte grupos y canciones por razones puramente artísiticas (o al menos no basadas en el cobro a los grupos) ligadas a la afinidad de los gustos personales de cada usuario. Como ya reseñé por aquí en Radio personalizada por Internet: LaunchCast y Last.fm, existen dos plataformas (al menos que yo haya usado, he oído hablar bien de iRate) como son LaunchCast de Yahoo y Last.fm/Audioscrobbler.

Conste que MusicStrands está todavía en beta (y como sitio web es irreprochable), pero me gusta mucho menos que estos otros dos servicios. Al margen de que de momento se encuentra exclusivamente en inglés, de entrada los cuatro primeros grupos que he buscado (Extremoduro, Planetas, Piratas y Marlango) no están en su base de datos. Claramente no está demasiado orientado a un usuario español (al menos con mis gustos, de David Bisbal lo tienen todo), pero bueno, cosas de la beta.

Sin embargo, el mayor pero es que MusicStrands es aburrido. AudioScrobbler actúa sin que tu te des cuenta, con un plug-in en tu reproductor o escuchando Last.fm. LaunchCast es una gozada por su sistema de puntuación y porque es una radio que funciona bien siempre. Pero MusicStrands se reduce a hojear un catálogo, con un interés indisimulado de poner lo más cerca del puntero del ratón un enlace a la whistlist que más adelante se traducirá en un enlace a la compra en una tienda de música online. Eso sí, permiten escuchar 30 segundos de cada canción.

Dirigido a una audiencia global, seguramente harán negocio (esperan en 2009 unos ingresos superiores a 60 millones de dólares). Imagino que habrá usuarios que buscan asesoramiento para comprar en tiendas de música online. Más allá de ello, LaunchCast (me acaba de poner el Karmapolice de RadioHead) y Last.fm están mejor, al menos hasta que Musicstrands convierta la experiencia de usuario en algo más que revisar un catálogo.