No sólo de webKit va a vivir la web

Logo Chrome

Contra todo pronóstico la categoría de motores de renderizado web anda revuelta. Google anuncia que inicia un camino aparte después de haber contribuido desde hace años a WebKit que es quien sigue integrado en Chrome; por otro lado tenemos una alianza inesperada, la de Mozilla con Samsung para un nuevo motor pensado para dispositivos móviles.

Lo interesante no es sólo que esto rompa el debate sobre el monocultivo en la web, sino entender las razones de los movimientos.

En el caso de Google, merece la pena leer a uno de sus ingenieros y defender los motivos técnicos (aunque de fondo va a ser inevitable barruntar que no estaban felices en la gobernanza del proyecto WebKit, compartida con Apple y el resto de contribuyentes). Con Firefox y Samsung el asunto es más complicado, el primero tiene Firefox OS (que los coreanos no van a adoptar de momento) y el segundo depende de Android por más que quiera empujar Tizen… enviando de paso un nuevo mensaje a Google.

En todo caso, parece claro que no sólo de webKit va a vivir la web.

Webkit y el regreso al monocultivo en la web

La decisión de Opera de pasarse al motor de renderizado Webkit ha abierto un amplio debate sobre estándares de facto y de iure, empujado sobre todo por gente de Mozilla.

Su punto es que pasamos a menos diversidad de motores (Opera abandona el suyo, Presto), quedando tres: Webkit (que es además software libre y que lideran Apple y Google), Gecko (la apuesta de Mozilla para Firefox) y Microsoft con el suyo propietario para Internet Explorer. Y, lo más relevante, es que con el cambio de Opera la navegación en el móvil va a quedar prácticamente en manos de WebKit, preinstalado en las dos grandes plataformas actuales, iOs y Android.

El caso es que el cambio de Opera, con su cuota de mercado, tampoco va a ser demasiado relevante pero el debate sí que está ahí. Mientras Flash y otros plugins fueron ya expulsados de esta competencia el desarrollo de estándares en la web está deviniendo en un proceso por el cual cada uno empieza implementando sus propuestas y luego se espera la certificación del estándar.

El escenario final es que es posible que WebKit se convierta en el estándar de facto, que se acabe maquetando y desarrollando para él, y que el estándar oficial (o de iure) sea secundario, con Apple y Google dirigiendo por tanto la mayoría de tecnologías que acabarán funcionando en todos los navegadores. No estoy muy seguro de que eso vaya a suceder (Firefox y Explorer siguen siendo muy relevantes en escritorio y tienen sus posibilidades en móvil y tablet) ni de que sea intrínsecamente negativo, pero merece la pena anotar el tema y no olvidar el peligro y costes de no desarrollar para estándares, algo de lo que ya tuvimos suficiente en la etapa de Explorer 5 y Explorer 6.

PS: ¿que fue de los rumores de compra de Opera por parte de Facebook

Webkit en Explorer y el software libre en Microsoft

navegación privada en Explorer 8

Se ha armado un poco de revuelo ante unas declaraciones de Steve Ballmer en las que apuntaba a que el software libre es «interesante» y ponía como ejemplo el caso de Webkit y su uso por parte de Apple. Hasta ahí creo que las reacciones han sido bastante exageradas, lo que más remarca Ballmer en su charla es que la innovación vendrá – en su opinión – por parte del software propietario. La posibilidad por tanto de un Internet Explorer que use Webkit (el motor libre sobre el que funcionan Safari, Chrome y hasta el navegador de los S60 de Nokia) es más bien remota, por mucho que los desarrolladores web se froten las manos ante la reducción a dos motores para navegadores web que supondría (el otro sería Gecko, usado por Firefox).

Ahora bien, resulta interesante ver como se posiciona Ray Ozzie (entrevista en eWeek) ante la posibilidad de utilizar software libre por parte de Microsoft en un proyecto clave como es Internet Explorer. «Una elección pragmática», «habría que considerar el software libre si existe algún tipo de beneficio, por ejemplo, para el usuario»… son algunas de las afirmaciones del «arquitecto de software jefe» de Microsoft. Claro que sería fácil contestar a esto que una licencia propietaria difícilmente va a beneficiar al usuario, pero lo más interesante es el cambio de postura ante el software libre de Microsoft, que hasta ahora ha consistido en ataques infundados, amenzas de patentes y algún proyecto marginal liberado.

¿En qué consistiría esta nueva mentalidad que dejan entrever Ballmar y Ozzie? Básicamente en lo que hace Apple, uso de proyectos software libre para crear productos con código de varias licencias, con Safari como ejemplo: uso de un motor libre como Webkit (con lo que todos las aportaciones y cambios que hagan en él se aportan al proyecto como código libre), sobre el que construyen otras capas con licencia propietaria. De momento es pura especulación y movimientos como Bizspark auguran muchos años de apuesta por el software propietario por parte de Redmond, pero si va a haber algún acercamiento importante al software libre por parte de Microsoft (y soy de los que piensa que eso es algo inevitable), a buen seguro que será de esta forma.

También lo comenta Abadía digital.

Artículos relacionados: