Warner: alquiler en Facebook y películas como aplicación

Está bastante movido el tema de la distribución de cine online, con todo el mundo esperando movimientos por parte de las majors hacia opciones más amables para el usuario en precio y experiencia. Warner se ha caracterizado históricamente por no ser muy amigable con los nuevos intermediarios (salida de Youtube amenaza de salir del streaming en música) y sí por probar fórmulas novedosas de distribuir su contenido en solitario (In2movies, hace cinco años) y en esa fórmula siguen ahora con el anuncio de oferta de alquiler de películas en Facebook y su venta como aplicación para el móvil.

Sobre el alquiler informa Hollywood reporter y viene a ser un experimento por el cual los «fans» de «El caballero Oscuro» en Facebook podrán acceder al visionado directamente en el servicio de redes sociales por unos 3 dólares. Funcionará sólo en Estados Unidos y la experiencia incluye comentar la película con amigos (ya sea en los comentarios, el chat o con el status de Facebook). En el caso de la venta de la película como aplicación están traduciendo la propuesta de valor del DVD + extras al ecosistema Apple, con un precio de ocho euros.

Aunque Warner parezca estar desintermediando y teniendo una relación de venta directa con sus seguidores, en realidad Facebook y Apple no son sino otros intermediarios que controlan la experiencia con el usuario final. El primero le obliga a utilizar Facebook Credits por el que comisiona y Apple ya sabemos como se las gasta con el negocio de los contenidos en su plataforma. En todo caso, lo que Warner parece querer evitar son las plataformas con tarifa plana e intentar fórmulas por la que se siga pagando por película.

Warner amenaza con dejar de licenciar su música para el gratis en streaming

Spotify

La música gratis en streaming no es positiva para la industria, según el CEO de Warner Edgar Bronfman Jr , que afirma que dejará de licenciar su repertorio para emisión gratuita a servicios como Last.fm, Spotify o Deezer. A pesar de que también sostiene que ve el futuro en los servicios por suscripción (Bbc), el señor Bronfman apunta a que ofrecer gratis su producto no es el camino para que sea valorado y lograr usuarios que paguen. En el punto de mira se encuentra sobre todo Spotify y sus siete millones de usuarios, con cerca de un 5% de pago.

No hay decisión oficial, la postura de Warner apunta de momento a globo sonda aunque en el pasado ya han demostrado ser capaces de tomar decisiones como la de salir de Youtube. En todo caso, la postura de Warner es estirar hasta romper el valor de los servicios de streaming; la experiencia del usuario con éstos debe ser lo suficientemente buena como para preferirla al P2P, pero no demasiado tampoco para poder justificar el pago de una suscripción. La visión de Warner sobre cómo puede ser el negocio de la música en la red apunta a que no hay que aportar nada de valor para lo primero, algo que creo que dista mucho de ser realista. Más bien, Warner está estrangulando a los servicios capaces de conducir a la industria a un negocio sostenible en internet.

Relacionado: Spotify y los límites de la nueva revolución musical.

Los vídeos musicales de Warner salen de Youtube

Youtube Ads

Los vídeos musicales de los artistas representados por Warner – entre los que están Madonna o Red Hot Chili Peppers – están desapareciendo de Youtube, después de que la discográfica y Google no llegaran a un acuerdo para fijar cuanto debe pagar la segunda a la primera por los derechos. Lo comentan en el blog oficial de Youtube, confirmando que el acuerdo que firmaron Warner y Youtube en 2006 queda roto: por él se compartían ingresos en lugar de tener un pago fijo por visualización.

Estamos ante un equilibrio complicado. Las discográficas ven como los vídeos musicales han convertido a Youtube en la gramola universal y, con lo poco que está funcionando la publicidad en el sitio para compartir vídeos de Google, sus ingresos son muy escasos. Por su parte, Google debe ser consciente de que la música es uno de los pilares de Youtube, por lo que renunciar a parte de ella tienen un costo significativo en la calidad del sitio. Una variable más, Warner saca a sus representados de uno de los mayores buscadores, el segundo en Estados Unidos. Siendo el videoclip una pieza básicamente promocional del artista, no estar en Youtube es muy perjudicial para su promoción. ¿Quién necesita más a quién? A día de hoy, mi impresión es que Warner ha hecho un movimiento muy agresivo para aumentar ingresos en tiempos de crisis y que Google tiene mucho más músculo para esperar pacientemente su regreso.

Warner quiere un canon asociado a la conexión por la descarga de música

Para que luego digan que en España no se innova y se exporta, la Warner quiere un canon asociado a la conexión por la descarga de música en Estados Unidos. La idea es que, aceptando que no pueden con el P2P y la que la gente cada vez pasa más de comprarles CD, establecer un pago fijo por conexión (que recaudarían los proveedores de conexión a internet), permitiendo acceso ilimitado a toda la música que se quiera para el usuario que lo pague. Para montar este canon e intentar convencer a proveedores de internet y resto de la industria musical, la Warner ha contratado a Jim Griffin, un veterano del sector (Portfolio.com, Paid Content).

La propuesta de la Warner coincide con el canon digital que padecemos en España en sus peores aspectos: indiscriminado, con un reparto de los ingresos oscuro, reflejo de una industria que, lejos de adaptarse a los nuevos tiempos, quiere incluso mejorar sus ingresos a base de amenazar a los clientes y crear nuevos impuestos que le beneficien. Este tipo de propuestas no añaden valor, no intentan convencer a nadie de que pague por algo que merece la pena sino se abstraen de que cada vez se otorga menos valor a su producto y quieren obligar a pagar por él a quien no tiene por qué hacerlo. Puestos a hacerlo ¿por qué no otro impuesto a la compañía eléctrica?, es más, ¿quién les ha dicho que por tener una conexión a internet estoy interesadísimo en escuchar a David de María o Alejandro Sanz? (ambos en el portafolio de Warner?

En lugar de incentivar el adaptarse a los nuevos tiempos y crear más valor, apoyan el mantener modelos de hace 20 años por la peor vía de todas: si no pagas el impuesto de la conexión estás en el disparadero de las demandas. En la era de los movimientos de Nine y RadioHead y su distanciamiento de las discográficas, lo que queda es tomar lo que propone Warner como lo que es: un último intento de obligar a que todo el mundo gire alrededor de los intereses de estas corporaciones.

Youtube pagará a Warner por mostrar sus vídeos

youtubelogoYa tenemos la solución al dilema que comentamos hace apenas tres días, Youtube afirma haber desarrollado una tecnología capaz de detectar automáticamente cuando un vídeo tiene copyright. Gracias a ella dará a Warner Music la potestad de decidir si acepta o no que vídeos cuyos derechos le correspondan estén disponibles. Según PaidContent, el acuerdo incluye compartir los ingresos publicitarios que tengan las páginas con vídeos cuyos derechos correspondan a Warner Music.

Lo más interesante – al margen de que con el acuerdo se abre la puerta a que las demás discográficas hagan lo mismo – es que Warner permite realizar mezclas sobre su contenido, siempre que reciba sus royalties, aunque se reserva el derecho de permitir o no la publicación. Aunque habrá que ver que grado de apertura tienen, no deja de ser un paso adelante: van a permitir compartir vídeos sin DRM, en un modelo basado en compartir ingresos y con trabajos derivados.

En el otro lado tenemos que Youtube sigue sin compartir ingresos con los usuarios que realizan sus propios vídeos y los suben, aunque si parece que está dispuesta a hacerlos con los gigantes de la industria.

In2Movies, Warner y el P2P para distribuir películas

warnerMás sobre los últimos temas que hemos comentado, el cine en casa y los sistemas peer-to-peer. Warner ha anunciado la creación de la red In2Movies, un sistema P2P que funcionará en principio en Alemania, Austria y Suiza y verá la luz en Marzo (Vía ArsTechnica, también lo comenta Retiario).

Los ingredientes de la fórmula son el uso de DRM para que no se pueda acceder a aquello por lo que no se ha pagado, uso del P2P para un ahorro de costos respecto al empleo de servidores de descarga directa e incentivar con descuentos a los usuarios que compartan ficheros y por lo tanto ayuden a servir los contenidos.

Al margen del discutido tema del DRM, este In2Movies que propone la Warner se estrella en el momento en que afirman que el coste de una película será similar al de un DVD. Si tenemos en cuenta que se ahorran un interemediario, el soporte físico y que la distribución la hacen los usuarios… ¿cómo es que ese ahorro de costes no se traslada al precio?.