Vidium, videovigilancia como servicio

Desde el pasado SIMO – ya ha llovido – llevo siguiendo a la gente de Vidium que tiene un proyecto novedoso en un área – la videovigilancia – que sigo con especial interés por ser con la que empecé en el mundo del desarrollo software. La clave de su propuesta es la de ofrecer una especie de «videovigilancia como servicio», por la que se instalan las cámaras, el iDVR que hace las veces de hub/grabador de imágenes y Vidium te permite el acceso a las mismas y a la gestión del sistema desde su plataforma web. La ventaja del modelo de software como servicio frente al de software instalado viene dada por la simplificación del soporte y la configuración, además de la gestión de las conexiones seguras que así está centralizada en sus servidores y no en cada instalación. La desventaja está en la dependencia del proveedor: si este desaparece o cambia las condiciones del servicio, peligra la inversión en equipo realizada

Vidium como producto me ha parecido muy bien planteado, aunque hay que tener en cuenta que no es un producto a priori para usuario final, de hecho su comercialización está muy enfocada a distribuidores con la posibilidad de marca blanca incluida. La forma en que tienen resuelto el acceso a las grabaciones, las alertas de la cámara (ej, envío de mensaje si se detecta movimiento) y la integración de los mecanismos de la LOPD (imprescindible para hacer videovigilancia en España) también son buenas cartas de Vidium. Donde creo que el proyecto queda un tanto desdibujado es en el modelo de negocio que plantea: un pago alto por adquisición y sin cuota. Un modelo para la venta de hardware, pero no para la prestación de servicio: cuando alguien empieza a ser cliente de Vidium les da un margen alto, pero a partir de ahí todo el servicio supone costes, que van a mayores conforme va pasando el tiempo. Esto lo solucionan en base a seguir adquiriendo nuevos clientes que subvencionan los costes de los anteriores en una suerte de modelo piramidal, a no ser que consigan vender renovaciones hardware con una frecuencia razonable a los clientes antiguos.

En todo caso, Vidium es un proyecto bastante interesante en el mundo de la videovigilancia.

ACTUALIZACIÓN: Vidium responde en su blog aclarando el tema de su modelo de negocio.

Relacionado: Videovigilancia para la casa con Digital Video Security.

Videovigilancia en las ciudades y falsa sensación de seguridad

Cámara Logitech

Los límites de la videovigilancia en las ciudades con un ejemplo muy cercano a un servidor: las 17 cámaras del centro de Málaga detectaron sólo cinco delitos en todo 2008 y casi 500 un año antes. Lo comentan 20 Minutos y fernand0 y la lectura evidente es que un sistema de este tipo sirve a largo plazo para desplazar la delincuencia, no para neutralizarla. Se protege un conjunto de lugares en los que se quiere disuadir a los chorizos – las zonas de mayor concentración de turistas – y se transmite una falsa sensación de seguridad.

La videovigilancia como otros mecanismos al final desembocan en una falsa sensación de seguridad. Aceptando el hecho de que en los primeros meses ayudara a identificar a un gran número de delincuentes, lo cierto es que hoy por hoy su valor tiende a cero: los criminales locales saben donde tienen que esperar para actuar y nadie se mantiene todo el tiempo del radio de acción de las cámaras. Y en este caso soluciones similares a los radares móviles son, a priori, técnicamente inviables.

Artículos relacionados:

Cámaras, multas automáticas y hacking

GPS Nokia 500 Auto Navigation

Un caso interesante en el que se mezclan privacidad, videovigilancia y límites tecnológicos. Resulta que los estudiantes del Montgomery High School de Maryland se están dedicando a falsificar la matrícula de sus coches, colocando la de sus enemigos, en algunos casos, profesores. Acto seguido proceden a conducir por encima de la velocidad permitida en áreas con cámaras que disparan un sistema de multas automáticas a partir de las matrículas. El resultado es que la sanción llega al propietario del coche de la matrícula falsificada. Vía Slashdot.

En España en carretera el escenario es algo diferente, puesto que las «fotos» de la guardia civil de tráfico suelen incluir el modelo, pero tampoco identifican unívocamente al conductor. En ambos casos la solución tecnológica pasaría por aumentar la potencia de la vigilancia, capturar también el rostro del conductor y aplicar un sistema de reconocimiento facial para determinar la identidad del infractor. Claro que el estado actual de esta tecnología probablemente daría una tasa de acierto mucho más baja respecto a la identificación de matrículas, unido al problema de tener una base de datos con todos los rostros de los ciudadanos. Todo eso si obviamos que una solución de ese tipo nos conduciría a un escenario de mucha mayor invasión de la privacidad, de un auténtico sistema que escruta y almacena la presencia de cada individuo que circule por vías, todo un gran hermano. ¿Impensable? Hace tres años Reino Unido decidía llenar de cámaras sus carreteras para identificar cada matrícula.

El caso de Maryland no deja de resultar un ejemplo de que, si bien todo sistema humano es susceptible de error, la mejor solución puramente tecnológica será casi siempre «hackeable».

Videovigilancia para la casa con Digital Video Security

Cámara Logitech

Reconozco que es un tema que siempre he pensado que podría funcionar, videovigilancia para el gran público, para la casa, barata y fácil de usar. Una aproximación la encontramos en una de las pocas novedades interesantes del IFA, Digital Video Security de Logitech. La propuesta consiste en dos modelos de cámaras (una para interiores y otras para exteriores), un sistema para transmitir vídeo cifrado directamente al ordenador a través de cables eléctricos ya instalados y el software para grabar y almacenar el vídeo de forma automática cuando detecta cualquier movimiento. La videovigilancia se completa con acceso a internet a las imágenes en directo y un sistema de alertas por correo.

¿Qué limitaciones tiene este Digital Video Security? De entrada tres bastante importantes, por un lado la apuesta por la codificación Windows Media Video, por otro el hecho de que no permite envío por FTP de las imágenes y, finalmente, requiere tener encendido el PC (con Windows) todo el tiempo. En un sistema de videovigilancia serio, no se guardan las imágenes dentro de lo vigilado y la propuesta de Logitech es muy limitada en este aspecto. Es como decirle al ladrón, «si vas a robar una casa y ves una de estas cámaras, no olvides llevarte los ordenadores». Lo del PC siempre encendido es un gasto de energía para nada trivial, si lo que quieres es videovigliancia cuando te vas de vacaciones… puestos a pedir, sería interesante poder añadir sensores (fuego, agua).

En definitiva, me gusta la tendencia de que la videovigilancia sea accesible (fácil de instalar, a precios más reducidos de los que cobran las empresas de seguridad) pero Digital Video Security me parece muy limitado. Logitech pone el motor en el ordenador, cuando la cámara debería ser autónoma para la mayoría de las labores y el acceso desde la web debería hacerse a un servidor instalado en ella.

Más información en Xataka y Logitech

PD: Advierto que no estoy muy al día en este mercado. La última vez que jugué con estos cacharros fue programando theads en Java que hacían peticiones a un cámara IP… en el 2001. En caso de que conozcáis mejores soluciones, los comentarios están abiertos.

Cámaras para identificar cada matrícula en Reino Unido

Miles de cámaras a lo largo y ancho del Reino Unido serán capaces de identificar las matrículas y registrar los movimientos de cada vehículo a partir de Marzo. Lo cuenta el País y según la policía británica es «el mayor logro tecnológico en la lucha contra el crimen desde el descubrimiento del ADN».

Es un gran logro técnico, de eso no cabe duda. Un sistema distribuido de vigilancia a lo largo de todo un país con una base de datos que almacenará en principio 35 millones de movimientos de vehículos diarios, con la posición geográfica y la fecha y la hora exactas. Además de las consultas puntuales que puedan realizar los servicios de la lucha contra el terrorismo (eso dicen), tendrán procesos automáticos que comprueben que los coches no han sido robados o que circulan sin seguro.

A partir de ahora todos los automovilistas que circulen por el Reino Unido son sospechosos. No ya en exclusiva para la lucha contra el terrorismo, como se postula la directiva europea de retención de datos, sino para delitos menores, la privacidad de los ciudadanos está de rebajas en las Islas. Cada movimiento monitorizado y almacenado, incluso habrá análisis de qué vehículos viajan junto a otros, conviene tener cuidado detrás de quien vamos en la autopista. Dirán, como no, que los que no infringen la ley no tienen nada que temer. Otros pensamos, ¿cuál será el siguiente paso?.

También lo comenta Tecnorantes.