Europa, Vista y software de seguridad

¿Se atreverá la Comisión Europea a poner límites a lo que pueda integrar Microsoft en Windows Vista? Desde Redmond ya comenzaron a presionar (El País), amenazando con retrasos si se le piden «cambios técnicos adicionales». Desde la Comisión europea no se tardó en contestar que es responsabilidad de Microsoft, como actor casi monopolístico, «asegurar el cumplimiento total de las reglas de competencia de la UE, en particular la prohibición de abusar de una posición dominante» (El Mundo).

Es probable que se reedite el caso de la sanción por integrar Media Player en Windows XP, con la consiguiente obligación de crear una versión (Windoes XP N) especial para Europa. Con Windows Vista las preocupaciones giran en torno a la capacidad de generar documentos PDF (o en formato XPS como alternativa a PDF) y a la integración el buscador en internet en Explorer 7 (BetaNews).

Pero el problema no queda ahí, compañías como Panda o Symantec ya están poniendo el grito en el cielo por entender que Microsoft esta favoreciendo la integración de sus one Care y Windows Defender en Vista, de manera que contaría con ventaja respecto a productos de la competencia en una repetición del caso «Explorer Vs Netscape» (News.com). No es que vayan a venir instaladas y sean gratuitas, pero sí que ofrecerían la ventaja de una mayor integración en el sistema.

Muchos afirman preferir un sistema operativo completo, que lo traiga todo. Esto es comprensible, pero en un mercado como el de los sistemas operativos domésticos en el que hay un gran dominador, cualquier añadidura puede tener efectos nocivos para la competencia. No hay más que mirar el caso del navegador web; han sido muchos años con dominio absoluto de Internet Explorer, el mejor ejemplo de como el usuario ha sido perjudicado tras su integración en Windows.

Es por eso que en este tema estoy del lado de la Comisión. Hay que mirar con lupa lo que Microsoft añade al sistema operativo y controlar que su posición dominante en este mercado no le sirve para competir con ventaja en otros. El único problema es que la Unión es el único actor (junto a Corea y alguno otro más) en el escenario global dispuesto a impedir que la salida de Windows Vista suponga un descalabro en el mercado del software de seguridad y las versiones de Vista acaban cruzando charcos. ¿Te imaginas un escenario en el que las alternativas van cayendo poco a poco y es Microsoft el principal proveedor de antivirus y contafuegos?

La UE no pica con el código fuente de Microsoft

MicrosoftNo quiero aburrir a nadie recordando todo el culebrón del enfrentamiento entre la Unión Europea y Microsoft, para ello basta repasar alguna de estas entradas:

Pues bien, el último movimiento de Redmon había sido el de ofrecer el código fuente de Windows Server, propuesta de cara a la galería y que no es en realidad la documentación necesaria para que los competidores puedan conseguir la interoperabilidad con éste. La UE no ha picado, como cuentan en El País y le exigen la información necesaria y claro Microsoft afirma que ha dado información «en exceso». Claro, del código fuente se pueden extraer los interfaces necesarios para comunicarse con el sistema operativo, pero viene a ser lo mismo que si la UE les hubiese pedido la aguja y Microsoft respondiese con el pajar, un fraude de ley.

La UE amenaza a Microsoft con multas diarias

MicrosoftDos millones de euros diarios. Esa es la multa con la que la Comisión de la Unión Europea amenaza a Microsoft por no cumplir las saciones que le impuso tras el culebrón del año pasado a causa de sus prácticas monopolísticas (vía News.com).

Si recordamos el caso, la Unión Europea sancionó a Microsoft con una multa de 497 millones de euros por impedir la interoperabilidad de sus sistemas y por incluir Windows Media Player en Windows. La sanción incluía ofrecer una nueva versión de Windows sin el reproductor multimedia y facilitar toda la documentación sobre sus sistemas necesaria para que los servidores controlados por sistemas operativos de la competencia pudiesen comunicarse con Windows. No se exigía ni se exige que Microsoft publique el código fuente de Windows ni que se lo facilite a ninguno de sus competidores (como he leído en algún medio), sólo la información sobre el interfaz de sus sistemas de comunicaciones.

Meses después de unas sanciones ejemplares, todo indica que Microsoft está retando a la Unión Europea, empecinada en mantener la incompatiblidad con otros sistemas, algo que una administración pública no debería poder permitirse. Ser dependiente de la tecnología de una única compañía es algo a evitar, estratégicamente para cualquier empresa y con más razón en una administración pública, y es conseguible exigiendo el cumplimiento de estándares abiertos a las empresas que concurran a los concursos correspondientes.

Entradas relacionadas:

La Unión Europea aprueba la retención de datos

Ya es oficial, el parlamento ha aprobado la la nueva directiva de retención de datos de la Unión Europea. 378 votos a favor, 197 en contra y 30 abstenciones han confirmado lo anticipado en Agosto, que no es más que la obligación para los proveedores de sistemas de telecomunicación de almacenar los datos referentes a las llamadas, correos, faxes, mensajes de móvil y mensajería instantánea de sus clientes (referentes a emisor, receptor, hora y localización geográfica, no al contenido), además de los de telefonía IP y ¡los toques al móvil!.

Sin olvidar que lo aprobado es una directiva y no una ley (las directivas europeas son de obligada adaptación a la legislación de cada país, pero no son una norma por si mismas), las implicaciones directas son un debilitamiento de la privacidad, de la libertad, en pro de la lucha contra el terrorismo y un aumento de costes para los proveedores de sistemas de telecomunicación, que probablemente acabarán trasladando al usuario (aunque se deja la puerta abierta a que cada estado pueda indemnizar a los proveedores si lo estima conveniente).

¿Conseguirá esto frenar al terrorismo? Espinosa cuestión, podríamos hablar de conexiones mediante redes inalámbricas abiertas, usando proxies anónimos, cybercafés, TOR, teléfonos de fuera de la Unión Europea… lo que más temo es que sea el comienzo de una progresiva fiscalización de estos mecanismos. Otro peligro que acecha es el uso de estos datos para otros fines. Aunque la directiva asegura que los datos sólo serán usados para la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado (nota de prensa, vía del.icio.us), ya hay quien empieza a presionar para ganarlos para su servicio, véase el ejemplo de las discográficas. En todo caso, conviene no olvidar, la LSSI española ya contiene varios de los puntos de esta directiva, aunque ahora se amplía el tiempo de almacenamiento de los datos hasta 24 meses en algunos casos y se relaja la exigencia en el acceso a los datos, antes la autoridad judicial y según la nueva directiva las «autoridades competentes», que ya hacían su ambigua aparición en la legislación española.

Microsoft y la sanción de la UE

MicrosoftTodavía se recuerda la histórica sanción de la Unión Europea a Microsoft por violar la legislación antimonopolio del continente europeo. Consistía en que tenía que preparar una versión de Windows sin el Windows Media Player (de ahí salió el Windows XP Home Edition N), el pago de una multa de 497 millones de euros y la obligación de ofrecer información que falicitase la interoperabilidad con Windows desde productos de otros fabricantes. Cumplidos todos los plazos, Microsoft por fin ha respondido a la Comisión Europea con su propuesta para cumplir este último punto y lo ha hecho con un planteamiento singular: se ha mostrado de ceder la información necesaria para la interoperabilidad a otras empresas excepto las dedicadas al desarrollo de software libre. La Unión Europea por un lado ha recibido positivamente la propuesta de Microsoft (Navegante), pero el comisario de la competencia, Neelie Kroes, ya ha afirmado que esperan el cumplimiento estricto incluye la posibilidad de interoperar con Windows a los proyectos de software libre (News.com).

Nos encontramos ante un debate interesante. Lo que la UE quiere es que los protocolos de Microsoft invueltos en la sanción que no supongan una innovación sean liberadas bajo una licencia libre. ¿Hasta que punto se puede obligar a una empresa a publicar su tecnología con una licencia de este tipo? De hecho, ¿cómo se las van a apañar para separar lo que es innovación en los productos de Microsoft de lo que no? Supongamos entonces que se da la razón a la empresa de Gates y se niega la información a los proyectos de software libre, ¿no derivaría eso en mantener el abuso de posición dominante de Microsoft que fue lo que llevó a la Unión Europea a sancionarla?. La raíz de todo está en ese empeño en la incompatibilidad, en los protocolos y formatos cerrados y propietarios de Microsoft, que por cierto hasta ahora siempre ha sabido salir bien de este tipo de situaciones.

La UE anuncia multa de 497 millones de euros a Microsoft

Ayer Lunes los países de la Unión Europea decidiron respaldar las conclusiones de la investigación a Microsoft por monopolio y acordaron la imposición a la misma de la mayor multa de la historia de la Unión por este tipo de delitos: 497 millones de euros (613,5 millones de dólares). Sólo queda que la comisión europea respalde la decisión, que aunque sea una cifra espectacular, queda lejos de los 3000 millones de euros con los que especulaba durante los últimos meses.

Como cuentan en Yahoo News, Microsoft probablemente apelará en todas las instancias que tenga disponibles, por lo que el caso puede alargarse durante años, en los que no cabe descartar una salida pactada, tal como han intentado dirigentes de Microsoft como Ballmer con el comisario Monti, sin éxito hasta ahora.

La acusación a Microsoft nace a raíz de incluir el Windows Media Player en Windows, lo que la comisión europea entiende que vulnera la legislación antimonopolio del continente, perjudicando desde una posición abusiva a rivales como RealPlayer o el QuickTime de Apple. Por ello, la UE probablemente inste además a la empresa de Gates a que modifique sus sistemas para que no incluyan el Windows Media Player.

Más allá de una cifra concreta, es una traba importante en los futuros proyectos de Microsoft. Si bien con el Explorer consiguieron salirse con la suya e integrarlo en Windows, con Media Player la UE ha puesto el semáforo en rojo y sienta precedente. Los planes de la multinacional de Redmon incluían la integración de un buscador para Internet en LongHorn, asunto que visto lo decidido en este caso, puede considerarse prácticamente descartado.