Dividir o no dividir a Google

google-news-gaza2

Al hilo de la que podría haber sido la noticia del año – ya reducida por la propia UE a tanteo mediático – he dejado esta columna en Teknautas, «A Google que le parta un rayo (en dos).

Es un intento por ponderar lo de la posición dominante de Google y su abuso de ella, además de mirar a esta Europa tan dada a proteger a sus incumbentes como incapaz de crear líderes globales de tecnología.

Esta podría ser la noticia tecnológica del año: La Unión Europea quiere partir Google en dos

Unión Europea

Según el borrador de una propuesta al que han tenido acceso medios como Reuters y Financial Times y que recogemos también en Xataka:

Las asociaciones críticas con Google se quejan de la compañía utiliza su dominio como buscador para dar prioridad a otros servicios, incurriendo así en prácticas de monopolio. Por ejemplo, si buscas una ubicación en Google, éste te devuelve los resultados de Google Maps. Lo que Google propuso entonces fue dar visibilidad a otros resultados de la competencia. Como para la Comisión Europea esto no es suficiente, si se abre una investigación y se concluye que Google ha incurrido en estas prácticas, la multa podría ascender al 10% de los beneficios globales de la compañía.

De momento está en el terreno del «estudio de la sugerencia»,

En el documento aparece también cómo los dos principales grupos del Parlamento, tanto el Partido Popular Europeo como el Socialista, están de acuerdo con dicha medida. De momento, y de aprobarse, se trataría de una simple propuesta que no obligaría legalmente a Google a separar dichos servicios… al menos por ahora. Si bien el Parlamento no tiene la autoridad para exigirlo, sí que puede aprobar nueva legislación que le ayude a conseguirlo. Puede considerarse como toda una declaración de intenciones.

pero el simple hecho de filtrar esto es una declaración de que la confrontación está lejos de acabarse sino que va a ir a más.

Para el contexto: La Unión Europea frente a Google, La plusificación de Google y la autarquía, La Unión Europea pone límites a la autoarquía de Google y sobre todo el enfoque que suele tener la Unión Europea sobre estos temas, Del abuso de posición dominante a actores “significativos” en la Unión Europea

FI-WARE, el Hackathon de los cien millones de euros de la UE y Telefónica

Fiware Telefónica

Dos formas de verlo, Cinco Días, «La UE planta cara a Amazon y Google con una plataforma propia de ‘apps’». Tras leer el artículo dos veces, todavía no he entendido qué es FI-WARE, cómo compite con «Amazon Web Services» y Google (que según el autor de la pieza son los dos únicos). En palabras del director del proyecto, José Hierro

“La UE se ha planteado cuál es su posicionamiento estratégico para el futuro de internet, igual que lo hace en temas clave como energía o materias primas”, señaló durante la presentación Ignacio Ochoa, director de empresas del territorio sur de Telefónica. “Es muy importante el control de las plataformas para los contenidos digitales. La vieja Europa no puede partir con desventaja por una falta de liderazgo”, añadió el directivo.

Actualización, en Cinco días tienen entrevista completa a José Hierro

En TechCrunch:

Mientras los desarrolladores a crear prototipos (no productos ni nuevas empresas) en la plataforma de FI-WARE son seleccionables para la competición y pueden seguir ganando dinero.

Hay escasas pruebas de que este dinero del premio hackathon cree trabajos o nuevas empresas. De hecho, el código fuente de los ganadores del ediciones anteriores del hackathon no se ha tocado desde hace más de cuatro meses.

Soy pesimista, tengo la impresión de que la crítica total de Techcrunch (merece la pena leer el artículo completo) es más certera de lo que venden Telefónica y la Unión Europa. Crear un hackaton con subvenciones y premios no crea una plataforma atractiva para desarrolladores, al contrario, son incentivos perversos para conseguir el premio / dinero y quedarse ahí.

Estaría bien saber si al margen de muchas buzzwords (hackaton, smart cities) hay algún tipo de estrategia detrás de toda esta nube de humo. De hecho, cuanto más leo más me preocupo: parece cómo si la información pública sólo esté disponible si se acepta usar FI-WARE y quienes quieran emprender el acceso y puesta a disposición tengan que pagar el precio de adaptarse a sus estándares que nadie más utiliza

La Unión Europea pone límites a la autoarquía de Google

Google Plus en el buscador

Llevamos años discutiendo sobre la tendencia de Google a integrar sus servicios en los resultados de búsquedas, habiendo alertado incluso del peligro de acabar en la autarquía. Cuando incluso desde NYT se llegaba a pedir la regulación del buscador que estaba integrando sus vídeos, su sistema de viajes, su plataforma de búsqueda de ofertas, que tiene contenidos con Zagat… era inevitable que acabásemos en que desde fuera se pusiese límite.

Los detalles los daba en exclusiva Financial Times (lo siento, cerrado tras un paywall, pero puedo compartir algunos: Google cambiará su página de resultados de búsquedas, proveyendo de enlaces a competidores «verticales» (léase un Tripadvisor o un Expedia) cuando integre resultados de un servicio propio en función de si hace dinero o no con ello (ej, con transacciones de viajes y restaurantes, sí, con Google News, pues no) con especial énfasis en el caso de Google Shopping.

Dos puntos importantes, la Unión Europea no se mete en el tema del algoritmo de Google y los resultados – no compra por tanto el argumento de que los estaría adulterando para beneficiarse a si mismo – y a esta solución se ha llegado mediante a un acuerdo. Tres años después de empezar la investigación, Google no había hecho sino profundizar en la tendencia de integrar verticales y soluciones propias en los resultados, el haber negociado un acuerdo a priori razonable dice algo también al sector: los entornos online, tan susceptibles de asistir a abusos de posición dominante, son regulables y deben serlo en lo posible llegando a soluciones negociadas. Si Google puede, otros actores con casos tan en debate estos días, también.

Actualización: detalles en abierto en The Economist

La Unión Europea frente a Google

El 2010 podría bautizarse como el «año del todos a por Google«, aunque también podríamos llamarlo «aquél en el que Google empezó a mirarse en el espejo de Microsoft». En esta ocasión le toca el turno a la Unión Europea que investiga a Google por prácticas monopolísticas a partir de una denuncia interpuesta por el sitio de opiniones de usuarios y comparador de precios Ciao de Microsoft, el también comparador Foundem y el buscador ejustice.fr. Su queja está en que Google – que tiene un 90% del marcado de la búsqueda en Reino Unido y el 98% en España – los ha penalizado en los resultados del buscador porque ofrecen servicios – búsqueda, comparación de precios – en los que son competidores. Paid Content informa sobre ello y Google publica en uno de sus blogs el acuse de recibo y sus argumentos de defensa, «hacer un buscador no es fácil y los resultados que ofrecemos lo hacemos en función del valor que aportan a los usuarios».

Este primer encontronazo entre Google y la Unión Europea tiene perfil bajo, se antoja como un calentamiento previo para los conflictos que están por venir. ¿Es Google un monopolio y abusa de su posición dominante? La aproximación a esta cuestión no va tanto porque Ciao posicione ahora peor que antes, sino por la integración en las búsquedas de un montón de servicios de Google: mapas, noticias, vídeos de Youtube… hay un uso evidente de la posición en un mercado – las búsquedas – para entrar en otros, con un rol de juez de la calidad y valor del contenido por un lado y de proveedor / agregador por otro. Por ahí, sospecho, andarán los tiros en lo que a problemas legales de Google relacionados con el monopolio y el abuso de posición dominante.

Relacionada: Confirmada la multa de 497 millones de la Unión Europea a Microsoft.

El parlamento europeo en contra de quitar la conexión a internet a quien comparta en P2P

El parlamento europeo ha votado en contra de quitar la conexión a internet a quien use programas P2P para compartir contenidos con derechos de autor. 314 a 297 ha sido el reñido resultado de la votación de una enmienda (europarl.europa.eu, inglés y fichero Word) que insta a evitar medidas que

«entren en conflicto con las libertades civiles y los derechos humanos y con los principios de proporcionalidad, efectividad y capacidad de disuasión como sería la interrupción del acceso a internet»

Aunque la votación no sea vinculante – no es una directiva ni un reglamento – si al menos refleja gran oposición a la corriente por controlar internet y convertir a los proveedores de conexión a internet en policías de la industria cultural, como vienen imponiendo los gobiernos de Francia y Reino Unido.

Más información en Ars Technica.

La publicidad personalizada en el punto de mira de la UE

Se repite mucho eso de que «la tecnología va muy por delante de los políticos» y que la legislación suele llegar tarde y mal a las innovaciones, sobre todo en internet. Sin embargo la Unión Europea parece que está tomando nota de todos los movimientos de publicidad segmentada a partir de los datos de los usuarios o publicidad personalizada y se dispone a analizarla ante «la posible invasión a la privacidad» (El Mundo). A esta tendencia de que los anuncios que aparezcan dependan del perfil y las acciones que hayan realizado el usuario se han apuntado ya unos cuantos: Microsoft, Yahoo, Facebook, MySpace…

Respecto a la publicidad basada en el perfil y las acciones del usuario tengo sentimientos encontrados. Por un lado entiendo que el derecho a la privacidad no deriva en una obligación de secreto para el usuario, es decir, tener derecho a la privacidad significa también que puedo darle mis datos personales a quien yo quiera (manteniendo un control para modificarlos, retirarlos y permitir los usos que se les quieran dar, claro). A eso hay que sumar que el usuario se beneficia cuando la publicidad está adaptada a sus intereses, servidor prefiere que en una página de música me anuncien conciertos de Wilco y no el disco de las Spice Girls.

Pero, por otro lago, la sensación de estar navegando y que el sistema «me conozca bien» me produce cierto desasosiego, a lo que hay que unir que estas empresas que apuestan por la publicidad personalizada y super segmentada adquieren el poder de tener en sus manos una cantidad masiva de datos sobre muchos ciudadanos, lo que les confiere una posición privilegiada en nuestra sociedad (aunque eso ocurre aunque no los utilicen para calcular qué anuncios poner).

Y queda la variable de si la privacidad se va a convertir en un tema primordial para el común de los navegantes, que hasta ahora no ha demostrado una gran preocupación por movimientos como el de la publicidad contextual en GMail. Mi impresión es que, hasta ahora, para la mayoría de la gente, el problema de la privacidad en internet consiste en que nadie se entere qué descargo del eMule, no en qué datos sabe el Google de turno de nosotros.

Hoy por hoy soy partidario de que no se legisle contra este tipo de publicidad, al menos no más allá de establecer que el usuario debe saber qué datos se recogen, para qué se utilizan y mantener el derecho a retirarlos cuando quiera. Sobrepasar eso creo que sería poner una venda antes de que haya habido herida alguna y, dado que la publicidad va a pagar las facturas de la mayoría de servicios en la red, prefiero una que tenga interés para mí.

PD: Sería genial contar con un análisis sobre la compatibilidad de estos sistemas con la LOPD.

La compra de Doubleclick por parte de Google investigadada a fondo por la Unión Europea

doubleclickLa Unión Europea ha decidido abrir una investigación en profundidad de la adquisición de DoubleClick por parte de Google, extendiendo la que ya llevaban a cabo. Determinar si hace daño a la competencia y si sin la compra DoubleClick hubiese podido constituirse en un un competir en la intermediación publicitaria (a esto último no le veo sentido, una cosa es ser intermediario y otra ofrecer tecnología de servidor de anuncios) es el objetivo de la misma, anunciando la Comisión Europea que espera tener una decisión sobre la misma para el 2 de Abril. El resultado podrá ser aceptarla como es, dejarla pasar con modificaciones o vetarla por completo.

A priori, resulta un tanto sorprendente que se investigue a Google por esto cuando ha habido otras adquisiciones en el sector en la misma dirección (Microsoft con aQuantive sin ir más lejos), pero por otro esos otros no tienen el volumen de Google en el mercado publicitario en internet y que se produzca un monopolio de facto en éste sería el peor escenario posible, ahora que el mercado apunta a un crecimiento sostenido. Obviamente me faltan datos y una visión global del mercado para valorar esto en su justa medida, pero en los pequeños círculos en que trabajamos, DoubleClick va camino de convertirse en un estándar.

Más información en Paid Content, europe.eu.

Obligar a vender ordenadores sin sistema operativo

ubuntuCreo que en muchas ocasiones el «bundling» (unir la adquisición de dos productos en un paquete inseparable) en la industria informática ha derivado en situaciones de abuso de la posición dominante, como en caso sancionado por la UE de Microsoft o como ocurrió en su momento con la integración de Internet Explorer en Windows. Pero el planteamiento que hace el Globalisation Institute en un informe (PDF) para la Comisión Europea me parece desacertado (vía Slashdot). Lo que proponen es obligar a vender los ordenadores sin sistema operativo, ante la situación de baja innovación, mercado poco competitivo y precios altos debido al dominio de Windows en los ordenadores de escritorio.

Si bien el fin es loable – introducir mayor competencia, evitar el monopolio – el medio creo que es desacertado. De entrada porque añade una dificultad desproporcionada para el usuario, que deberá instalar el sistema operativo. Cierto que si el equipo es de un fabricante tipo Hp, que controla sus configuraciones, sería insertar el disco y poco más, pero en los clónicos no sería tan sencillo. Además, estamos en una época en que el que el sistema operativo venga preinstalado empieza a jugar a favor de Linux, con Ubuntu en los Dell y Hp apostando también por el sistema operativo libre. De hecho, el venir preinstalado facilita al usuario poder elegir alternativas a Windows.

Otro tema es entrar a cuchillo en prácticas que desde la posición dominante impidan la competencia. Me refiero a condiciones diferentes para distribuidores que preinstalan sólo Windows respecto a los que ofrecen otros sistemas operativos u otras situaciones de esa índole. Eso sí que sería claramente perseguible, pero el sistema operativo preinstalado puede llegar a ser una gran baza para Linux, no la causa del monopolio de Windows.

Un último apunte, ¿qué pasaría con Apple y sus equipos de aprobarse una medida que obligue a vender ordenadores sin sistema operativo, siendo su apuesta máxima por ser un paquete cerrado?

Confirmada la multa de 497 millones de la Unión Europea a Microsoft

MicrosoftSeguro que muchos recordaréis aquello de la multa de 497 millones de euros a Microsoft, sanción emitida por la Unión Europea en 2004 a raíz de incluir el Windows Media Player en Windows y que incluía la obligación de crear una versión de Windows sin el reproductor multimedia – lo que daría lugar a Windows XP N – y la obligación de ofrecer información que falicitase la interoperabilidad con Windows desde productos de otros fabricantes. Por supuesto, Microsoft presentó recurso, el cual ha sido hoy desestimado (Adn).

Personalmente, en todo momento estuve de acuerdo en la sanción de la UE por abuso de la posición dominante, estrategia utilizada por Microsoft para, desde el dominio del mercado de los sistemas operativos domésticos, extenderlo a otros productos. La confirmación de la sanción viene en unos tiempos en el que dicho dominio parece cada vez más estéril a la hora de imponer otras tecnologías, en tanto en cuanto estamos en un proceso de migración de numerosas utilidades y servicios a la web.

En todo caso, la confirmación de la sanción trae consigo una revisión del proceso por el cual se obligaba a Microsoft a dar información a terceros para favorecer la interoperabilidad (Microsoft y la sanción de la UE). La nota de efe señala que «el ejecutivo de la UE fue demasiado lejos con esta iniciativa. El Tribunal cree que la Comisión no tiene autoridad para obligar a Microsoft a dar tanto poder a un experto externo y también le reprocha que hiciera responsable a la empresa de todos los gastos asociados a la labor de ese árbitro». Habrá que ver si este «pero» supone algún traspiés en un planteamiento impecable – desde mi punto de vista – de la Unión Europea para luchar contra el abuso de posición dominante que ha practicado Microsoft durante tantos años.